Cartas a Mary

Carta 21

Han pasado dos días completos desde que llegamos a las oficinas, y me encuentro aquí, sentada en una silla de hospital al lado de la camilla, esperando que en algún momento decidas abrir los ojos y encontrarme aquí. 
En estos dos días no me he movido ni por un segundo de tu lado, no he podido, por mas que quisiera, sacar mis ojos de ti, o dejar de acariciar tu mejilla, tu pelo. Siento que es mi culpa, que, si nunca hubiese discutido con mi madre, ese accidente no hubiese ocurrido, y no me hubiese olvidado de ti. Pero también creo que, si las cosas fueran diferentes, por mas mínimo que sea el detalle, nosotros no seriamos iguales, no hubiésemos llegado tan lejos. 
Tom ha venido a verte, te trajo un dibujo donde apareces tu junto a él, y ha escrito que te quiere, llamándote papá. 
También han venido Lucas, Sebastián, Nicole, tu hermana y tu madre. 
Pero ninguno se ha quedado demasiado tiempo, a todos se nos hace muy difícil verte así. Aunque a mi se me dificulta el alejarme de ti también. 
Has vuelto, ahora solo ruego que despiertes, que me sonrías, y que podamos pronto irnos a casa a disfrutar de la familia que siempre soñamos. Porque la hemos conseguido amor mío. Todo lo que siempre soñamos hemos conseguido, a pesar de todo y todos. 
Nunca voy a abandonarte de nuevo, por más difícil que sea el camino, por mas piedras y muros que se crucen siempre voy a estar aquí, justo a tu lado, sintiéndome orgullosa de ti y de lo que logramos y lograremos juntos.

Te ama muchísimo, Mary.

 



Naiara Fernandez

Editado: 02.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar