Cosas raras llamadas poemas

Súplica

Mujer soy,

frágil y valiente,

fuerte y amable,

¿Quién lo diría?

Una joven y simple voz en la pobreza,

un grito voraz en la guerra.

 

A la herida que me hice

y a la cura que me dije,

No soy mujer de crimen

tampoco de cordura,

Soy doncella y armadura.

 

Rompo las barreras,

creo mis caminos,

cruzo las fronteras,

oigo tu sollozo.

 

Te busco,

subo la montaña,

el azufre y el hierro me detienen,

corro otra vez,

los encontré,

callados en la maleza.

 

¿Retroceder?

Luchar y vivir.

Luz que la guía,

oscuridad que la esconde,

los pasos de una mujer que corre.

 

Gratificaros quisiera,

pero no os puedo,

la enmendadura de mi vestido

me os lo impide,

más la humildad del corazón

suplica y pide.



TIM

Editado: 19.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar