Crónicas Tzargarianas I: El Albor De Un Imperio

Capítulo 15: El Despertar.

─¿Doctora Maya, me escucha?

─¡Está reaccionando! ─dice otra voz.

─Doctora Maya Groi, soy el Doctor Maleris, médico del sanatorio de Safid, ¿me escucha?, ¿entiende lo que digo? ─dijo el doctor con una voz átona.

Maya poco a poco abre los ojos, y nota que está en la habitación de un hospital, el médico la observa le palpa el cuerpo y le mira los ojos. Maya asiente que si le entiende lo que dice.

─Estará bien, solo tiene un estrés postraumático producto de la reacción del lo que le haya pasado durante el terremoto, llamen a su familiar ─dice el médico a la enfermera, que le hace un gesto a Arnuk Groi que está afuera en la sala de espera, junto con el resto de sus amigos como Ariel, Boro, Kaled, Jared y Mogul y el Rosh Yohan que también fue al hospital.

─Escuche Doctor Groi, su hija solo tiene que tener algo de reposo, esta atontada por el trauma, en unas horas estará bien. ─Y dirigiéndose a Maya le pregunta─ ¿Recuerda usted lo que le pasó?

Maya aunque recordaba todo incluso la visión, hace un gesto que no recuerda nada, y prefiere que se lo expliquen, en eso Arnuk le dice.

─Hija mía, vine en cuanto pude, me alegra que estés bien, perdóname por haberte enviado a ese lugar.

─Padre, ¿pero qué pasó? ─pregunta Maya aun sin comprender.

─Hubo un terremoto, me enteré que te sacaron de la cueva, estabas desmayada e inconsciente.

─¿La caverna?, ¿qué paso allá? Recuerdo que me metí a... Ya no recuerdo nada. ─vaciló.

─No te esfuerces, el doctor dijo que reposes, ¿cómo te sientes por favor? Si ya te sientes bien, partimos para la casa de forma inmediata, déjame hablar con el médico.

─¿Y los demás, están bien?

─Si hija están bien, están afuera voy a hablar con el médico, no te quedarás sola. Voy a hacer pasar a Mogul para que te diga que paso, hija jamás me perdonaría si algo te pasa. ─dijo Arnuk evidentemente conmocionado.

─No hay nada que perdonar padre, la descuidada fui yo, ─dijo Maya tomando del brazo a su Arnuk.

En eso, entra Mogul, Ariel y Yohan el kohanita, Arnuk sale con Boro para buscar hablar con el médico a cargo.

─Doctora ─dijo Mogul Yaneo─, nos hizo pasar un terrible susto, hubo un terremoto, hubo daños y heridos, nosotros estábamos abajo con los kohanitas que nos estaban ayudando a recolectar muestras de terreno y nos sorprendió el movimiento telúrico, pero vimos como un terraplén se derrumbó de arriba de la montaña y llevó el laboratorio y corrimos todos a ver si usted estaba ahí.

─Yo recuerdo que entré a la caverna, pero ─Maya se inmuta, recuerda que cayó en las aguas pero está viva, así que se lo guarda y solo dice─, no recuerdo que paso.

─Pues Doctora, todos pensamos que usted estaba dentro del cobertizo, fue arrastrado hacia abajo, Ariel gritaba sin parar llorando, y en eso todos nos lamentamos, sobretodo yo no sabía qué hacer, pero Jared fue a la caverna y se asomó a la entrada estaba parcialmente tapiada, sin embargo, su buena vista logró ver sus piernas al fondo, él dijo que usted estaba en la caverna, nos cansamos de llamarle por si venía otra réplica, podíamos verle pero no llegarle, todos nos pusimos a cavar, hasta que hicimos un hueco grande y le pudimos sacar.

─¿Como estaba yo?

─Estaba inconsciente en el suelo doctora, ¿que la motivó a ir a la caverna?

─Recuerdo que un kohanita se puso a hablar conmigo, ─dijo atontada─, no recuerdo su cara, solo vi que era alto, sus ropas kohanitas reflejaban la luz del día, era como seda, me dijo que debía leer las inscripciones para obtener la pista de lo que pasa ahí, ─Maya hace una pausa de cansancio─, todo es tan confuso, ese hombre no le había visto.

En eso Yohan el kohanita se queda extrañado, y le dice de nuevo.

─Doctora Groi, usted dice ¿que un kohanita le dijo que se metiera en la caverna?, ¿cómo era que estaba vestido?

─Como le dije maestro, su ropa era algo lujosa para el lugar. Como seda fina porque reflejaba la luz del día. Y era como bronceado.

─Doctora Maya, ningún kohanita de los que estábamos en el sanog tiene ropa de lujo, nuestra orden es de humildad. ¿Está segura?

─Él me incitó a ir dentro de la caverna, cuando salí del laboratorio, ya no estaba.

─Quien quiera que sea debe ser un milagro de la Deidad, que sacó a la doctora de ese lugar evitando que muriera tapiada, doctora Maya, fue un milagro la aparición de ese kohanita misterioso.



srosuna

#1961 en Ciencia ficción
#11845 en Otros
#1720 en Aventura

En el texto hay: cienciaficcion, ficcion, aventura espacial

Editado: 31.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar