Cartas de colores

31. Silencio que la luna quiere soñar

Luna que cuidas mi alma,

Estrellas que susurran mil palabras,

Sueños que atormentan mi realidad

Y una historia del pasado de un ser que deseaba amar.

 

Silencio, que aquí yace un alma

Que aferrada a su corazón aguarda por perdón,

No, no por el perdón, pues nada malo hizo

Pero esa fue la excusa que usó para no seguir amarrada

A un cruel compromiso.

 

La luna que algunas veces es blanca y otras rojas

Se adentra en mi corazón lentamente como una canción

Que trata de narrar mil aventuras de pasión.

Me parece increíble tratar de creer en estos pensamientos

Pero el sentimiento que me invade mientras miro el firmamento

Provoca que me confunda, que a veces quiera romper en llanto

Y liberar mis tormentos.

 

La calma que aguarda en la noche, te incita inevitablemente a dormir,

Pero lo que busca es que por fin una vida puedas vivir,

Me parece irreal lo que puedes llegar a soñar

Y el estado de paz que somete mi alma, solo me hace desear el no despertar.

Al principio de la razón de una historia se habló

De algo más allá de la comprensión y la realidad,

Eso es de lo que quiero hablar.

 

Lentamente del cielo una estrella cayó,

Un ser y un querer pudieron ver su esplendor,

Juntos al final encontraron su fulgor,

Pero aun así el destino no lo comprendió.

Nadie quiso escuchar de la palabra amor una vez que la guerra se desató.

Si alguien pudo decir algo,

Lo calló.

Si alguien intento luchar por algo,

Lo más seguro es que murió.

Pero al final nada cambió.

La promesa de las almas nadie la pudo romper,

Sigue viva y más fuerte que el tiempo

Que lentamente intenta ayudarlos

Para que así él también pueda presenciar

Una vez más esa historia

De un pasado algo lejano…

 

Yo nunca voy a callar la realidad,

Pues esta está ahí sin más.

Lo escrito en papel, lo que el humano no puede comprender,

Que continua mordaz e intocable en las almas

De tiempos mortales…

A pesar de ser solo un poema creo que me pasé

Un poco de romanticismo, pero los cuentos no nos niegan

La fantasía y el caballerismo

cuando intentan atraparnos

En sus palabras de hiperrealismo.

 

La luna es la única que puede demostrar la verdad,

Que a pesar del tiempo y los mundos

En los sueños ellos se pueden encontrar

E imaginar, recordar, la historia que alguna vez vivieron,

Y que algún día, en alguna noche

Sus mentes suprimieron

Para simplemente comenzar una vez más

El enlace que la fantasía del amor,

Entrega al perdón.



Athenea

#18612 en Otros
#6605 en Relatos cortos

Editado: 17.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar