Ciencia Vampirica

El viaje

Después de salir de la casa de la medium vampira pude comprender que los vampiros no tenían nada que ver con el nazismo, todo lo sucedido en esa época era producto de un misterio incluso desconocido para los maestros del engaño, ese loco llamado Adolf Hitler era el primero que había logrado hacer verdadero daño a los vampiros, un humano con las habilidades retoricas de un anciano, un insignificante insecto que hizo temblar a los milenarios lenguas de dragón desesperandolos a tal grado de recurrir a estúpidas ideas como  darme armisticio a mi, un simple vampiro que ha sido tan solo una molesta piedra en sus zapatos. Aun pasadas las centurias un inmortal puede ser sorprendido con estas ironías, no podía creerlo, me era difícil creer que fuese tan simple, ¡ese humano y sus acciones fueron producto de la espontaneidad humana!, pero; ¿como los nazis saben tanto de los vampiros?,¿puede haber de verdad un traidor en mi estirpe?, nisiquiera yo que cazo y destruyo a los míos me atrevería a romper la ley de nuestro anonimato, parece lógico pensar en un traidor pero nunca he visto tal cosa, nuestra ley esta en nuestra genética, es una inquebrantable condición, un dictamen inviolable incluso para las desquiciadas animas que se ocultan en mitos y leyendas para evitar revelar su origen, la hipótesis de un traidor era imposible pero era mas creíble a admitir que esos ignorantes nazis lograran obtener por méritos propios tanta información sobre nosotros, al menos eso pensaba en ese momento, fue una época confusa, aun cuando estuve acostumbrado a las maquinaciones de los ancianos nada me preparó para lo sucedido en la Alemania nazi ...los vampiros habían  perdido el control y yo solo veía la superficie de las consecuencias...

Camine sintiendo la brisa nocturna del otoño, mis suaves pasos de repente pasaron a trote luego empece a correr, el ruido de las herramientas dentro del bolso de cuero me detuvo momentáneamente para vaciar el contenido en un basurero, corrí con fuerza sintiendo como la adrenalina palpitaba en cada rincón de mis músculos, piel y cada célula de mi cuerpo, al amanecer logre llegar al alojamiento de mis protegidas, podría decir que estaba emocionado o la adrenalina causaba tormentas en mis adentros, solo se que me detuve a unos pasos de la casa intentando comprenderme, el recuerdo de la medium me producía una sensación placentera, ¿que era esa emoción? me hice esa pregunta mientras sacaba las llaves de mi bolsillo, abrí la puerta y recorrí un angosto pasillo, subí un par de escaleras y me detuve frente a una habitación cerrada, al abrirla vi a dos figuras humanas dormir abrazadas, era Eden y la niña, mire como sus suaves respiraciones movían la manta que les cubría y sentí una repentina frustración, deseaba compartir una revelación con ellas y pensé de repente ¡que estupidez! ¿por que compartiría mis experiencias con ellas?, como esas jóvenes podrían comprender el hallazgo, ¡habia encontrado una solitaria!, esa vampira Maria era igual que yo, no era una incoherente anima ni una presuntuosa y servil jerárquica, era ambas y ninguna a la vez, una solitaria que tenia el poder de gobernar su locura lo suficiente para ser ama de si misma, es una verdadera sorpresa haberla conocido, aun cuando le servia a los lengua de dragón no perdía su identidad, era ingenua y soñadora pero sin duda era una de mi tipo, un inesperado encuentro que comprobaba una de mis hipótesis la existencia de la casta de los solitarios, ¡había mas como yo!, interesante las implicaciones y posibilidades que vislumbraba con ello. La reunión con Maria abrió un abanico de posibilidades que debía comprobar. Lejos de preocuparme que los ancianos supieran de Alger sentí gracia, me era mas alarmante que los nazis supieran de los vampiros, eso me irritaba en gran manera, era ridículo, pero parecía que sentía envidia de los nazis, solo puedo suponer que era ese sentimiento, es lo mas parecido a la emoción que expresaba, ¡ellos habían logrado lo que yo no pude! y eso me enfurecía, mis emociones era cada vez mas erráticas, ya debía haberme sobrepuesto al despertar, sin embargo mis emociones  parecían mas intensas, desde entonces procure en lo posible ser mas atento con el anonimato de mis acciones ante los nazi.

Cerré con cuidado la habitación de las chica y con sigilo salí de la casa, ya había amanecido, tenia que volver a la habitación con el borracho a esperar el llamado a la misión, como siempre Wiligut se recuperaba de una de sus borracheras, por lo que la habitación estaba llena de un olor denso a alcohol ademas del sonido de sus ronquidos que reverberaban hasta la estancia, siempre me preguntare una y otra vez como tuve la paciencia de no matarlo, como puede ser tan irritante, decidí con esfuerzo ignorarlo, me observe y note mi inquietud, mi piel estaba escamosa y algo ennegrecida, había sido una noche muy forzosa y necesitaba sangre para regenerarme, a plena luz del día me resultaba difícil, decidí que era mejor comer en la noche, mientras esperaba, me senté en una silla de la estancia y pensé en mis siguientes pasos, un mes es tan solo un parpadear para mi, pero con lo acontecido no podía seguir perdiendo el tiempo, debía conseguir cumplir mi objetivo, pero uno de mis grandes dilemas era como escapar con las chicas, pasadas las horas mi piel oscura ya no era un problema para salir a cazar, mi paranoia me hizo cazar a las cercanías de mi rudimentario laboratorio en un parque cercano, allí espere en la maleza, estuve allí escondido hasta que el fluir de persona disminuyó, agarre a un par jóvenes y les corte el cuello antes que produjeses grito alguno, sacie mi apetito hasta recuperar mi normalidad y fui esconder los cadáveres en la casa abandonada, en mi pequeño laboratorio me tome un momento para meditar, ¿como podría escapar con las chicas?, llegue a la misma conclusión, no tenia alternativas, la misión seguía siendo el mejor camuflaje, a mi pesar debía esperar el mes y prepararme para ello, entonces salí y robe una centena de tablas de madera y otros materiales, busque entren mis envases alguna sustancia que me ayudase en mi objetivo e hice el plan.



Baragund-JBLM

Editado: 13.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar