Crónicas del Segundo Jinete del Apocalípsis

El caballo loco

Se les aviso con mucha anticipación que una guerra se desencadenaria, una guerra por el amor de Dios, una guerra en la que los perdedores deberian servir eternamente justo como la gran guerra antigua pero esta ves seria librada y liderada por el jinete de la guerra y seguida por su caballo y guiado por su espada, el amor seria el arma definitiva la cual fulminaria a todo problema instituido en las voraces fauces del que queria corromper al mundo, pero el incorruptible e inmutable Guerra tras dos mil años de preparacion vino a fulminar a toda avaricia, toda desicion de mala índole haciéndole saber a sus vencidos que el vencio por ellos obligandoles a retomar conciencia practica de las virtudes de forma impuesta pero ganada.en una batalla limpia, aquellos que fueron vencidos pierden voluntad por que hace mucho tiempo asi lo decidieron, estar en esa Guerra, lo mismo pasa con los suicidas ellos pierden su voluntad ante aquel ente llamado muerte en cambio aquellos que mueren por muerte natural o muerte imposible de retractar son vencedores por el amor y las creencias en Jesucristo sin embargo Jesucristo siempre les da la oportunidad de retractarse y les da el apoyo para que tambien venzan a la muerte.

El caballo siempre es de gran ayuda a Guerra siempre acompañaba a su Fiel amigo, pero nunca se dejaba montar, era rebelde indomable pero le guardaba respeto y cariño, eran coexistentes el uno necesitaba del otro, Guerra le puso muchos nombres a su caballo, le puso Guarel por que le gustaba chupar guaro y el para que su caballo fuera bautizado le puso ´´Guar´´ de la bebida de agua ardiente y ´´El´´ del hebreo ´´de Dios´´ que en nuestro idioma seria Guarel por que al caballo le gustaba el agua ardiente pero mas prefería el tequila.
Guarel o Ruina como le quieras llamar era un caballo imponente majestuoso, hermoso a los ojos de todos, era libre y corria mas cuando estaba hebrio que cuando estaba sobrio, este pobre caballo perdio el miedo al dolor de tantos vergazos que le dieron para intentar domarlo y aparte haciendo el vals de maria tambaleandose de un lado a otro por su ebriedad, se dio grandes golpes por caminar ebrio, por trotar al ritmo de su corazon, pero siempre su amigo el que le daba tequila estuvo con el lo conducia pero no lo lograba montar hasta que este se dejo por haberle demostrado que lo cuidaba bien pero solo estando ebrio. En un pesebre le daba barriles de tequila, Guerra fumaba tabaco y Ruina bebia tequila, un gran caballo necesitaba de gran cantidad de tequila y solo el aprecio de su jinete que conocía su gran secreto para domarlo o como le decia compartir un vinculo de hermandad superior que trascendia los limites incluso del infierno.

Este vinculo los llevo a saber lo que pensaban y así se comunicaban. Guerra le decia
-Confias en mi-
Y el corcel le contestaba
-Si-
-Amonos pues-
Y el caballo se ponía al lado de su jinete para ser montado y asi, este, en un caballo ebrio que parecía que cuando estaba ebrio era cuando mas caballo e impetuoso se volvía, 
-Mientras mas ebrio, mejor lo hago verdad Guerra?- Decía el corcel
-Si mi caballito, si- Le respondía Guerra.

Cuando Guerra montaba a su Mustang llamado Ruina el infierno temblaba, se escuchaba el trotar de los pasos por que juntos le hacian tronar mientras ellos, los habitantes del infierno esperaban a ver a que horas pasaban la espada por allí, arrasando y devorando las penas, las molestias, los dolores, y pecados del infierno



Simarius Threll

#11454 en Otros
#3930 en Relatos cortos
#1197 en Paranormal
#315 en Mística

En el texto hay: relatos cortos, mistica, verdades espirituales

Editado: 26.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar