Contratos y un Bebe

prólogo

Pov. Ivy

No me lo podía creer ,fue tan rápido como todo paso hace solo unos instantes todo estaba bien, pero ahora todo se derrumbó la vida es cruel y estúpida, eran las palabras que me repetí durante estos  10 últimos años,que murió mi padre cuando apenas alcanzaba los 11 años de edad. Las lágrimas caían no podía detenerlas, ya no podía ,sentí como mi cuerpo se hundía en un hoyo de silencio y de tristeza en mi interior estaba en un barco que era arrojado y azotado por una fuerte tormenta, que tarde o temprano sabía que todo se iba a ir cuesta abajo estaba así yo o mejor dicho mi corazón

-Mi niña ya verás que todo va a estar bien-siento como una mano traza pequeños círculos en mi cabeza en signo de que me tranquilice y que todo iba a salir bien, pero yo sabía que nada de esto iba hacer como antes no necesitaba que un maldito medico venga y me diga lo que ya yo sabía o presentía

-¿Dónde está Jason?-me limite a decir eso, antes de levantar mi cabeza y con las mangas de mi polo empezar a limpiar la cantidad lágrimas que caían de mis ojos, como si fuera una cañería rota

-Él aun no llega-volteo mi cabeza hacia el lado de la voz y me encuentro con la cara de mi dulce y tierna abuelita, doña Eli la mujer que me quiso por mas yo no ser su nieta de sangre, que estuvo en los momentos más difíciles y complicados

-¡Coño! El debería estar aquí-veo como el ceño de doña Eli se va frunciendo poco a poco, sé que lo hace por la grosería que acababa de decir, pero ahorita eso era lo de menos tenía que llegar Jason ahorita mismo al menos que él quiera morir ahora

-Esa boquita niña malcriada, ahorita vamos a lavarla con jabón-me reprendió doña Eli, con su típica voz dulce que más que un grito era como si me estuviera hablando o mucho mejor como si me estuviera cantando una linda melodía para mis oídos

-Lo siento, pero Jason me saca de mis casillas-era su don después de todo desde que tengo memoria, él siempre ha sabido cómo ponerme de mal humor

-¿No que estabas enojada con él?-pregunta doña Eli

-Estoy enojada con él, pero ahorita lo necesito me estoy rompiendo por dentro-siento como una pequeña y solitaria lagrima se resbala por mi mejilla derecha-después de todo él es mi pareja y por mas lo que haya pasado, necesitaba que hoy él me acompañase, pero como siempre él es muy orgulloso para pedir un simple perdón 

Veo la cara de Doña Eli en la cual se refleja compresión y un poco de lastima, no me sorprende mucho la última expresión en su rostro ya que en mis 21 años de vida la mayor parte de las personas me han mirado así, por diferentes motivos ya sea por la muerte de mi padre o las veces que mis ex novios me engañaban en mis narices.

Eso me hacia recordar que el tambien en una oportunidad me engaño,pero lo perdone porque para mi Jason era el chico perfecto sus ojos oscuros como la noche cuando brillaban por algo que le apasionaba por ejemplo el equipo de futbol americano su mayor pasión, yo siempre lo veía jugar y de sus ojos salía un brillo único, especial eso es lo que me atraía del aparte de su sonrisa y su cara redonda con un pequeño lunar debajo de su oreja derecha.Todo de él me encataba asi como también eso mismo le gustaba a otras chicas

-Familiares de la señora Miller y el señor Cox-empezó hablar una voz ronca que al momento de escucharla mi subconciente dejo de prestar atención a mi relación, para empezar a oir las tristes noticias que iba a dar el doctor 

-¿Como están?-digo tan rápido como mi lengua me lo permite

-Me temo decirles que el señor Cox lo perdimos, no pudimos hacer nada para salvarlos-me quedo quieta en mi sitio, sentía que ya no podía respirar y a mi lado doña Eli tampoco decia nada y no tenia ninguna expresión en  el rostro -mientras tanto la señora Miller esta en labor de parto, teníamos que hacer una cesaría para salvar al bebe que lleva adentro-volvio hablar el doctor-con esas palabras me temo informar que su situación tambien es un tanto delicada

-Entiendo-decidí levantarme y empezar a irme  del hospital, pero de nuevo la voz del doctor me detiene y me dice-¿A quien salvamos a la madre o al hijo?-esas palabras volvieron a congelarme por completo, no quería responder después de todo se trataba de mi tía la mujer que me crio como una hija, pero ya sabía que era lo que tenía que hacer- al bebe-susurre y me di media vuelta yéndome por el pasillo más cercano

Llegue al ascensor y me baje hacia el primer piso, era lo mejor quería tomar aire puro y ver las hermosas flores que brotaban del jardín, eso me daba paz en el alma tan solo de mirar la naturaleza ya se me llenaba el alma. Apenas llegue al primer piso salí corriendo de frente al jardín quitándome los zapatos y agarrándolos con mis mano derecha para empezar a recorrer todo el lugar descalza sintiéndome en todo momento fresca y llevándose consigo las penas y tristezas que me atormentaban en ese momento, pero lamentablemente esa felicidad termino cuando recibí la llamada de mi abuela, diciéndome que suba que todo había terminado y que ella también se fue dejando a su lindo angelito al mundo para que llenara de paz.



Angie Z

Editado: 04.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar