Caricias Pérdidas

Capítulo XIX

Al llegar a casa Hannah va a bañar a Mateo y yo me quedo ordenando las cosas que llevamos al parque, cuando siento que mi teléfono vibra en mi bolsillo, lo tomo y es un mensaje de la asistente social.

 

Este mensaje es para informarle que debe asistir al juzgado mañana a las 8:00am para una reunión urgente.


Tecleo una respuesta rápida de que asistire y voy al cuarto de Hannah, la encuentro acostada leyendo un libro.

- Hola, ¿podemos hablar? - Ella me regala una de sus hermosas sonrisa y me relajo al instante, ella esta aquí con nosotros, todo saldrá bien.

- Claro que si, ven siéntate y cuentame -

-Me paso un mensaje la de servicios sociales, mañana en la mañana debo ir a una reunión urgente en el juzgado de menores - la miro y ella sujeta mis manos fuerte - Ok, llevamos a Mateo al colegio y luego vamos allá, todo estará bien, estaremos bien Alec, tranquilo.

- Eres increible mi amor - Y sin pensarlo la beso, la tomo de la cintura y la siento sobre mi regazo, quiero tenerla así siempre, pegada a mi, sintiendo su calor, la dulzura de su olor, ella es Afrodita, me responde el beso con intensidad, nuestras lenguas bailan una danza, conociendose, saboreandose, sintiendo.

- Necesito que seas mía hoy Hannah, esta espera esta matandome, te amo, y quiero esto, nos quiero juntos, amandonos -

- Si Alec, si, contigo lo quiero todo - y no tiene que decir mas, la desvisto lentamenten, tomandome mi tiempo para verla, saborear cada parte de su cuerpo, empaparme bien de ella, es exquisita.

- Eres perfecta - susurro sobre sus labios antes de besarla y de su garganta brota un pequeño gemido que me enciende a mil.

Esa noche nos amamos, Hannah se entrego a mi sin reservas, esa noche nos prometimos sin palabras un para siempre.

...

(Narra Hannah)

Me estaba quedando dormida entre sus brazos, estaba exhausta, este hombre es puro fuego y mi cuerpo estaba algo oxidado, pero logre escucharlo.

- Te amo Hannah, gracias por creer en mi, por no rendirte -

Y así me quede dormida con una enorme sonrisa, ¿quién iba a creer que en tan poco tiempo avanzariamos tanto.

Me despierto sobresaltada con un calor insoportable, al abrir los ojos tengo a Mateo acurrucado entre mis brazos, intento moverme pero una pierna pesada esta enrollada sobre las mías.

-Alec, Alec debo levantarme - pero nada, este hombre tiene el sueño pesado.

Mi oji azul empieza a removerse entre mis brazos, hasta que abre sus ojitos y me mira.

- Buenos días mi cielo -  le susurro y lo beso en su cabecita.

- Hola mami - me responde con tu voz adormilada, aun me sorprendo cada que me llama mami, me encanta, pero  me da miedo también, miedo a no ser una mama, la que el merece.

Alec baja la pierna de mi cuerpo, pero me pega mas a el con su brazo.

- Umm, buenos dias preciosa - me dice miestras acaricia mi cuello con su nariz haciendome cosquillas.

- Hola guapo, ya es hora de levantarnos -

- No mami, dulmamos juntos tolos - dice Mateo y Alec lo mira sonriendo.

- ¿Y tu que haces aquí intruso?, si este es el cuarto de papi y mami -

Mi oji azul sonríe, pero luego se acurruco junto a mi de nuevo.

- Me despelte y tolo estaba osculo y me dio miedo entonces coli hasta aqui lapido y me acosté con mami -

- Cariño pero no debes tener miedo, nada malo va a pasarte, solo debes prender tu lamparita y todo estará bien, no te preocupes, cuando tengas miedo mami y yo siempre estaremos aquí para ti, te amamos ¿lo sabes?- mi cuchufleto sonrió y le dijo a su padre que si, después de eso nos levantamos, hice desayuno y salimos a dejar a Mateo al colegio y luego al juzgado, Alec no paraba de repetir lo nervioso que estaba.

- Mirame Alec - y lo hizo - Todo estará bien ¿de acuerdo?, Mateo nos ama, y es feliz con nosotros, esta protegido y amado, ellos lo saben, así que todo estará bien.

Alec asintió me dio un beso y entramos al juzgado.

Los amo con locura extrema... les envió millones de besos y abrazos supersonicos, nos leemos.

 



Yandracurvelo_

Editado: 29.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar