Cartas a mi soldado

Cap 10

Cuando Jazmín regresó a su pueblo, sus padres la atacaron con un abrazo inmediatamente después de que ella entrara por las puertas. Después de que su madre había llorado al menos un galón de lágrimas y abrazara a John y Tomás también, ella exigió que su joven y hermosa hija regresara a casa por al menos un par de días.

Después de que ella le ofreció cocinar todas sus comidas favoritas, a Jazmín le resultó imposible resistirse. No es que no quisiera pasar tiempo con su madre, ya que sus múltiples enfrentamientos con la muerte en los últimos días la habían hecho aún más agradecida por los lazos cercanos y ya había pensado en compartir con ellos unos días al regresar.

- Oh y antes de que me olvide- dijo su madre cuando entraron en la casa.

- ¿Si?- preguntó ya a mitad de camino por las escaleras hacia su antiguo dormitorio. Probablemente estaba cubierto de polvo, todos sus peluches donados o regalados a primos más jóvenes.

- El día después de que te fueras, sucedió lo más extraño. Este pug apareció de la nada en una nube de humo, el pobre parecía casi muerto sostenido en sus patas, me dio una carta para ti. Dijo que fue a tu apartamento pero que no estabas allí y que sabes de quién era la carta. ¿Fue a ese chico soldado al que le enviaste cartas hace tantos años atrás?

- ¿Dónde está la carta?- exigió. La imagen de Alejandro subiéndose a un carro para regresar al pueblo, casi toda su cara y su torso envueltos en vendas y una clara fatiga en su alta figura pasó por su mente.

- Está en tu escritorio... ¿Jazmín? ¿Está todo bien?

Pero estaba demasiado preocupada por subir las escaleras restantes para esperar y escuchar. Ella casi quitó la puerta de las bisagras en su prisa por abrirla, sus ojos se centraron en su escritorio. En él, inocentemente, había un trozo de papel rasgado y hecho jirones sin ningún marcador que fuera para ella.

Al levantarlo, vio que estaba anegado, el papel en su conjunto estaba doblado. Un poco de polvo se había depositado sobre él y flotaba silenciosamente, iluminado maravillosamente al sol de la tarde como miles de estrellas flotantes.

Jazmín abrió el trozo de papel doblado con manos temblorosas. Inmediatamente se dio cuenta de que la letra era apresurada. Y con asombro mórbido descubrió que había sido escrito usando sangre como tinta. Claramente no hubo tiempo para obtener los suministros adecuados, ya que el papel en sí parecía el extremo roto de un pergamino.

Solo decía seis palabras:

Por favor no vayas, te amo.

Y la realización de sus sentimientos y los de él le llego como un golpe directo a su corazón.

XXX

Hubo una conferencia oficial de paz unos días después de que todos regresaron a casa.

Aunque había estado ausente por apenas una semana y media, habían pasado años desde que había regresado a su departamento. Había dejado al Sr. y la Sra. Ukki y sus hijos cuando se fue con su madre. La mudanza fue temporal, ya que ahora los llevaba verdes y felices de vuelta a casa para sentarse en el alféizar de su ventana familiar. Algunos libros mohosos restantes todavía estaban sentados junto a su estantería, esperando ser agregados a cartas que ya no enviaría.

Mei le dio algo de tiempo libre, pero solo hizo que se inquietara. Caminaba por las calles y saludaba a las personas que conocía, todos más alegres que nunca. Aparentemente, su madre estaba alardeando de su pequeña hija que había salido y se había apoderado del mundo.

Tal vez por eso Jazmín tenía tanta tolerancia mientras estaba parada en el escenario con John y Tomás flanqueándola. Mientras que el primero se sonrojó profusamente y Tomás parecía tan aburrido como siempre, ella se quedó quieta e intentó recordar cómo sonreír de forma natural.

Aceptó la medalla y luego renunció para permitir que otros obtuvieran sus recompensas. Se permitió mirar sin abandonar el sitio mientras Alejandro subía y obtenía el premio más alto por su valor y por su destacada posición durante la totalidad de la guerra, unió su entusiasmo especialmente cruel en su última batalla.

Ella obtuvo una medalla similar pero solo por la rama médica. Ella había sido un cambio drástico en el juego con su gran ayuda con las secuelas de la guerra con Mei y sus convocatorias mágicas. Jazmín no pudo discernir si Alejandro la estaba mirando con el resto de la multitud mientras le entregaban la medalla de metal que chocó suavemente contra ella primero mientras se asentaba contra su pecho.

Cuando Mei pronunció un discurso arrollador, Jazmín observó a Alejandro. Se sentó más cerca del otro lado del escenario, pero eso le dio un mejor ángulo para mirarlo. Su cuerpo se movía rígidamente, la cara enmascarada aún más oculta por vendas en capas, pero Mei le había asegurado que estaba bien.

- ¿Por qué de repente te preocupas tanto por el comandante cuando ni siquiera sabías quién era hasta hace tres días?

- Solo quiero asegurarme de que mis habilidades quirúrgicas se mantengan.

Mei le había dado una mirada burlona, como si esperara que explicara todo más tarde, antes de darse la vuelta para atender asuntos más importantes que su extraña estudiante.

¿Alejandro realmente la amaba?



SGM

#1944 en Novela romántica
#700 en Otros
#91 en Acción

En el texto hay: guerra y paz, amor militar, dolor amistad amor

Editado: 29.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar