Antes de la universidad

Último día de preparatoria

Capítulo I

Último día de preparatoria

 

Salí del último día de clases deseando entrar a la universidad, desde pequeña siempre desee estudiar artes escénicas, ya estaba inscrita en la carrera y por fin había terminado la preparatoria, recién cumplía mis 18 años y ya decidía de lo que sería de mi vida, sentía que ya podía comerme el mundo a grandes cucharadas; pensaba con iniciar esta nueva etapa con las mejores vacaciones de verano en Playa del Carmen, Quintana Roo. Primero que nada, tenía que ir a la capilla para agradecerle a Jesús Sacramentado todo lo que me había permitido, muchos no comprenden o creen en su poder, pero antes que mis habilidades humanas, su omnipotencia actuó en todo momento en mí, durante la preparatoria.

Mientras caminaba por última vez en los pasillos de esa institución llamada Uncar, saqué el celular de mi bolsa para entrar a mi aplicación de Facebook donde solo uso mi único nombre y mi primer apellido “Iharaza Oldebor”, mi perfil está lleno de páginas que fomentan el arte, la lectura, el cuidado del medio ambiente, sobre todo de páginas católicas, actividades de la iglesia, grupos juveniles, entre otras cosas de mi interés, pero al entrar, justamente en ese momento antes de actualizar las noticias, apareció una publicidad que jamás pensé que cambiaría mi vida tan radicalmente, bueno en ese momento no lo sabía, “¡El mejor curso intensivo de voz y actuación, solo en Playa del Carmen, impartido por el actor, cantante y dramaturgo Joseph Malconi. Con un -50% de descuento!”, pero ¡zaz! Se actualizaron mis noticias y perdí la publicación, sentí mucha desesperación, me sentí frustrada porque robó mi atención por completo, según yo desde ese momento ya tenía la necesidad de entrar a ese curso, no entendía por qué, pero quizás desde ese primer instante algo ya me atraía a esas inolvidables vacaciones. Además de que era la gran oportunidad de mi vida, vacaciones, curso y descuento, que más podía pedir. Me senté en una silla fuera de la preparatoria, centrada en el celular buscando de nuevo la publicación, aún recuerdo que el chico que me gustaba se acercó a saludarme, en otra ocasión hubiera dejado todo lo que estuviera haciendo y le habría intentado sacar platica de cualquier tontería, con tal de pasar un largo rato con él, pero me limite a solo decir: hola, estoy ocupada, adiós cuídate; yo solo intentaba recordar qué página lo había compartido, mi mente se bloqueó y jamás se me ocurrió buscar algo así como “Cursos en Playa del Carmen” o “Cursos impartidos por Malconi”; hasta que después de un rato, después de tanto bajar las publicaciones, después de casi 20 minutos de búsqueda, ya sofocada por todas las publicaciones de mis contactos, que por primera vez me irritaron, estaba de nuevo ante mis ojos aquella información que me llamaba tan insistentemente, en ese momento creí que era el gran descuento que me pintaban, pero no solo era eso, era como una magia que salía de la pantalla del celular, sin contar la calidad de marketing que utilizaron en la imagen.

No lo podía creer, un curso intensivo de mi futura carrera y justamente en el lugar donde decidí pasar mis vacaciones de verano, por uno de los mejores actores de México, definitivamente sentía que sería el verano más fabuloso de toda mi vida; entré a la publicidad para ver más informes y no tardé mucho para hacer mi proceso de inscripción, solo me pidieron mi nombre completo, edad, lugar donde vivía y pagar $3,500 durante los tres días siguientes.

Todo lo que implicaba el curso solo me confirmaba que era la carrera perfecta para mí, serían 14 días de curso, con un día de descanso a la mitad, en estos 14 días darían danza, modelaje, actuación, voz, canto, dirección y más… lo redacté así, porque solo transcribí lo que el resto de la información decía, no era novata en todas esas cosas, podía diferenciar que en clase de canto no vería lo mismo que en clase de voz, además anteriormente ya había tomado cursos, pero jamás con un actor tan famoso como lo es Malconi. Desde ese momento solo me imaginaba grandes historias en ese curso, como por ejemplo que el profesor me viera actuar, creyera que tenía un talento nato y me pidiera grabar una escena de cualquier cosa, a decir verdad, me imaginaba un papel principal o que me pidiera grabar un disco en dueto, por mi mente pasaban brincos de fama que solo pocas personas han logrado conseguir. Por la emoción olvide por completo pasar a la capilla que era mi lugar de destino al salir de la prepa, de haberlo notado en ese momento me hubiera alarmado tanto, pues nunca había olvidado por otra cosa una visita a mi amado.

Ese mismo día, al llegar a mi casa les avisé a mis padres que no solo iría de vacaciones a Playa del Carmen, sino que también acababa de inscribirme a un curso intensivo que me serviría de mucho al entrar a la universidad, les dije el precio y como siempre solo me dijeron que estaba muy bien, que me cuidara, me portara bien, que en la noche depositaban y que luego nos veíamos ya que se encontraban ocupados con cosas del trabajo, que almorzara y cenara sin ellos. Para ser sincera siempre he sentido ausencia de mis padres, aunque en mis presentaciones de baile, canto u obras están, me llevan a los lugares          que les pido y siempre me dan permiso de todo; siempre he querido un algo más por parte de ellos, no sé qué sea, muchas veces me pregunto qué más quiero, si incluso les tengo mucha confianza y nunca me ha faltado algo económicamente pero mi respuesta siempre es “no sé”. Le llame a mi mejor amiga Valery, ella siempre me apoya en todo lo que hago y sueños que he tenido, estamos juntas desde primero de secundaria, ya son seis años de amistad, los más geniales que he tenido a lado de una persona, creo que lo que la hace tan especial es que ella no es la típica niña popular que le dice “amiga” a cualquier chica, en realidad es una persona muy selectiva, aún recuerdo que cuando me dijo que sentía que yo era su mejor amiga casi lloro de la emoción, porque antes de eso solo se refería a al grupo de chicas con las que nos juntábamos como compañeras de salón, cuando tomó mi llamada tuvimos una larga conversación que hasta cierto punto me desconcertó.



Arahisu Robnov

#18387 en Novela romántica
#11866 en Otros
#1127 en No ficción

En el texto hay: viaje, amor, amistad

Editado: 16.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar