Arena Dorada

Mundo Kubik

Una vez que Burgos (mercenario. 1.75m de alto, contextura delgada, tez trigueña) y Quickmind (androide que une en un solo cuerpo 27 inteligencias artificiales) abandonaron Kurt Baz, viajaron a través de la mente de su creador, hasta llegar a Kubo (planeta cuadrado de acero sólido, donde todo es gris y siempre está nublado), el cual está gobernado por Kubik (un ángel caído que perdió su rostro luego de abandonar el cielo y que desde ese momento adoptó el apodo de Kubik y comenzó a usar un casco con forma de cubo de rubik), el líder de una pequeña banda (conformada por el E. Yubet, Razen y Bolf Oh) que acaba de escapar de la Balua (la prisión más segura de todo el purpleverse, la cual está custodiada por la TFS original (Tukino, Fozata. Suyoph)). 

La tecnología empleada por Kubik es perfecta para ocultarse de la magia de Tukino y de los radares de la Balua, pero es incapaz de ocultarlo de la caja tungha (caja que obsequió Burgos a Katania con el traje que le ayudó a vencer a Nahad) de Burgos. 

Sin previo aviso, Burgos y Quickmind usando la caja tungha llegaron al planeta Kubo (el cual siempre cambia de ubicación para ocultarse), sorprendiendo a todos los presentes. El Emperador Yubet (genocida, vestido con una gran armadura guinda de avanzada tecnología y armas de combate) fue el primero en verlos e inmediatamente dio aviso a Kubik. 

Quickmind retó a Kubik a un 3 contra 1 que sin pensarlo 2 veces el ángel caído aceptó, confiando plenamente en el potencial de sus mercenarios y en su superioridad numérica. El E. Yubet se ubicó a un lado, Razen (mercenario, vestido con un traje táctico de color verde) al centro y Bolf Oh (robot con forma de armadillo, poseedor de una super-velocidad capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos) se quedó en la parte izquierda a la espera del inicio del combate. 

Kubik sabe muy bien a quién se enfrenta y conoce el artefacto que portan sus rivales, él ha escuchado mucho acerca de la caja tungha y sus capacidades, como la de absorber energía, materializar objetos y hasta puede crear vida a voluntad de su portador, pero eso a Kubik no le importa, él confía en sus mercenarios. 

La batalla dio inicio, Bolf Oh aceleró y se acercó a Burgos, pero éste creó una ametralladora con la caja tungha y arremetió contra el armadillo, obligándolo así a esconderse. 

Viendo lo resistente de la armadura de su rival, Burgos ordenó a la caja emplear el 90% de toda su energía para crear 3 balas (cada una cargada con el 30% de energía de la caja tungha) para matar de un solo tiro a cada uno de sus enemigos. 

Al ver a Burgos tan vulnerable, Razen le disparó a una distancia de 200 metros, pero éste se escondió antes de que la bala lo impacte. El E. Yubet voló (con la ayuda de los propulsores de su traje) por encima del campo de batalla y se quedó en el quinto piso de uno de los edificios mientras los demás seguían ocultos entre el acero. 

En ese momento, Burgos se acercó a Bolf Oh e intentó dispararle, pero el armadillo se dio cuenta de su ubicación y le disparó; Burgos quiso ocultarse, pero fue seguido por Bolf Oh, quién le disparó cerca de 50 balas sin tener éxito, pues la caja tungha desviaba todas sus balas. 

En medio de su huida, Burgos saltó sobre una de las cajas metálicas, giró su cuerpo 180 grados y en el aire dio un tiro al armadillo que acababa de saltar para alcanzarlo. La bala atravesó suavemente la coraza de Bolf Oh y dentro de él estalló dejándolo sin vida. 

Al quedar 2 contra 1, Quickmind le preguntó a Kubik si deseaba rendirse y regresar a la Balua, pero el aún confiado ángel caído respondió con un rotundo “no”. 

Razen que podía teletransportarse sorprendió a Burgos apareciendo cerca al estallido generado por el cuerpo de Bolf Oh, donde con una daga apuñaló a Burgos en el hombro derecho, para luego acribillarlo con un tiro en el pecho. 

Kubik se sorprendió al ver caer a Burgos, pero mayor fue su sorpresa al ver caer a Razen después de recibir un tiro en la cabeza. 

El E.Yubet que se encontraba a pocos metros de distancia no lo podía creer, Razen había caído y no sabía quién lo había matado, aunque se enteró segundos después cuando vio aparecer a Burgos con su caja tungha absorbiendo la energía residual del cuerpo muerto de su compañero. 



purpleboy

#11449 en Otros
#3932 en Relatos cortos
#1480 en Acción

En el texto hay: demonio, ficcion, violencia

Editado: 30.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar