Crónicas de un soñador Ill

Gigantes

 

La furgoneta tenía muy mal los amortiguadores y ya se encontraba mareada por los movimientos que provocaban los baches del camino. Desorientada recargó su cabeza en el brazo de Aaron, que la miró de reojo.

—Estamos atrapados—susurró.

— ¿Cómo llegamos aquí?—preguntó con el mismo tono de voz.

—No lo recuerdo.

—Quiero matarla, lo haré...—Aaron tomó su mano y la cubrió con las suyas.

—Tranquila—le dijo viéndola a los ojos. —No ganaremos nada sí te pones así.

 

***

 

Los encerraron en una habitación oscura iluminada por velas en cada esquina de las paredes. El tono de los muros era verde oxidado y olía a humedad. Ambos trataban de deshacer el nudo de las cuerdas que ataban sus muñecas, sin éxito.

—No hice nada...

—Lo sé.

— ¿Por qué estamos aquí? —Los ojos azules de Aaron resplandecieron en la oscuridad.

—Esas figuras de piedra están vivas—giró la cabeza y observó por una ventana pequeña que estaba muy alto a las figuras moverse, mientras la piedra chillaba con el movimiento. Tenían espadas de piedra y las alzaron provocando que se estremeciera por lo grandes que eran.

— ¡Corre!—gritó Aaron.

El suelo se fisuró con el impacto, además se cayó la pared dónde estaba la puerta, la luz entró a la habitación y corrió tras su compañero. Todo a su alrededor estaba destruido.

 



Kashi Excalibur

#18581 en Otros
#6565 en Relatos cortos
#13643 en Fantasía
#5937 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, zombies, aventuras

Editado: 14.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar