Atada A Ti

- PARTE 4 -

Habiendo dejado atrás todo lo que alguna vez para ella lo fue todo, se encaminó de la mano de Khan buscando un lugar donde comenzar de nuevo, no sabia como seria, ni lo que encontraria pero cualquier lugar definitivamente sería mejor que el anterior.

A lo lejos podían ver las tierras elevadas de stock, un territorio liderado por un famoso Rey caracterizado por su malhumorada forma de ser o eso había escuchado. En la cima, se lograban ver pequeñas banderillas que adornaban las cúspides de cada torre finamente elaborada, colores azules y marfil adornaban las enormes paredes. Y pequeñas ventanillas que seguramente desde ahi habia una vista hermosa del lugar, admirar el reino completo desde una sola ventana pensaba Mila seria lo que alguna vez haría en su vida.

Pero por pronto tenia una pregunta en su mente...

-khan... he estado pensando, ¿de que vamos a vivir? no tenemos dinero, ni herencia, mucho menos bienes, ni animales.

- Mila, confía en mí - dijo Khan intentando tranquilizar sus pensamientos- yo jamas dejare que nada te falte, tengo dos manos y puedo trabajar de lo que sea.

-Puedo ir al castillo, pedir licencia y trabajar para el rey, seguramente algo habrá para mi, soy buena cocinando- dijo mientras volteaba a verlo con una inocente sonrisa.

-Ya veremos amor mío, por lo pronto buscaremos donde quedarnos- mañana sera otro dia, dijo para sus adentros.

Llegaron a las puertas del Reino de Stock, (que por cierto eran enormes) cuando pasaron de ellas era como entrar a un mundo mágico, había gente doquier, definitivamente debían cambiar su modo de vestir, ya que en comparación con los demás resaltaban como frijol en arroz.

 

Caía la noche cuando llegaron a la posadera del lugar, un pequeño lugar humilde pero muy limpio. donde recibieron una habitación por un muy buen precio.

 

ya en la habitación se dieron cuenta que había una sola cama así que sonrojados se quedaron viendo.

- No te preocupes Mila, dormiré en el suelo si eso es lo que quieres.

-Creo sera lo mejor que durmamos en la misma cama,  el piso es muy frio y te puedes enfermar. No te preocupes no intentare nada.- dijo con una sonrisa enorme.

 

----------------------------

Al siguiente dia, muy de mañana, ambos después de desayunar, salieron en busca de algún trabajo para poder sustentarse. Mila salió con rumbo al enorme castillo emocionada.

 

Llegando a la enorme reja de la entrada Mila hizo señas al guardia.

-disculpe mi Señor, deseo hablar con alguien que pueda ayudarme.

-¡que quieres! - dijo cortante el guardia

 -seguramente necesitan alguna joven con cualidades de cocina, este castillo es muy grande yo podria ser util, por un pago, soy buena limpiando, planchando o lavando, podría usted preguntar por mi?

 

El semblante del guardia cambio a uno menos grotesco al irla escuchando. -espera aquí- le dijo con voz mas calida.

 

Después de un buen rato de estar parada esperando recibió señales desde adentro lo que parecía ser la entrada del servicio. 

-Sígueme- le dijo - te espera el mayordomo del castillo, el decide quien se queda, y quien no, es muy estricto, pero buena persona. No lo eches a perder.

-le agradezco muchísimo, en verdad necesito mucho esto- dijo quedándose en una pequeña salita.

pasaron unos minutos cuando comenzó a escuchar el toc toc toc de unos tacones sobre la madera, los nervios comenzaban a aparecer.

 

- Así que buscás trabajo jovencita- dijo tajante el mayordomo que llevaba por nombre Hobson. un hombre alto delgado como un palillo y la tez pálida, que se notaba que caso no salia a tomar rayos de sol, su cabello era rubio como oro, su presencia a pesar de ser su cuerpo escuálido tenía peso.

-¿cómo te llamas?¿de dónde vienes y que sabes hacer?- dijo con rapidez.

-Me llamo Mila, vengo de un pueblo lejano, mi familia murio asi que tuve que buscar mejoras, y se hacer de todo lo que usted me ponga a hacer.

-perfecto Mila, no me gusta perder mi tiempo, y no te haré perder el tuyo, lavaras, plancharas, aveces cocinaras, y estarás a cargo de las habitaciones, el Rey es muy especial con la limpieza, y por ultimo ve a que te den ropa, esos harapos solo hacen que me den náuseas. comienzas desde ahora. ve a la cocina ahí está Gretta ella te dira que hacer.

 

todo un dia de arduo trabajo hasta que por fin se pudo ir a descansar.

------------------------------------------------------

Khan camino por los alrededores, pensando en que podría ser bueno, no quería fallarle a Mila, ella había confiado en el al aceptar fugarse. cuando algo llamó su atención, un establo enorme, lleno de hermosos caballos de colores unos mas grandes que otros se podía ver las razas entre ellos. se aproximo a la cerca para poder observar mejor, cuando de pronto un caballo enorme negro azabache se aproximo a el y este lo acaricio diciéndole cosas dulces. 



PitaCuevas

#28428 en Novela romántica
#10795 en Joven Adulto

En el texto hay: princesa, reyes, amor imposible y traicion

Editado: 29.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar