Cartas de colores

33. La canción de las tinieblas

Ya no diferencio entre blanco y negro,

o entre si vivo o muero,

¿cómo se llama este sentimiento

donde no sé qué es cierto?

 

Por las sombras suele avanzar

un mal que del bien no es enemistad.

The end is where you can find it

and even for that is that anyone

has meet it.

 

Si elijo la tristeza no sé si será

mejor máscara que la felicidad

para ocultar la verdad

de un sentimiento

that even the wind can feel

 

Solo una canción calma mi alma

y al oírla siento alegría, regocijo.

Lentamente el piano comienza a sonar.

La guitarra con su armónica melodía

de notas ricas en singularidad.

Suelen perderse en la vastedad de los bosques

key unknow of my most

forbidden dreams.

 

“Nunca repitas la canción”

fue la palabra de la oscuridad.

¿Eran celos o la realidad?

Bueno, al final nada pudo cambiar.

Mi estado se congeló cuando

de mi boca la nana escapó

y en las tinieblas esta se adentró,

dejando atrás mi cuerpo convertido en piedra

que a pesar de todo

finalmente el sol refleja.

 

Ya no diferencio entre ruido y silencio,

ya no sé si voy o vengo.

¿Cómo se llamaba esa canción

con la que comenzó mi tormento?

Pues, finalmente descubrí que era

aquel sentimiento que fue mi cárcel

por un tiempo casi eterno,

fue la muerte que trataba inútilmente

de darme SU vida

y adueñarse de la fantasía

que casi fue mía.



Athenea

#18540 en Otros
#6595 en Relatos cortos

Editado: 17.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar