¿casarme Con El PrÍncipe?

Capitulo 12

Cameron:

Maldita sea la hora del que permiti que Lila se quedara en el palacio. La conozco a la perfección se que su actitud contra Isabella es para aléjarme de ella. Años de conocer a Lila y jamás se a comportado tan hipócrita.

Me devuelvo al comedor para despedirme de mis padres e irme al instituto y de paso resolver mis problemas con Isabella, me dio una oportunidad y no debo arruinar nada. Entro en el comedor donde veo a mis padres junto con Lila hablando.

—Cariño no podras ir al instituto debemos reunirnos ahora con el parlamento real para llegar a un acuerdo —Avisa mi padre.

—¿Ahora? ¿No puedo faltar? —Trato de escapar.

—No, vamos nos esperan —Asegura mi padre.

Mis padres junto con Lila se levantan de sus lugares, primero salen ellos y yo voy detrás, caminamos hasta el gran salón dónde son las reuniones. Veo a todos sentados en sus lugares, al vernos hacen una reverencia me siento en los lugares principales junto con mis padres y Lila toma asiento a la par de su padre.

—Buenos días a todos —Saluda mi padre.

—Buen día su alteza —Contestan en coro.

—Bueno hoy estamos aquí para hablar y establecer algo fijo para el matrimonio de mi hijo —Comenta.

—Su alteza el parlamento a llegado al acuerdo de que el príncipe puede casarse pero después de tener un heredero debe pedir inmediatamente el divorcio. Tomando en cuenta que se comprometera con la princesa de Grecia. Para esto le damos un año de matrimonio y para que tengan al heredero. A la señorita se le dará cierta cantidad de dinero y ella será enviada fuera de Inglaterra, tendrá prohibido el contacto con su futuro hijo y el príncipe Cameron.

>>> Recordando que Isabella no lleva sangre azul, sólo tendrá el título de reina. Por obligación debe tener una tutora para que le enseñé todo lo relacionado, aquí se aplica la regla cuatrocientos veinti cinco la cual dice que los futuros gobernantes al trono deben casarse para asumir el trono y su futura pareja debe llevar sangre azul, de lo contrario el trono se le será otorgado a él siguiente en la línea real. Espero quede claro que apoyamos el matrimonio siempre y cuando el príncipe haga un juramento donde diga que el se divorciara de Isabella —Concluye el Conde.

—Estoy de acuerdo —Veo a mi padre incrédulo.

No puede hacer esto, se que si hago el juramento y lo rompo tendré que ceder la corona, pensar que cuando Isabella lo sepa no quedrá verme y me odiara ¿por qué justo ahora que me dio una oportunidad?

—Apoyo la decisión de mi marido —Le sigue mi madre.

—Levanten la mano a favor —Pide el Duque.

Todos levantan la mano, pero yo me debato entre hacerlo o no. Siento un golpe en mi pie por parte de mi madre, entonces levanto la mano.

—¿Si yo me enamoro hay una excepción? —Suelto la pregunta.

—No habrá excepciones a menos que ella también se enamore de usted y se vea capacitada para gobernar correctamente —Suelto un suspiro.

—Cambiando el tema, últimamente se han estado desapareciendo cantidades de dinero. Debemos investigar porque se pierden.  —Esto va para largo.

[...] 
 


 

Salgo de el salón, ya no tengo tiempo para ir al instituto porque estuvimos dentro de ese lugar por demasiadas horas, además debo ir a buscar a Isabella para hablar con ella. Me siento la peor persona de el mundo ella me está dando su confianza y yo simplemente debo volver a tener las cosas como antes, cosa que es imposible porque de cierta manera quiero a esa chica mas que a nadie. 
 


 

Isabella:
 


 

No he visto a Cameron en todo el día, cosa que es muy rara, ya que él siempre anda detrás de mí cuando estoy molesta. Tomo mis cosas para volver a el palacio, camino por los pasillos a paso acelerado. 
 


 

No me han recibido muy bien que digamos en el instituto, las chicas me viven ofendiendo y de zorra no me bajan, al salir me sorprende ver a Cameron fuera de su auto camino hasta llegar a él y me sorprende cuando me toma de la cintura y me besa. 
 


 

—Disculpame por lo de esta mañana yo lo creí que ella me iba a saludar así y mucho… —Lo beso de nuevo. 
 


 

—Ya pasó tranquilo, ¿por qué no viniste a clases? —Curioseo. 
 


 

—Tuve una pesada reunión con el parlamento y mis padres —Responde. 
 


 

—¿Qué hablaron? —Lo veo a lo ojos. 
 


 

—Muchas cosas de las cuales no quiero hablar ahorita —Asegura. 
 


 

—Bueno, vamos tengo hambre y quiero dormir —Comente. 
 


 

—Vamos entonces ¿Qué tal tu día? —Pregunta mientras me abre la puerta del auto. 
 


 

—Estuvo del asco —Le respondo cuando ya está al lado del volante. 
 


 

—¿Por qué? —Frunce el ceño y se pone en marcha. 
 


 

—De zorra no me bajan y ya sabrás porque —Ruedo los ojos. 
 


 

—Ya arreglaremos esto te lo prometo —Asegura. 
 


 

—No es necesario, después de todo me casaré contigo ¿no? —Bromeó. 
 


 

—Claro serás una hermosa reina —Afirma. 
 


 

[...] 
 


 

Al llegar camino directamente para la habitación, me encierro en ella primero quito mis zapatos. Luego mis medias, mi blusa y la falta, como quiero algo como me atrevo a tomar una camisa de Cameron y vestirme con ella, recojo mi desastre cuando ya arregle todo salgo descalza de la habitación. 
 


 

Camino hasta llegar al corredor ganando-me ciertas miradas de las personas que trabajan allí, pero antes de llegar a mi objetivo se me atraviesa Lila. 
 


 

—¿Sabías que es muy mal visto que andes así? —Pregunta viéndome con desprecio. 
 


 

—Si pero no me importa, después de todo Cameron no tiene problema con verme así —Sonrió con falsedad. 
 



Arguedas271271

#10710 en Novela romántica
#3969 en Joven Adulto

En el texto hay: amor-odio, bodas, royal

Editado: 23.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar