Creepypastas mas terrorificas

La estatua del león blanco

La famila Forrenhal era una familia aristocrática de Wyria en el siglo XVI, gozaban de un amplio estatus y tierras en las que laboraban los jornaleros, y enormes mansiones y casas, en particular había una gran mansión construida con arquitectura típicamente de piedra, con paredes de mármol blanco y piedra color mate, además de que en algunas partes conservaba una arquitectura con tintes helenísticos, por ejemplo la sala estaba ornamentada con una serie de 12 columnas, simbolizando los 12 alumnos del gran maestre y grandes pilares alrededor, la sala era inmensa fácil hubieran cabido ahí 8 caballos, pero en su lugar había un enorme león blanco de piedra blanca calcárea volcánica que habían traído de Las tierras lejanas de Lionessei hace mucho tiempo los antepasados Forrenhal, el señor William II, algunos decían que era descendiente de William el conquistador, pero era poco fácil de demostrarlo, la familia Forrenhal esta

 

La princesa Freja era una noble doncella, de cara fina y rasgos femeninos que había sido en antaño compañera de aventura de su hermano Wallen, juntos habían viajado en barcos mercantes ingleses a bordo de varias expediciones comerciales y habían vivido grandes viajes memorables llenos de tempestades y aventuras, poco a poco la princesa creció y cumplió 17 años, ahora era entrenada para ser consorte de un príncipe de Walfria, y sin embargo ella no deseaba tal unión, ansiaba más que nunca regresar a las aventuras mercantes en barcos ver las especias aromáticas traídas de la lejana India, contemplar los raros inciensos árabes y escuchar la música de los pintorescos judíos askenazíes, siempre tan alegres bailando en sus fiestas con acordeón, aquel paisaje lleno de colores la llenaba de melancolía pero se había comprometido a ser una dama de alcurnia.

 

Mientras su Hermano Wallen tenía 18 años y fue nombrado caballero, el enfrentó en batalla a los invasores de las tierras cálidas conocidas como Destruss, donde los hombres eran fieros en batalla y en vez de espadas tenían sables de acero , ambos tenían vidas muy diferentes pero serían pronto vueltas a unir por el destino

 

Al dia siguiente Freja bajó a la cocina a buscar algo de comida y se dio cuenta de que los ojos de la estatua del león blanco brillaron como si fuera una lámpara durante aproximadamente 2 segundos, ella lo alcanzo a ver y por un momento pensó que podría ser una obra de su imaginación "debo estar soñando" se decía ella, pero estaba segura de haberlo visto

 

al día siguiente comenzó a buscar señales de que el fenómeno se repitiera de nuevo pero no pasó nada durante 3 días, Freja se la pasaba platicando con algunas damas de la corte, quienes eran acompañantes de los nobles señores con quien se veía su padre, más que nada príncipes del reino Venico de Estia, para discutir asuntos de expediciones de castigo a los salvajes bárbaros que atacaban las caravanas de mercaderes, 

 

Al séptimo día Freja vio de nuevo que los ojos del león de mármol brillaron de manera mas fuerte que antes, ella se acercó y trató de pensar algo razonable al respecto, "probablemente la criada puso una lampara dentro de la cabeza del león", pero cuando se acercó vio que salía directamente de la piedra, y en ese momento Freja se desvaneció y apareció en un lugar con luz de noche, animales que la observaban y rocas que subían y bajaban, en ese instante se despertó y estaba frente a ella un león pero no de piedra, sino vivo, blanco , en un momento ella se acercó al león y apareció en una inmenso espacio negro cubierto con estrellas, ella sintió vértigo y comenzó a caer, caer y caer

 

En ese momento apareció en su cama, no sabía si lo que había vivido era sueño o realidad, estaba empapada en sudor, temblaba de miedo y llamo a la criada por ayuda, ella la ayudo a vestirse y la llevo al baño para que se limpiara de todo el temor, una parte de ella trataba de calmarse pero otra estaba aterrorizada, si duda había preferido creer que eso era un sueño, una pesadilla lejana y no más , de otra forma se estaría volviendo loca, si le decía a alguien es probable que terminara en algún centro de rehabilitación para locos, y ella no quería nada de eso, vio por su ventana, el cielo estaba negro y la luna llena se veía brillante como una lámpara en medio de la oscuridad, había varias estrellas y a lo lejos podía ver el río de Freisser, con sus aguas cristalinas reflejando el agua de la luna, sin duda era una visión tranquilizadora, pero eso no duraría mucho tiempo.

 

En un sueño ella era devorada por una figura misteriosa cubierta de pelaje negro, en otro sueño un ave blanca que parecía un águila la salvaba de la fiera que la perseguía,

 

En la mañana ella fue a la estancia donde estaba el inmenso león de mármol, y en un arrebato de furia lo goleó con la mano, se tocó la mano de dolor, pero ese golpe había abierto un mecanismo de puerta en el león de piedra, se movió hacia un lado con un crujido y dejó a la vista una enorme puerta negra de 3 metros pór3 que se abría de par en par , había estado oculta debajo de la estatua, ella dudo un segundo, fue a coger una antorcha, la prendió con aceite y entro al pasadizo, en el momento en que entro, el león volvió a su lugar cerrando la puerta



Hector Jainz Aguiñaga

#17 en Terror
#734 en Otros
#189 en Relatos cortos

En el texto hay: terror creepypastas

Editado: 07.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar