Bienvenidos a ver, lo que muchos no ven

15. Ahora, es cuando

E tomado un taxi en dirección a la casa de Don Lünerburg, mi corazón late con aun más fuerza, me siento muy nerviosa, sé que Mitchel podrá ayudarme, pero quisiera que este no se encontrará, es un tema que solo corresponde al papá de Edwin      
-buenos días, ¿puedo hablar con usted?- dije al ver al caballero 
-otra vez usted, pase por favor 
-gracias, créame que e venido por un buen motivo 
-ya lo creo, de lo contrario no se atrevería a venir 

Después de aquella bienvenida algo desagradable, no esperaba que Don Lünerburg me atendiera tan bien, creí que sería como su nuera, por suerte èl es muy diferente, èl me miraba esperando mis palabras, tome asiento tratando de tranquilizarme, Edwin me hace muchísima falta, más en un momento como este 
-Edwin se ha comunicado conmigo a través de los sueños- le mentí 
-¿sabe quién lo asesino?- me impresiono su pregunta 
-sí, pero no tengo las pruebas que lo demuestren 
-mi hijo anoche se presentó ante mí, me a dicho que usted es su amiga 
Quede ídem, Edwin ha logrado hacer algo que tanto deseaba, al fin ha conseguido comunicarse con su padre, aquello me ahorraría bastantes explicaciones, un gran paso que no me esperaba dar 
-¿Quién le quito la vida a mi hijo?- Don Lünerburg estaba desesperado 
-tuve una visión el día que estuve en la universidad Liamaia, en el estacionamiento de esta 
-continúe por favor, quiero detalles 
-a través de una luz vi la figura de Edwin, justo en el momento que èl falleció, la persona que lo hizo no estaba muy clara, hasta que conocí a la madre de Mitchel, entonces tuve otra visión donde quedo todo muy claro 
-usted dice que la madre de Mitchel, ¿asesino a mi hijo? 
-eso fue lo que me mostraron las visiones- dije finalmente 
Don Lünerburg se levantó del sofá, enfadado movió en reiteradas ocasiones la cabeza en señal de negación, aseguraba que el chico no era su nieto 
-èl no es un Lünerburg y jamás lo será 
-¿por qué lo dice con tanta seguridad? 
-mi hijo no tenía novia, de la nada apareció ella  
-quizás usted desconocía aquella relación- me atreví a decir 
-no, Edwin no se fijaría en una chica como ella 
Don Lünerburg pediría que se reabriera el caso, contratara dos detectives para que consigan evidencia a través de los datos que le he otorgado, para que la verdadera asesina sea puesta tras las rejas 
-le agradezco por tomar un tiempo para venir 
-lo hago por Edwin, por mi amigo  

 



Nicole Ferzan

#1278 en Detective
#421 en Novela policíaca
#1186 en Paranormal

En el texto hay: amor, paranormal, investigacion

Editado: 10.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar