Bittersweet Love

Capítulo 1.

Conociendote

No puedo creer como las vacaciones pasaron en un abrir y cerrar de ojos, y lo peor de todo es que ¡LLEGO TARDE AL PRIMER DÍA DE ESCUELA!. Salgo de manera abrupta por la puerta corriendo atrás del autobús que apenas se empieza a mover del paradero.

-¡SEÑOR SIMON, ESPERE!- grito- ¡¡¡¡¡¡SEÑOR!!!!!!- grito con más fuerza.

El camión se detiene, abriendo las puertas.

-Gra. gracias- digo tomando aire mientras subo.

-¡Eres tú!, nada raro de ti Erin- me dice el conductor riéndose.

-Lo siento- digo mientras sonrió de igual manera.

Me siento al fondo que está vacío y prefiero tener un momento para mí sola, observo por la ventada de mi derecha, veo los árboles, las nubes, el cielo, todo es tan hermoso, un excelente día para empezar mi último año en la preparatoria.

¡Rayos! ¡no me despedí de mis padres!

El ruido de unas llantas rechinando me sacan de mis pensamientos, siento como mi cuerpo se va para adelante bruscamente, alzo la mirada, es el autobús que ha frenado de momento.

-CHICO, PUDE HABERTE MATADO- grita furioso el Sr. Simon

-Pero no paso, así que tranquilícese anciano- dice una voz en la entrada del autobús

-¿Que actitud es esa jovencito?- habla más calmado y serio el sr. Simon.

El chico sube ignorando la pregunta del conductor, al voltear mi mirada choca con la de él. Camina hasta los asientos finales donde me encuentro.

-¿Se te perdió algo?- pregunta bruscamente al llegar hacia mí.

-¿Qué clase de comportamiento es ese?- pregunto de la misma forma

-Yo primero pregunte- dice molesto

-No respondo a personas groseras- digo encogiéndome de hombros

-¿Quién te crees que eres?- pregunta sentándose a mi lado

-Yo nadie, así como nadie merece ser tratado como lo hiciste al sr. Simon- le encaro furiosa

-¿Ese anciano?- pregunta fingiendo sorpresa- vay...- está por decir algo cuando frena de nuevo el autobús de manera brusca, haciendo que el chico se golpee con el asiento de enfrente- ¡Maldición!- dice bajo

Quizás cualquier otra persona se reiría pero en mi caso no es así, mi preocupación crece cuando le empieza a sangrar el labio de manera abundante

-¡Oh Díos mío! ¿Estás bien?- pregunto asustada

-No te metas donde no te llaman- dice cubriéndose la boca

Sin pensarlo dos veces saco mi pañuelo, le quito la mano de la boca y se lo pongo donde sangra. Él deja que pase mi pañuelo en su labio,  pasan como cinco segundo y me da un manotazo

-Se dice gracias por si no sabías- le digo sobando mi mano- toma- digo molesta extendiéndole el pañuelo

El autobús llega a la escuela, sin decirle nada, me paro ignorándolo y me bajo. Voy hacia la entrada donde se encuentra Valentina, mi mejor amiga, se encuentra de espaldas, así que decido abrazarla por detrás. Medio corro y la abrazo, siento como se tensa

-Tranquila- digo riendome

-Casi me matas del susto Erin- dice agarrándose su pecho

-No exageres Vale- digo soltándola

-¿Como te fue?- dice sonriéndome

-Bastante bien y ¿a ti?- digo empezando a caminar hacia adentro de la escuela

-Súper, tengo mucho que contarte- dice ella emocionada

-De acuerdo, en el descanso me dice- digo dando por terminada la conversación.

A mitad de la plaza principal, siento tropezar con algo haciendome caer

-¡Erin! ¿Estas bien?- dice Vale inclinándose para ayudarme

-Sí- digo poniéndome de pie

-Torpe- dice una voz a nuestras espaldas

Al girar me encuentro con una sonrisa maliciosa, lo ignoro por completo siguiendo mi camino

-¿Lo conoces?-pregunta Vale 

-A penas hoy lo conocí y de la peor manera- digo rodando los ojos

-¿Por qué?-pregunta ella sorprendida

-Le dijo anciano al sr. Simon- digo recordando su manera altanera de hablar

-¿Que le pasa?- dice ella molesta

-Exacto- concuerdo con ella

-Pero tienes que admitirlo, el chico es lindo- dice ella con voz picarona

-La verdad no lo sé, con el pequeño desacuerdo que tuvimos ni me fijé- digo indiferente

-Ay! Erin, vamos- dice ella insistiendo

-Como sea- digo llegando a la mesa de los maestros que entregan los horarios

-Veamos que materias nos toca esta vez-dice Vale con flojera

Agarramos nuestros horarios, esta ves solo tenemos tres materias (español, matemáticas, e inglés) más dos materias voluntarias (las cuales quiero escoger dibujo arquitectónico y física) y por último un deporte (en mi caso escogeré futbol).

-¿Qué tal? esta vez hay menos presión- dice Vale viendo el horario

-Sí, eso veo- suspiro

-¿Que materias voluntarias vas agarrar?- dice ella rogando 

-Dibujo y física- digo naturalmente

-Claro, abandoname- dice ella fingiendo molestia

-Exagerada- digo riéndome- y ¿tú?- digo empezando a caminar

-Creo que literatura y ciencias sociales- dice encogiéndose de hombros

-Excelentes materias- digo sorprendida

-Sí, eso creo- dice riéndose- ¿Deporte?

-Futbol- decimos al mismo tiempo

-Siempre- digo sonriendole

La verdad, durante estos dos años en la preparatoria, siempre hemos estado en el equipo de futbol.

-Así es mi bella- dice orgullosa Vale

En el transcurso del día nos la pasamos hablando de nuestras aventuras en las vacaciones, y según nuestro horario tenemos tres horas de inglés, dos de español, una matemáticas y de último deporte.

El día había avanzado demasiado rápido para ser lunes, al fin tocaba la última materia, aun que no sé si eso cuenta como materia.

Íbamos caminando en las canchas cuando por reflejo atrapo el balón que por poco le daba a Vale, volteo a ver y es, nada menos que el mismo chico.

-A parte de torpe, eres un imán de balones- dice en burla- pasa el balón, oh, espera, no puedes, eres una chica- dice riéndose

-Que cretino y machista- dice Vale molesta



Dacamont

Editado: 19.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar