Antología Vincent Foster Parte I - La Siembra Oscura

Capítulo Once

Capítulo Once

 

Me despertó la voz de Colton, que me llamaba con insistencia. Abrí mis ojos y lo vi. Él estaba parado justo al lado de mi cama, con los brazos en forma de jarra.

 

―Ya son las ocho, Vin. ¿No piensas ir a clases? Mamá hizo panqueques de nuez y arándanos para desayunar. ¡Están de fábula! Baja a comer antes de que se enfríen, o de que papá se los termine.

 

Apenas bajaba las escaleras en mis pijamas sexys, como los llamaba Colton, y ya podía sentir el aroma de los panqueques recién hechos. Sonaba ese viejo mix de Cyndi Lauper que a mamá tanto le gustaba, y que papá había aprendido a tolerar.

Por cierto- mis "pijamas sexys", eran unos shorts muy cortos, con diseño de lunares en blanco y negro, por debajo de una franelilla sin mangas de color blanco, adornada con el logo de Google sobre el pecho...

En ese momento, yo estaba cómodo, hambriento, y sobre todo- me sentía feliz.

 

En la mesa de la cocina no solo estaba la más deliciosa torre de panqueques que jamás haya visto, sino que además, el mismísimo Matthew Riggs estaba sentado junto a mi papá. Lucía muy bien, tan bien como solía verse todo el tiempo. Pero luego, noté que algo no iba bien; mi arco reposaba sobre la mesa, cerca de Dane, Peter y Louis. Ellos parecían estar esperando a servirse el desayuno. Lenny por su parte, estaba con mamá preparando los panqueques, mientras que Copper no paraba de ladrar.

Me detuve a mirar para comprender bien qué era lo que estaba sucediendo, y antes de poder hacer otra cosa, a la cocina comenzaron a entrar decenas de errantes, que parecían estar inundado la casa como lo haría el agua en un diluvio- sin embargo-, nadie se movía ni un milímetro. Los enfermos se movían entre ellos, como la corriente de un río alrededor de las rocas que brotan por encima de la superficie.

Sentía como el aire abandonaba mis pulmones.

Aterrado, subí de nuevo las escaleras, pero justo en medio del pasillo que daba a mi cuarto, estaba el Dr. Long sosteniendo la cabeza de Jacob en sus manos- él me la ofrecía, pero de golpe, ya no era una cabeza, sino un ramo de flores extrañas y negras.

Intenté evadir al doctor, pero detrás de él había una enorme manada de infectados que se desbordaba por los laterales del pasillo.

 

Enseguida lo comprendí.

 

Esa había sido mi primera pesadilla en meses.

 

Desperté sudado y agitado, mirando a mi alrededor, sintiéndome fuera de lugar al estar despertando dentro de esa casa rodante por primera vez. Busqué enseguida a Colton, quien estaba sentado en su catre. Me observaba con una media sonrisa.

 

― ¿Te encuentras bien?

―Sí. Sí. Solo tuve una pesadilla. ―resoplé.

Enseguida, estaba de pie, respirando el oxígeno de mi realidad.

Yo había dormido vestido, así que solo busqué donde lavarme la cara y los dientes, y pronto me encontré fuera de la casa rodante.

 

 

Era una mañana bastante movida; cada quien ejercía alguna función dentro del perímetro de Alianza. Se podía percibir que- efectivamente-, existía el trabajo mancomunado dentro de ese campamento. Eso era sorprendente considerando la estampa de los individuos que lo conformaban.

No pude ver a mi padre por ningún lado, así que empecé a caminar un poco, buscándolo. Sin embargo, después de casi media hora seguía sin dar con él. A quien me encontré, fue a Jacob.

 

―Buen día, Sr. Foster. ―dijo con tono jovial. Parecía feliz.

Yo le devolví el saludo de forma un tanto más neutral.

― ¿Qué te sucede? ¿Por qué tan radiante esta mañana? ―cuestioné, a la vez que sujetaba la taza con café de la que él bebía, y que había decidido compartir conmigo.

―Oh, nada en particular. Solo, me siento positivo. Creo que este podría ser un gran día para todos. Además, dormí bien- pese a todo. Tú deberías sonreír un poco más, ¿no crees? ¡Estás de nuevo con tu familia!

―No con toda mi familia, Jacob. ―recalqué.



Callum Wakerz

#1983 en Ciencia ficción
#5421 en Thriller
#2218 en Suspenso

En el texto hay: apocalipsis zombie, lgbt, multiverso

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar