Chaos Soul Chesshire saga: El gato del ajedrez

Capítulo X Sueños y Pesadillas

¿Qué es una bestia sin corazón?

Por supuesto solo una bestia... Sí, ahora él es solo una bestia…

 

 La noche ya amenazaba con sumir todo en la oscuridad, acompañada de la lluvia que seguía cayendo con fuerza, empapando el campo donde estaban desperdigados los pedazos rotos del tablero de ajedrez. Era como una pintura solemne del fin de un sueño; el fin del terrible gato.

Sentado en uno de esos pedazos, se encontraba un joven cubierto por una larga capa con capucha de color negro, admiraba el escenario con una sonrisa disimulada entre sus labios mientras jugaba con algo entre sus dedos, se trataba de una pieza de ajedrez; el Rey blanco.

—Jaque Matte — murmuró al acercar a su rostro la pieza con la que jugueteaba, la movió de un lado a otro y luego la dejó caer en el lodo que se había formado debajo de sus pies.

Un rayo irrumpió en el cielo e iluminó el campo, revelando un cuerpo en el lugar donde había sido tirada la pieza, se trataba del Rey que trataba de incorporarse débilmente a causa de las múltiples heridas que presentaba.

—¿Aún estás vivo?— preguntó con sarcasmo el encapuchado.

El Rey lo miró con odio mientras escupía la sangre que escurría de su boca; su respiración era entrecortada y con trabajo logró ponerse de pie. Su cuerpo le pesaba debido a las heridas de cuchillas que le escarmentaba la piel con el contacto de la lluvia.

Sus finos ropajes que antes había lucido, estaban hechos jirones acompañados de largos manchones de lodo y sangre, denotando la aguerrida pelea que había tenido con ese extraño hombre.

—¿Quién eres?—preguntó el Rey con voz débil.

El hombre de la capa sonrió por debajo de ella y le contestó con un tono tranquilo.

—¿Vuelves a hacerme la misma pregunta? Supongo que puedo decirte antes de matarte, no soportarías que alguien te matará sin que supieras la razón ¿Cierto?—

El Rey ante la amenaza desenfundó su espada y adoptó posición de ataque.

—Tranquilo— trató de calmarlo su interlocutor— Él todavía no  ha llegado, aún tengo tiempo para contarte, será mejor qué guardes eso o podrías lastimarte.—continuó el encapuchado.

El Rey bajó su arma y se recargó débilmente en un trozo de ajedrez, cada momento incluso el respirar le suponía una  dificultad.

—¿Cuál es tu asunto con el gato? ¡Responde!— gritó el Rey sacando fuerzas.

—Mi asunto es sencillo, sólo deseo sumirlo en una terrible pesadilla y obtener lo que le pedí a esa loba que le robara, es todo— contestó sin miramiento alguno.

—Tú… ¡¿Tú fuiste el que le pidió a Jin pelear contra él?!— preguntó El Rey sin poder creerlo.

—Por supuesto, aunque sinceramente no creí que pudiera ganarle, después de todo… “Chesshire” es el más fuerte de sus “fragmentos”—lo último lo susurró más como para sí mismo.

—¡¿”Fragmentos”, es qué hay más seres como el gato?!—gritó el Rey sin poder concebir aquello, pensaba que esto era más grande de lo que pensaba.

El hombre encapuchado se levantó y lo miro desde arriba.

—Soy un cazador, persigo los fragmentos de alma y corazón  de cierta persona. El gato solo es una parte del sueño que debo infectar  en pesadilla. Como verás el beneficio solo es para mí.— explicó mientras alzo su rostro y sus brazos al cielo para recibir de lleno la lluvia.

—Pero tú, eres un estorbo en mis planes….—dijo finalmente y volvió su vista hacia el Rey.— Serás manchado por la mala suerte del gato, solo por haber formado un lazo con él.

—Ya veo lo que planeas… Quieres que se torne en una bestia oscura, alejando todo lo que es preciado para él, primero la misteriosa muerte de la diosa, luego su hogar: el ajedrez y por último yo, porque soy la última persona con la que él tiene un lazo.— dijo reflexionando las intenciones de aquel enemigo.

—Así es, aunque debo decirte que facilitaste demasiado mi trabajo, abandonarlo y dejarlo a su suerte, fue lo mejor que pudiste hacerle—dijo con un tono de triunfo.

El Rey bajo apenado la mirada y apretó los dientes enfadado.

—¡Tú no sabes de qué hablas! ¡Cállate!— gritó finalmente.

—Claro que sé de qué hablo, yo estuve siguiéndole la pista demasiado tiempo. Pude ver sus cambios mejor que nadie y cuando él creía que nadie lo miraba yo me deleitaba con su sufrimiento, esperando que finalmente estuviera listo.—rio.— Si un “sueño” se vuelve “pesadilla”, naturalmente la persona que sueña con él despertará y eso es lo que yo deseo más que nada…que ella despierte.

—¿Sueño? ¿Chesshire es el sueño de alguien?— preguntó confundido.

El encapuchado asintió con la cabeza.



Yoru Phantom

#13558 en Fantasía
#2829 en Magia

En el texto hay: gato, ajedrez, yoru

Editado: 03.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar