Creer en ti

Capítulo 1

—Realmente no sé qué hacer…

Ricardo, dejó a un lado la caja que tenía sosteniendo en sus manos. Volteó y se quedó viendo a su amigo, intrigado por el extraño comentario que soltó de la nada.

La voz de Mario sonaba derrotada.

— ¿Qué sucede?

—Pedro, aún sigue diciéndome que no cree en Papá Noel. Es sólo un niño de ocho años ¿cómo es posible que no crea en él?

Mario estaba realmente desolado y eso preocupó a Ricardo. No quería que su amante se sintiera ni se viera de esa manera, pero, no pudo evitar sorprenderse por el comentario y antes que pudiera evitarlo soltó la pregunta.

— ¿Y, tú sí? —su voz era de incredulidad mientras alzaba las cejas a modo de asombro.

— ¡Por supuesto que sí! De acuerdo, sé que no hay un hombre panzón con ropa de invierno por allí, regalando juguetes en menos de un minuto. Pero sé que hay alguien que hace que los sueños y fantasías de los niños en navidad se hagan realidad —se defendió Mario ahora algo nervioso, había dejado de acomodar las cajas y estaba parado mirando a Ricardo—; además, estamos hablando de Pedro, él es un niño inocente, está en edad de que puede creer en eso.

—Oh vamos —habló Ricardo parándose a su lado—, ahora los niños ya no creen en fantasías ni cuentos de hadas. Ellos ahora quieren video juegos, parques temáticos, internet y un sin fin de cosas que antes no teníamos nosotros.

Mario tenía una expresión triste y miró hacia las cajas que había dejado a un lado de la pared para que no estorbaran.

—Me ha pedido un celular en el que pueda jugar —confesó con voz ausente—. Saqué de un baúl, el que yo solía jugar a su edad ¿sabes que me dijo cuándo se lo di?

Ricardo intentó esconder la sonrisa que se formaba en su rostro e intentó parecer serio. Se apoyó en una de las paredes de cajas apiladas mientras escuchaba le contestaba.

— ¿Qué ya estaba grande para jugar con teléfonos de madera?

—Estúpido —Mario no pudo ocultar una sonrisa mientras se sentaba en una banca que estaba a un lado—. Sí, exactamente eso me dijo.

— ¿Pero, por qué le diste ese juguete? Sabes que ahora los chicos quieren tener cosas reales.

—Oh sí, sí que lo quieren. Luego de guardar mi teléfono de juguete le di un celular analógico que tenía y me vio con cara extraña…

Ricardo estaba tratando duro para no reírse, pero Mario se lo estaba poniendo muy difícil y a riesgo de soltar una carcajada le preguntó:

— ¿Qué te dijo?

— ¿Pues que para qué servía? Le dije para que esté comunicado con sus amiguitos y que yo le pueda llamar. Que si me pedía un teléfono, pues ese le serviría para estar comunicado —Mario soltó un suspiro ahogado y de derrota—. Él me preguntó y que más. Yo le dije que podía darle la hora y el día en que estaba. Él dijo que no servía sí sólo podía hacer eso.

Ahora sí Ricardo soltó una carcajada fuerte que retumbo en todo el almacén. A lo lejos, se oyó a su supervisor general que les gritó que trabajaran en vez de estar chismoseando como viejas de pueblo. Ambos comenzaron a realizar sus deberes, pero Ricardo no podía dejar de reír.

— ¿Quieres callarte? —Gruñó Mario— No quiero que me griten otra vez —Mario mordió las palabras y Ricardo sólo se ahogó más por su risa.

Después de unos momentos respiró hondo y trató de explicarle a su anticuado amante una que otra cosa de los niños de hoy.

—Mario, no lo tomes a mal —intentó hablar con voz baja y tranquila comenzando a apilar las cajas de enlatados que le alcanzaba—, antes, los niños venían con un pan bajo el brazo. Ahora vienen con un iPod y una cuenta en Facebook. No puedes culparlo sí la sociedad está siendo absorbida por la tecnología, eso es bueno, claro… en cierta medida. Pedro es un maravilloso niño que tiene la mente ágil y es muy inteligente y apuesto. Salió al padre —añadió esto último en un susurro que hizo estremecer a Mario. Ambos eran pareja y no hacía más de tres meses que ya habían decidido que su relación fuera formal y tenían muchas expectativas que funcionaran.



Elygweasley

#11002 en Fantasía
#15366 en Otros
#5527 en Relatos cortos

En el texto hay: navidad, romance gay, lbgt

Editado: 06.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar