Belleza Animal

#16 Nuevo comienzo

Mire a Velkan si poder gesticular una sola palabra, iba a renunciar a su vida perfecta, todo por estar conmigo, negué con mi cabeza y con los ojos llenos de lágrimas, aunque sería lo que más deseara en la vida no podía permitirle que hiciera eso.

― No puedes. ―Dije llorando mirándolo a sus hermosos ojos.

― Jess no llores por favor. ― tomo mi rostro con sus manos y limpio mis lagrimas para que dejara de llorar, pero en ese momento me dolía el corazón sé que lo perdería, pero lo amaba tanto que quería que su vida fuera cómo la tenia planeada.

― Vel, por mi no puedes cambiar tú vida, tus sueños son … ― No sabia cuales era bien sus sueños, sabia según Abbas que le gustaría ser humano, pero eso era imposible que lo hiciera.

― Jess, mis sueños o metas pueden cambiar quizás no soy un humano completamente, pero aparento serlo. ― Me limpio una lagrima que cayo rápidamente por mi mejilla. ― La verdad mi vida era muy aburrida y tediosa antes de que llegaras. ―  soltó una pequeña risa.  ― Tú trajiste vida a la casa, antes de ti nunca nos reuníamos para comer cada uno vivía en su habitación y no nos importaba lo que pasara con los demás.  ― Eso no me hacia sentirme mejor en solo pensar que él quería renunciar a todo.  Me abrazo muy fuerte contra su pecho, sentir ese cálido abrazo fue tranquilizador. Duramos abrazados como unos diez minutos.

― No quiero que renuncies a tus sueños e ilusiones. ― Le dije levantado la cabeza para mirarlo.

― No lo haré, todo será mejor. ― Se inclino y me beso nuevamente.  ―De verdad quiero estar contigo, y puedo empezar de nuevo, claro si tu quieres estar conmigo. ― dijo con una extraña expresión en su rostro.

― Si, si quiero estar contigo. ― Nos volvimos abraza y volvimos a casa realmente era tarde y estaba algo cansada.

Cuando llegamos a casa, solo estaba Nahuel lavando los platos con ayuda de Sirhan. Velkan me tenia agarrado de la mano.

― ¡Regresaron! ― Dijo Sirhan muy contento.

― ¿Dónde están los demás? ― Pregunte refregándome los ojos.

― Ariela y Abbas se fueron a dormir, Russell y Renaud están en su habitación jugando con la consola, y Nahuel y yo estamos arreglando el desorden de la celebración.

― Sir, Nahu vamos a ir a dormir. ― Dijo Velkan agarrándome la mano, caminamos hasta mi habitación y entro conmigo se quito el saco que llevaba puesto junto a los zapatos, nos acostamos en la cama y nos quedamos profundamente dormidos.

 

Al día siguiente las cosas para Velkan no habían resultado muy bien, al terminar su compromiso con Elena, ella no estaba muy contenta con eso, hizo un escándalo en la oficina, le tiro varias cosas de lo furiosa que estaba, la mejor opción para él fue renuncia. Ese tipo de cosa no me hacían sentir para nada bien, aunque Velkan me decía que no era mi culpa que esa fue la decisión que había tomado y que tenía que respetarla y estaba en lo cierto.

 Los días siguieron pasando, Abbas y Ariela se casaron, fue una boda realmente maravillosa, casi todos los invitados eran criaturas solo había como cinco humanos, aunque todos reunidos nadie notaba la diferencia. Luego de esa hermosa celebración las cosas en la casa empezaron a cambiar, era comprensible.

Abbas y Ariela se marcharon a un apartamento nuevo, era mejor que la pareja tuviera su privacidad vivir con seis personas más no era muy cómodo para ellos, fue muy triste para todos, pero todos entendieron porque lo hacían, quizás ese fue el inicio para que todos siguieran con sus vidas.

Nahuel había sido transferido a otro hospital del país, donde le pagarían mucho más así que no puedo rechazar esa oferta.

Renaud y Russell, pensaron que era momento de dejar las casa, ya todos estaban haciendo sus vidas y ellos querían vivir en un lugar más pequeño y más cerca del centro de la ciudad.

En la casa quedamos Sirhan, Velkan y yo, Emma me había estado llamando porque Abbas le dijo que todos nos iríamos de la casa que podría ponerla en venta, alquilarla o lo que ella más quisiera pero aun habían tres personas viviendo en ella y no podíamos quedarnos por más tiempo, Velkan conmigo no había hablado de ese tema, estaba segura que se iría con Sirhan a vivir él aun era una criatura muy joven y no podría lidiar con los humanos cada mes cuando salgan sus orejas, cola y comience aullar, así que le pedí a Emma que me ayudara a buscar un lugar donde instalarme.  

Me encontraba sola en la casa, Velkan estaba en su nuevo trabajo que consiguió al ser despedido una empresa competidora no dudo en buscarlo y ofrecerle muchas cosas mejores que la empresa donde estaba trabajando y Sirhan estaba en la escuela. Ese día yo no tenía que trabajar ni clase, me quede en casa terminado de recoger las cosas y empechándolas, mi celular sonó mire la pantalla y era Emma.

“Hola”

“Hola Jess ¿Cómo va todo?”

“Muy bien”

“Bueno te llamo porque encontré una habitación”

“¿En serio dónde?”

“Bueno queda cerca a tu universidad, creo que eso seria algo bueno y lo mejor es que todas son mujeres viven tres chicas y están buscando una cuarta para vivir”

“¿Te interesaría?”

“Emma, pero …”

“No te preocupes por el precio del alquiler no cobran mucho, se que no te lo puedo dejar gratis cómo era con Abbas y los muchachos, pero se ajusta a tu presupuesto.”

“Eso me parece excelente” ― Le respondí muy desanimada, no me emocionaba nada tener que irme a vivir en otro lugar, separarme de todos los chicos a sido muy complicado.

“¿Te parece si vamos esta tarde a verlo?”

“¿Podría ser mañana? Estoy terminando de empacar”

“Si claro no hay ningún problema le dije a Roxana que mañana iremos, nos vemos” ―Colgó. Me quede parada aferrando el celular a mi pecho, no sabia si irme a vivir con esas chicas era una buena idea, pero desde que estaba sucediendo de los cambios de los chicos, Velkan no hablaba nada de que viviera con ellos incluso siempre me traía folletos y cosas que Emma le había dado de apartamentos de dos habitaciones, muchos me parecían realmente hermosos incluso el no quería vivir en arriendo y estaba pensando en comprarlo, incluso el ultimo era el que mas me había gustado, era muy bonito y tenias un espacio perfecto para ellos.



C.M. Rose

Editado: 29.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar