Criss Ryan y la sangre del mago

“El circo”

¿Qué sorpresas nos esperaran? ¿Qué tan difícil seria encontrar a nuestros padres? Eran preguntas que pasaban por mi mente mientras caminaba hacia la escuela para ir a ver a Rachel, en ese momento, mientras miraba a una librería note un cartel que anunciaba que el circo estaba por llegar a la ciudad y pensé en lo que la profesora Elly me había dicho, de que debía poner en orden mis sentimiento y mis pensamientos porque solo así podría hacer esta búsqueda, y me llego a la mente que tal vez podría decirle a Rachel lo que sentía por ella en el circo, y no sé si fue el destino pero mientras pensaba en eso, ella apareció de la nada.

– ¡Hola criss! - me dijo, me petrifique por unos segundos, no sabía que decir, todo fue tan rápido, que creo que aún no estaba preparado para este momento pero aun así me lance al vacío.

-Hola, ¿Cómo estás?- le respondí un poco asustado.

-Bien, gracias por preguntar- me contesto con una gran sonrisa.

-iba a ir a la escuela y a preguntarte algo, ahhhhh ¿ya escuchaste que el circo sé aproxima a la ciudad?- le dije, un poco más tranquilo, pero con un gran miedo por dentro.

-waoooo, no lo sabía- me contesto, con una cara de asombro.

-ahhhh no sé si querrías ir, ahhh no sé, tenía pensado darme una vuelta por allá para verte y tal vez, mmmmm, No sé, tal vez te gustaría, me preguntaba si tal vez podríamos ir juntos, no sé, digo, a menos que quieras ir con otra persona, de ser así, no te preocupes….-

-Claro que me gustaría ir contigo gracias por invitarme, pero me tengo que ir a clases, hoy nos toca un examen, pero no quiero que te vayas-

-No te preocupe, Alex y yo cambiamos de planes y tardaremos unas semana más aquí, además recuerda que siempre nos mantendremos en contacto –

-¿Lo prometes?-

-Lo prometo, pero será mejor que continúes, para que no se preocupen por ti- le dije antes de que me embistiera con un suave abrazo.

-Gracias por venir a verme, me hacías mucha falta- me susurro al oído mientras me abrazaba, y mientras se marchaba, yo sentía como si mi cuerpo sé quemara, no sabía ni siquiera lo que había dicho, solo sabía que había dicho algo y logro hacer que Rachel fuera conmigo al circo, ahora solo pasaba algunas preguntas por mi mente ¿Qué le diré? ¿Cuándo es el circo Y dónde? Pero no importa, tenía tiempo para pensar en las respuestas, el circo será luego de los exámenes finales, los cuales llegarían en algunos días.

El tiempo va y viene, nunca se detiene, por más que a veces queramos moverlo a nuestro antojo para qué valle más a aprisa o más despacio, siempre toma su curso original, aunque a veces pensemos que se mueve diferente en algunos días.

Algunos días pasaron, el profesor Meredy iba de vez en cuando y nos llevaba a meditar al mismo lugar de antes, y hasta el señor Smith estaba hiendo de vez en cuando y nos enseñaba sobre algunos ingrediente para hacer pócimas y cosas por el estilo, así que cada día aprendíamos más sobre la magia, la profesora es muy buena enseñándonos por lo que nos era fácil aprender, al llegar al entrenamiento, tomaba una foto de nuestros padres y la contemplaba para recordar mi misión, y el propósito por el cual estaba ahí, eso me ayudaba a no desconcentrarme de mi objetivo durante la práctica, y fuera de las practicas, practicaba algunas formas de decirle a Rachel que me gustaba, ella era una chica muy especial para mí; La pérdida de mis padres no me permitían enamorarme de ninguna chica, en la única chica que podía pensar aparte de mi madre era en mi hermana, en lo que ella podría estar sufriendo, aun cuando no lo demostraba, pero la conocía demasiado y sabía que sufría por dentro, esto no me permitía ni siquiera hacer amigos y no me importaba, no pasaron más de dos meses después de la muerte de mis padres, cuando Rachel me hablo, ella se dio cuenta de que no pude ir a la escuela ese día y fue a casa del señor Smith para mostrarme la tarea que nos tocaba al día siguiente, no podía creer que ella hiciera eso por mí, si yo nunca le había hablado, mientras ella me regalaba una sonrisa, yo solo me quedaba mirándola estupefacto, desde ese día, comenzó a crecer en mí, un sentimiento muy grande por ella, que hasta ahora no ha dejado de cultivar hasta convertirse en amor, su preocupación y su amistad pura me hacen querer estar con ella.

Pero aún teníamos dificultades, el grupo aún seguía estando dividido, seguíamos teniendo nuestras diferencias, Blaine seguía saliendo con chicas, solo pensaba en disfrutar y nada más, hasta le regale mi cel pues no paraban de llamar esas chicas, más Erick seguía sin importarle nada ni nadie, y Alex seguía enojándose con ambos y cantándole sus verdades en la cara aunque sé molestaran.



Francis J. Reyes

#3548 en Ciencia ficción
#15663 en Fantasía
#3304 en Magia

Editado: 18.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar