~ Circo De La Muerte ~

Capitulo 2: El Encuentro.

Como era de esperarse todo comenzó con una pantalla negra que poco a poco se consumía con la luz de una lámpara algo solitaria. Alrededor de ella se encontraba una gran multitud de anuncios y trozos aleatorios de periódicos que mostraban algunas imágenes algo perturbadoras. Ah decir verdad esos papeles no tenían la intención de asustar a alguien, solamente eran imágenes de personas felices que miraban el espectáculo aplaudiendo lo más fuerte posible. ¿Eso no podía ser terrorífico, cierto? Jaja, bueno... ¿Y si te digo lo que estaban viendo? La razón por la que ellos sonreían era realmente asquerosa. Disfrutaban ver a alguien SUFRIR. Pero.. ¿Porque AHORA estamos hablando de esto tan tranquilamente? Otras cosas tenían más importancia que unos insignificantes papeles. ¿Acaso nuestra protagonista quería conseguir algo de información, o le dolía tanto la cabeza que no podía moverse libremente?

•••

AH... QUE DOLOR.

Se dijo a sí misma antes de tocar delicadamente su frente. Qué raro.. Recordó haber caído al lado de la puerta de la clase antes de que supuestamente recibiría el castigo que tanto anhelaba, pero ahora estaba tranquilamente acostada en su cama.

...

..........

UN SEGUNDO!

El pánico empezó a recorrer su cuerpo. ESTA no era su cama, ni su habitación y ni siquiera una sala de clase! ¿Pero entonces dónde estaba? ¡¿Acaso la secuestraron?! ABSURDO. Podían haber cogido a cualquier persona, pero NO una que estuviera en una escuela llena de personas y guardias. ¿Entonces que era? ¿Un maniaco que la perseguía hace tiempo?

MALDITA SEA!! Cállate idiota! Busca la maldita salida y después ya móntate una película de Hollywood!

Una voz interna hizo que Elena al fin reaccione. Era verdad. Había que tranquilizarse, el presente y futuro dependían de ella, debía de salvarles la vida. BIEN. La habitación era pequeña, en ella se encontraba una cama para dos personas, una mesa vacía y su mochila tirada en el suelo. O DIOS. Al fin! Al menos una buena noticia! Ahora podía morir con los libros de matemática y física!

Antes de proseguir con la expectación Elena comprobó que todas las cosas de su "transporte" de libros siguieran en su sitio. Y VAYA. Al parecer a los secuestradores no les interesaban los libros, pues que desperdicio... Con esa teoría en su mente nuestra protagonista puso con cuidado los libros en la mesa, no eran necesarios ahora mismo, además de que su peso podría ser una carga de más.

EXCELENTE.

Ahora solo faltaba comprobar si el secuestrador tenía un problema cerebral que no le permitiese cerrar la puerta con llave. Pero antes de que su mano tocase el pomo de la puerta, la luz en la habitación empezó a parpadear haciendo que la chica diese un pequeño salto asustándose por los fuertes golpes que proseguían. Al parecer algo grande colapso en la planta de arriba, algo realmente GRANDE. Un obstante las vibraciones de las paredes hicieron que la puerta se abriera por sí sola. Y tan solo en unos cuantos segundos los ruidos acabaron, el silencio volvió a su sitio. Al menos ahora tendría en cuenta al vecino tan majo que tenía arriba.

Después de un discurso bien inútil que traspaso por su cabeza, Elena al fin miro a lo que había en el hueco de la puerta media abierta.

O POR DIOS!

Pero si eso era..! Absolutamente nada. Qué irónico... Por desgracia era demasiado oscuro como para siquiera ver algo. Qué suerte la de ella haber nacido en el siglo veinte y uno, en donde hasta un niña yo de tres años tenía un celular mejor que el tuyo. La lámpara de ese mismo ayudaría mucho con este viaje.

Nuestra protagonista al encender su "linterna" se dio cuenta de una cosa algo interesante, en este sitio no habían ventanas. Por mucho que buscase en las otras habitaciones, no encontraba ni una sola.

DIOSES EGIPCIOS! ERA UNA LOCURA!

Había que admitirlo, la persona que eligió este edificio no era para nada tonta. Al parecer las ventanas eran un lujo aquí, si es que había al menos una. Pero eso no era la única cosa rara...

CIERTO.

Ese pasillo... El mismo por el que caminaba en este momento era bastante largo. ¡NO NO! Era una locura lo jodidamente largo que era!! Además de las múltiples puertas que se mostraban de vez en cuando. Ningún arquitecto en su sano juicio iba a construir una MONSTRUOSIDAD como esa. Era tan irreal.. Igual que la situación en que se encontraba. Habían puertas de todos los colores:

BLANCAS. NEGRAS. AMARILLAS. AZULES. ROJAS.

Y TODAS ellas llevaban a diversos sitios. Una mostraba un bosque, la otra colores carmesí con un palpitante corazón en el centro, había una que te llevaba a la nada y justamente al lado se encontraba otra de un inmenso espacio. 

Fue en ese momento que Elena se preguntó a sí misma si le habían metido algunas DROGAS mientras que se encontraba inconsciente. Ya que lo que veía no se acercaba ni un poco a la realidad. Entonces aquí otro pensamiento, y si todo esto era un sueño? JA!! Si ese era el caso no debía de preocuparse tanto. Hasta se podía meter en el conducto de aire, QUE IMPORTABA?! Hablando de eso... Qué buena idea se le acaba de ocurrir a la panda loca. Como ya llevaba un buen tiempo caminando sin siquiera encontrar problemas para su culo, era necesario meterse en una bien gorda. Y ya que su cerebro ya no era apto para crear ideas lógicas, lo único que le quedaba era escuchar a la nada.

PUES BUENO, A METERSE AL CONDUCTO DE AIRE!

Tampoco era tan mala idea, tal ves ese camino metálico le llevaría a un lugar distinto, y no a un pasillo.. MALDITO pasillo...

Entrando a una habitación más nuestra protagonista fue "obligada" a coger con "permiso" una silla bien vieja. Por suerte no debía de sentarse en ella, ya que la madera en ese estado podría perfectamente perforar su piel, QUE BIEN que solamente la uso para subirse en ella. 



Chiroyli

#751 en Terror
#10445 en Novela romántica

En el texto hay: circo, psicopatas, amnesia

Editado: 07.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar