Aquel amor que casi me llegó a matar.

46

El sol ya estaba por salir, Larisa se quedo dormida pasando casi las 4:00 a.m. no sabemos si por el cansancio físico de estar vagando todo el día o su corazón no podía con más daño.  

El destino jugo de nuestro lado ya que Bobby descansaba este día así que no tendría esa preocupación de tener que abrir el café.

—¿Y ella sabe que a ti también te rompieron el corazón?—pregunto mientras lavaba las tazas de café.

—Aun no sé, no se lo dije explícitamente, pero supongo que se lo di a entender, no le dije que a mí también casi me matan de dolor el día de mi boda—di un pequeño suspiro.

—¿Y cómo estas ahora?—me hizo otra pregunta—Hace casi un mes que no te veo.

—Tengo días buenos y días malos, pero ya me encuentro mejor eso si lo se, pero aun sigo buscando algo, algo que no sé qué es todavía—hubo silencio y una pequeña pausa—Y lamento haberme alejado es que una vez mas el miedo se apodero de mí.

—¿Miedo?—su cara me lo decía todo—No entiendo.

—Miedo a que todo se mentira, miedo a que no sea lo suficiente—se me formo un nudo en la garganta—después de aquella noche al ver en cuantos problemas te metí sentí que no era la suficiente buena para ti.  

—Kat no debes pensar que no eres lo suficiente para mi o para alguien más—me abrazo fuertemente—Solo necesitas ser lo suficiente buena para ti, para nadie mas.

—Es que no puedo creer que me quieras y que me digas lo increíble que soy—las lágrimas salieron de mi casi por instinto—¿Qué me hace especial? ¿Qué me hace acreedora a tu cariño?

—Si tanto solo pudieras ver el increíble ser de luz que yo veo en ti te darías cuentas de por qué te amo tanto—el señalo justo en donde se encuentra mi corazón—Lo que tienes aquí es uno de los mejores corazones que he conocido en mi vida, aun con todo lo llevas dentro jamás a dejado de preocuparte por los demás, jamás a dejado de dar amor, por que eres amor y aquella chica en el sofá me demuestra una vez el increíble ser humano que tengo por amiga.

Aquellas palabras llegaron a lo más profundo de mi ser, movieron fibras de mi corazón por completo y yo era un mar de lágrimas.

—Tu igual eres de las mejores cosas que me ha dado la vida—mi voz temblaba y yo solo lo abrazaba con fuerza—Gracias por tanto y tanto amor Bobby.

—Yo se que igual encontraras tu final feliz—el me abrazo con mas fuerza.

Nos quedamos por algunos segundos ahí los dos como si nada de lo que pasara a nuestro alrededor importara.

 —Creo que Larisa ya esta por despertar, la llevare a casa para que tome una ducha y ver que mas puedo hacer por ella—rompí el silencio de la habitación.

—Creo que es lo mejor y mas que alguien con tu historia la ayudé a salir adelante—el me seguí abrazando.

Comencé a acomodar todos los utensilios de la cocina para ya poder partir a casa.

—Me molestaría en otra ocasión por no haberlo notado, pero teniendo en cuenta todos los eventos suscitados esta noche es entendible—el soltó una pequeña risa —Solo que si no aceptas mi propuesta de verdad nuestra amistad acaba.

—Ahora soy yo la que esta confundida—solté una pequeña risa.

—¿Serias mi dama de honor?—me pregunto mostrando con orgullo su mano derecha.

Peque un grito acompañado de muchas lagrima para decir que si a aquel chico que se convirtió en  mi mejor amigo



Enrique Salazar

#102 en Joven Adulto

En el texto hay: drama, dolor y amor, decepción

Editado: 19.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar