Crónicas de un soñador Ill

Zippo

 

Aram veía cómo escarbaba en el suelo, después de quitar un pedazo de las piedras que adornaban la calle por dónde vivía.

—¿Qué diablos hay aquí?

—Ya verás—, contestó y comenzó a escarbar también.

Mientras escarbaban, platicaban. No llevaban mucho tiempo conociéndose, sin embargo, había algo especial en ambos. Pareciera que se enamoraron a primera vista, se sentían felices.

Vio un zippo color azul con blanco. Aram lo tomó y lo contempló con una sonrisa de lado a lado, mientras ella lo miraba confundida.

—¿Eso es lo que buscábamos?

—Pensé que no lo volvería a ver.

—¿De qué hablas—Aram le miró aun sonriendo.

Abrió el zippo y los dos observaron la llama anonados. Parecía que habían hecho un descubrimiento, cómo cuando los niños encontraban algún “tesoro” en la tierra.

El mayor se levantó y después le tendió la mano a la chica que se puso de pie a su lado.

—Hace muchos años…—dijo Aram.—Yo viví aquí.

—Estás loco…toda mi vida he vivido aquí—, le dijo incrédula.

El apiñonado seguía sonriendo, era una sonrisa que destellaba felicidad y complicidad y estaba segura que sólo el mismo Aram, la entendía, porque ella, no sabía a qué se debía tanta irradiación.

—No—, habló. —Yo viví hace muchos años aquí.

—No te creo…tú no eres de aquí.

—No he dicho…qué en este tiempo ¿O sí?

Escucharon que una voz femenina les gritaba para que fueran a comer. Se giró y se trataba de su abuela que les llamaba desde la puerta.

—¡Ya vamos!

Cuando se volteó, se encontró una vez más con la sonrisa de Aram.

—Y ella también fue mi abuela.

—No—, alegó. —Ella siempre ha sido mi abuela.

—También fue mía alguna vez.

—No, es mía.

—Ahora es tuya…—Aram tras estas últimas palabras, caminó dejándola atrás, sonreía mientras prendía el zippo, que volvió a sus manos.

 



Kashi Excalibur

#18424 en Otros
#6542 en Relatos cortos
#13499 en Fantasía
#5896 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, zombies, aventuras

Editado: 14.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar