Aquel amor que casi me llegó a matar.

26

Había pasado una semana desde mi confesión a Bobby y estaba más pendiente de mí que lo de costumbre, era algo agobiante pero realmente era un gesto muy lindo.

—Ya mero es la hora de cierre—dijo algo emocionado.

—Ya se, hoy fue un día muy pesado ¿verdad?—solté una pequeña risa.

—Ha estado viniendo mas gente de lo normal eso es bueno, pero nos cansamos más—me respondió con una risa.

Solo quedaba acomodar todo el desastre en el que se encontraba la cafetería pero Bobby estaba muy impaciente quería acabar volando pero al hacer las cosas rápido y sin cuidado solo tardaremos más.

—¿Qué pasa?—pregunté con curiosidad—Estas volando, pero aun así no acabaremos más rápido y si haces un desastre menos.  

Su cara de estrés me lo dijo todo.

—Es que tengo una situación que atender—me dijo preocupado.

Esa situación de seguro tenia que ver con su novio y por eso estaba tan apurado.

—Vete de una vez—solo reí.

—Kat no puedo dejarte aquí…—lo detuve en seco.

—Vete antes que cambie de opinión y no tienes que preocuparte por mi—solo le sonreí y al parecer el entendió que era honesta, todo iría bien.

Solo me abrazo y me lleno de besos, no paraba de darme las gracias una y otra vez, al final casi lo tuve que echar el lugar, coloque el letrero de cerrado y me dispuse a terminar de una vez.

Ya había pasado un rato y el silencio se apodero del lugar, ya era uno con mis pensamientos, pero el sonido de la campana de la puerta rompió mi paz.

—¿Se te olvido algo?—pregunte sin mirar a ver.

—Hola Katherine—hablo la persona que acababa de entrar al café.

Volteé enseguida, estaba muy confundida.

 —¿Qué carajos haces aquí Dayana?—pregunte molesta.

—Necesito hacer esto—respondió bajando el rostro.

—Ya no hay nada que hablar Dayana, solo quiero mi paz ya—respondió con la voz entrecortada.

—Merezco la misma oportunidad que Jonathan—soltó al aire.

Solo la mire confundida, para empezar, como sabe que hable con Jonathan de nuevo, segundo quien se cree ella para exigirme una oportunidad y tercero que descaro venir a mi trabajo solo para molestarme.

—Por favor Dayana vete, no quiero ser grosera simplemente vete—dije lo mas serena posible.

—No sabes todo, no sabes toda la historia—dijo con algunas lagrimas en el rostro.

Solo veía unas lagrimas caer y la verdad me importaban una mierda.

—Tu preferiste un revolcón que a tu mejor amiga así que no me interesa la historia que me quieras contar—respondí tratando de ser lo mas agresiva posible.

Solo bajo la mirada de nuevo y lloro con más fuerza.

—Jonathan fue el que pidió que te corriendo de la escuela—dijo aun con la mirada fija en el suelo.

Sentí como un balde de agua fría caía en mis hombres, no sabía como carajos tomar esas palabras y mucho menos porque no tenían sentido ¿Por qué haría algo así Jonathan?

—Y tienes razón, me peor error fue perderte a ti por solo sexo—hablo de nuevo.

Salió del café y la vi alejarse poco a poco mientras yo trataba de entender todo lo que me dijo.



Enrique Salazar

#107 en Joven Adulto

En el texto hay: drama, dolor y amor, decepción

Editado: 19.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar