Ardera

Capítulo 1

La nieve cae cubriendo todo de un manto banco y espeso, los niños juegan entre ella, lanzándose bolas de nieve, mientras rien y se persiguen. Los observó desde la ventana de la sala, donde el calor de la chimenea reconforta a mi alma, deseando volver a ser una niña y disfrutar de la compañía de mis padres. 

Ahora me mantengo la mayor parte del dia dentro de mi casa. Las unicas veces que salgo es para ir a la escuela. 

-Señorita Kia- dice María, la ama de llaves-, esta todo listo para que valla a la escuela. 

-Gracias María- respondo mientras dejo la tasa de te sobre la chimenea-, han pasado tres meses desque mi madre se fue, primero mi padre muere asesinado en prisión y luego mi madre muere de depresión- ella suelta un suspiró. 

-Eran muy buenas personas, jamás debieron dd terminar asi.

-Concuerdo contigo María- tomo mi bolso y una gabardina negra-, pero algun día todos aquellos pagarán. 

-Por supuesto Señorita- dice María mientras me abre la puerta de entrada-, el señor Rider la esta esperando. 

-Muy bien- bajo los primeros dos escalones del porche-, nos vemos en un rato María. 

Camino por el sendero que da al garaje y entro en la suburban negra. El señor Rider me recibe con una sonrisa. 

-Buenos días Señorita Kia. 

-Buenos dias Señor Rider, ¿cómo se encuentra su esposa?. 

-Hoy desperto mas animada que otros días- sonríe pero la sonrisa no lmega a sus ojos-, los doctores dicen que le queda poco tiempo. 

Eso era de esperarse, el cancer no es un juego de niños. 

El resto del caminó transcurre en silencio, al llegar a la entrada de la escuela publica, los alumnos dirigen miradas de molestia y otras de lástima. Bajó con confianza tomo mis cosas. 

-Tenga un buen día señorita- dice Rider. Le doy un simple gracias. 

Al entrar, camino hacia mi taquilla lo mas rapido que puedo, tomo los libros de las primeras cuatro horas. Y me voy a donde sería la primera. Llego segundos antes de iniciar la clase, abro el libro en la pagina indicada, el profesor comienza a explicar pero no tomo apunte ni nada, solamente veo como cae la nieve. Lo mismo hago las otras cinco clases, ya que a la ultima me toca gimnasia. 

Al entrar me ponen a dar seis vueltas a la cancha, troto a por detras de todos. Evitando todo tipo de contacto. Pero apesar de evitarlos, algunos me dirijen sonrisas simpáticas. 

Cuando termina la clase, me dirijo a las duchas y antes de entrar en una me quitó la ropa sudada, quedando solo en ropa interior. Varias chicas me observan con atención, y murmuran lo grandes que son mis pechos y nalgas. Ignoro sus comentarios y entro en la ducha, cerrando tras de mi la puerta, acomodo el agua a mi agrado y comienzo a enjuagarme, lavo mi pelo y después el resto de mi. Al terminar cierro las llaves y envuelvo mi cuerpo en una toalla. Recojo mis cosas y le voy a los vestidores. Saco de una mochila mi ropa y meto la sucia en ella. Me pongo la falda corta con medias negras y una blusa, mis zapatos y al final mi gabardina, desenrredo mi pelo. 
Tomo mis cosas y salgo de los vestidores a paso rapido y ligero.

Al salir veo a James estacionado en la entrada. Me acerco a el quien toma mis cosas y las pone en el maletero. 

-Kia vamos sube- dice James antes de cerrar el maletero. 

Veo a mi alrededor y hay varios chicos y chicas que observan en nuestra dirección, en realidad ven a James. El apenas tiene veinte años, el lógico que las chicas lo vean de esa manera pero no entiendo la reacción de los hombres. Acaso es ¿Recelo?. 

-¿Adonde iremos?- pregunto ya que James sólo viene por mi cuándo hay algo imprtante por hacer. 

-Primero iremos a comer algo- dice James quien ahora esta a mi lado-, después nos reuniresmos con la mesa directiva.

-¿porqué?- preguntó mientras continuó evaluando a los chicos de nuestro alrededor que parecen pendientes a nuestra conversación. 

-Faltan pocos meses para tu cumpleaños número dieciocho, y días después tomaras el control sobre Empresas- dice con una media sonrísa-, al parece quieren asegurarse de que estes apta para eso. 

-¿Y si no?. 

El suelta un suspiro de cansancio. 

-Continuare liderando yo, como tu sustituto. 

Asiento. Escuchó como las chicas murmuran y me ponen calificativos ofensivos. Pero solo pocos alcanzó a distinguir. Y al parecer James también los escucha. Entró al auto en el lado del copiloto y espero a que James entre y arranque. Una vez que todo esta listo salimos del estacionamiento y noa incorporamos al tráfico. Despues de unos minutos nos detenemos frente a un restaurante que parece ser caro. Bajo primero, y esperó a James sobre la cera, el baja y pone el seguro al coche. A la entrada una mujer nos da la bienvenida y nos lleva a una mesa. No tarda un camarero en acercarse y darnos el menú y despues se aleja a atender otra mesa. 

Observo el menú y escojo un platillo al azar. Busque mi teléfono en uno de los bolsos de mi gabardina y entre a Facebook, tenia muchas notificaciónes, apesar de ser una antisocial en la escuela, recibia muchos me gusta en mis fotos, solamente tenia una amiga. Es rusa pero vive aqui en New York, sus padre es un hombre muy importante. La madre de ella murió de leusemia hace cinco años. 



Vanity Sunset

#18578 en Otros
#1860 en No ficción
#2140 en Detective

En el texto hay: venganza y mentiras, cambio, venganza y sufrimiento

Editado: 11.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar