Corazón irreverente

Capítulo 1

 

Canción: Whatever It Takes, Imagine Dragons.

🎶"Lo que haga falta,
porque me encanta la adrenalina en mis venas.

Hago lo que haga falta,
porque me encanta lo que se siente cuando rompo las cadenas".🎼

 

Las Vegas Nevada,
Estados Unidos.

"Lo que pasa en las Vegas, se queda en las Vegas".

—¿Creías que no me daría cuenta? ¡Maldito imbécil! —vociferó apretando la mandíbula de uno de sus empleados.

—Señor... Kenneth, yo... le juro que las cosas no son como piensa. Usted sabe que le he sido fiel en estos 10 años que tengo trabajando en sus casinos, por favor, déjeme ir, le prometo que no diré nada —suplicó un hombre de edad media, mirando con miedo al implacable Douglas Kenneth, quien le propinó un fuerte puñetazo en su ya maltratado rostro por recibir innumerables golpes de dos de los guardaespaldas de hasta ahora su jefe, provocando que sangrara.

Retirándose, mientras se limpiaba las manos con un pañuelo que le fue entregado, siseó:

—No te creo ni una mierda. Le demostraré a todos, que conmigo nadie juega —afirmó soltando el pañuelo en el piso de aquel almacén abandonado—. Ya saben lo que tienen que hacer —ordenó mirando con los ojos entrecerrados a uno de sus hombres, luego salió arreglándose el saco de su fino traje italiano.

Así actuaba, ante cualquier traición, el implicado lo pagaba... con su vida.

~*♥*♥*♥*♥*♥*~


La presentación de esa noche era muy importante para sus aspiraciones, ya que sí recibía la mayor puntuación en aquella variación relativamente nueva del Supercross llamada Freestyle, o estilo libre —que se basa en realizar acrobacias mientras el motociclista está en el aire, siendo elegido por 3 jueces, donde se toma en cuenta su estilo, nivel de dificultad, el mejor desempeño durante el salto con la moto y sus reacciones—, podría conseguir el patrocino que ansiaba y que le abriría las puertas a una carrera exitosa, como tanto anhelaba desde que se inició en ese deporte hace años, aun en contra de la opinión de su padre.

De repente escuchó por los altavoces del Estadio Sam Boyd, que fue preparado para el evento, ubicado en Whitney al suroeste de la ciudad de las Vegas, Nevada:

— ¡Bienvenidos a uno de los acontecimientos más esperados de este año, donde varios jóvenes estarán disputándose el patrocinio de una de las marcas más importantes a nivel internacional: Red Bull. Prepárense para que su corazón se salga literalmente de sus bocas y que la adrenalina recorra sus cuerpos. Verán como los jóvenes más prometedores del Motocross demostraran de lo que son capaces!

La sangre de Byron bullía de antelación, de expectación. Siempre seguro de sí mismo, siempre dispuesto a entregarse por completo a lo que amaba y, a lo que lo apasionaba, como ese deporte por el que se estaba jugando hasta su propia vida, al ser una disciplina físicamente exigente y riesgosa. Sin embargo, bien valía la pena el esfuerzo.

Era el 3ero competidor que saldría desde un extremo de aquel lugar, donde tendría que ir tomando la velocidad necesaria para subir por las grandes rampas dispuestas en el estadio y exhibir las acrobacias aéreas que había practicado muchas veces hasta perfeccionarlas y dominarlas por completo.

Podía darse cuenta que con cada actuación, el estadio se venía abajo, debido a la impresionante demostración que estaban observando, provocando en él un deseo inmenso de superar a los 10 participantes que ahí se presentarían.

Entonces fue nombrado, ya el momento había llegado.

— ¿Estás listo? —preguntó Jiang, entregándole el casco a su amigo, a quien admiraba por ser un alma libre que no se dejaba amedrentar ante nada, ni nadie.

—Sabes que nací listo —afirmó Byron mirándolo con una sonrisa traviesa, pasando la mano por su alborotado cabello castaño para ponerse el casco.

Sin perder un segundo, se subió a su motocicleta Honda CRF 230cc. Su atuendo lo completaba un traje Thor Rockstar de diversas tonalidades, guantes, rodilleras y coderas con protección de fibra de carbono, pechera, sus goggles —unos lentes con un elástico que cubría la parte trasera de su cabeza, protegiendo sus ojos azules con tintes violetas— y botas Fox F3.

En total concentración fue acelerando la motocicleta hasta que el sonido envolvió el lugar. Tenía que conseguir toda la velocidad necesaria, medir cada movimiento con suma presteza y dejar que su corazón irreverente dominara la situación.



WriterCB

#8858 en Joven Adulto
#23676 en Novela romántica

En el texto hay: adrenalina, accion peligro, amor amistad

Editado: 30.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar