Cartas a mi soldado

Final

Un par de horas después, cuando Jazmín cerró la puerta de su apartamento, finalmente permitió que las lágrimas comenzaran a deslizarse por su rostro.

A medida que el día continuaba, se dio cuenta de que tal vez ya era demasiado tarde. Ella se expuso mucho con sus cartas; Alejandro la conocía por dentro y por fuera. Así que no era ridículo ceder ante la persistente sensación de que él sabía que era ella. Tal vez él realmente necesitaba que le revisaran el ojo y se había ido de mala gana. No mencionó el hecho de que fue ella quien le escribió todos esos años porque no quería que se reconociera. Su carta de último minuto había sido una distracción para mantenerla a salvo porque se sentía obligado después de tantos años de ser su amigo.

Estaba leyendo demasiado las seis palabras monosílabas.

- Soy tan idiota- murmuró para sí misma antes de dirigirse a su habitación. Definitivamente fue un día directo al pijama. Iba a usar sus pantalones cortos y su top más cómodos y sedosos que tenía.

Primero comenzó desabrochándose la falda, pero se detuvo cuando notó que algo revoloteaba. Frunciendo el ceño, miró el papel doblado por un momento en total confusión. Al abrirlo, esperaba que pudiera ofrecer una explicación de cómo se había enganchado a su cintura.

Desearía que aún me enviaras tus cartas. Sí, sé sobre el cajón. Y cómo sabrás ahora sabes que yo sé.

Jazmín sintió que su boca estaba abierta: primero porque Alejandro sabe acerca de su identidad enmascarada con él. Y segundo porque debería estar un poco más ofendida de que él estuviera entrando sigilosamente a su habitación antes que ella.

- Era bastante obvio quién eras, no muchas personas tienen cabello rojo sangre.

Jazmín se dio la vuelta, el pequeño trozo de papel cayó al suelo sin hacer ruido.

- Incluso menos quién es la única aprendiz de la legendaria guerrera- continuó diciendo Alejandro mientras se sentaba en el alféizar de su ventana, el Sr. y la Sra. Ukki junto con sus hijos se trasladaron cuidadosamente para hacerle sitio. Sus hombros estaban encorvados y su ojo visible parecía más cansado que cuando ella se había encontrado con él antes.

Por segunda vez ese día, ella olvidó cómo respirar. Podía destruir montañas, curar a quienes están al borde de la muerte y convocar a cientos de animales mitícos. Pero ella se sintió atrapada aún en su presencia.

- Nunca respondí a tu otra carta- dijo Jazmín débilmente.

- Bueno ya era hora de que yo tratara de recuperar ese primer año y medio de silencio.

- Es comprensible que no hayas tenido nada que decir sobre mi rutina diaria de cabello que te expliqué con vívidos detalles esa vez.

- Todavía lo disfruté. Al igual que todas tus cartas y aprecié cómo no estabas dispuesta a renunciar a mí… Y esa apreciación creció lentamente.

Él se acercó vacilante y apoyó una mano en su mejilla. Jazmín quería inclinarse, pero parecía que su cuerpo todavía estaba demasiado rígido en estado de shock.

- He estado esperando un tiempo para agradecerte por todo- continuó Alejandro y Jazmín pensó que apenas hablaba más en la vida que en sus cartas. Sin embargo, su voz era más suave, mucho más gentil que su letra áspera y desordenada que era demasiado oblicua.

- Siempre tuve tanto miedo de que un día no respondieras, que te mataran antes de que supiera quién eras… Estaba tan asustada, Alejandro- ella finalmente encontró en sí misma decirle lo que llevaba dentro. Su rostro se sonrojó de vergüenza y enojo cuando sintió que las lágrimas comenzaban a brotar de sus ojos. Era una heroína de guerra y aunque había esperado años para que este momento finalmente hablara en la vida real con su espantapájaros, era más fuerte que esto. Todavía era esa pequeña niña que había escrito su primera carta todo ese tiempo.

A pesar de haber perdido la batalla al sollozar y llorar, pensó que Alejandro estaba sonriendo detrás de su máscara. Había sido difícil pero gratificante para ella comprender lentamente todo lo que él no dijo en sus breves palabras. Ver a través de su escritura a sus emociones e intenciones. Con suerte, su máscara en la vida real que ofrecía un desafío similar no sería más difícil de superar.

Todavía en silencio, Alejandro se inclinó para tocar su frente suavemente contra la de ella. Todavía llevaba puesto el parche pero su flequillo le hizo cosquillas en la piel y Jazmín finalmente pareció recordar cómo respirar. Sintió que las lágrimas comenzaban a caer por sus mejillas.

- Quería llamarte mi ángel eventualmente, pero pensé que era demasiado vergonzoso. No es que mis camaradas no me hayan dado un dolor en el trasero fastidiando más que suficiente después de que vieron lo mucho que esperaba y adoraba tus cartas. Especialmente hacia el final. Tú fuiste la única que me mantuvo cuerdo, Jazmín.

Ella dio un paso más cerca de él, su pecho casi rozando el suyo. Levantando una mano, ella extendió la mano y agarró su manga larga. Un ojo de Alejandro miró su mano, luego su rostro (más rojo que su cabello), antes de mirar a sus pies con un suspiro.

- Jazmín, por favor entiende que solo soy un viejo veterano de guerra. Leo porno y estoy de mal humor. Estoy obsesionado con mantener un jardín y nunca podrás tener un gato. Quería acercarme a ti antes pero parecías tan asustada...



SGM

#2919 en Novela romántica
#1153 en Otros
#161 en Acción

En el texto hay: guerra y paz, amor militar, dolor amistad amor

Editado: 29.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar