Crónicas Tzargarianas I: El Albor De Un Imperio

Capítulo 86: Reunión de Amigos.

Hospital de Sakina, primeras horas de la mañana.

Maya se levantó temprano ese día para iniciar su agenda que la tenía muy ajustada, así como el traje de neopreno negro que se puso similar al mismo que usó cuando fue rescatada por Vhalir aquel día en esa playa en la costa oriental de Ha"Melekh, parecido al que usó cuando fue expulsada en la cápsula de escape cuando derribaron su nave donde murió su tío Boro Morh y donde días después fue rescatado por unos contrabandistas Kaled Vashir su piloto y guardaespaldas, que había recobrado parcialmente la conciencia.

–¡Mi Reina, esa no es la ropa de una noble aleshiana! –exclamó Alina que se quedó extrañada porque Maya no usaba una ropa común para una típica mujer de la alta nobleza aleshiana.

–Alina, hoy iremos al hospital, mi amigo Kaled el que rescatamos de aquel retorcido Festival de Sangre Raz Al"Nar, el doctor me dijo que despertó de su pérdida de memoria, si me ve así tal vez lo ayude a recobrar la totalidad de sus recuerdos.

–Entiendo hermana, y con tus dos amigos, quizás se le hace una situación más familiar, ¿eso esperas, no?

–¡Así es!

Maya y Alina llegan al hospital, en el mismo vehículo van Jarg Visnú y Jared Minsk el laishano, sin saber ellos aún de quien se trata ya que Maya lo tenía como una sorpresa.

–Doctora..., perdón Majestad –pronunció Jared tratando aún de acostumbrarse al título de Maya–: Nos tiene a la expectativa, ¿a quién vamos a ayudar?

Maya sonríe y decide decirles todo.

–Está bien chicos, es tu jefe Kaled Vashir, también sobrevivió al amarizaje, pero perdió la memoria, estoy vestida como la última vez que me vio, y si los ve a ustedes es probable que termine de recuperar la memoria.

–¿El viejo amargado Kaled? es una excelente noticia –gritó exaltado el laishano.

–Si, él no sabe que soy la reina de Aleshia, nadie le ha dicho nada, cuando él pregunta le dicen que vendrán las autoridades a explicarle, así que él piensa que será una autoridad tzaring.

–¡Me alegra doctora..., perdón Majestad!

Alina tuerce el rostro.

–Más vale que te acostumbres Alina, estos chicos son rebeldes, pero son buenos muchachos, ¡créeme! –resaltó Maya con una pícara sonrisa.

–Todos los frondanos como que son indisciplinados –se quejó Alina.

–No soy frondano, soy laishano, eh..., Excelencia Alina –contesta Jared.

–Es igual, te criaste en Fronda, todos los frondanos son muy liberales, empezando por esta mujer que tengo a mi lado, pero que ahora es mi amiga y hermana.

–Y vaya que forma nos hicimos amigas –recordó Maya con sonrisa cómplice mirando a Alina.

–Bah, no me quiero acordar de eso –contestó Alina desviando su mirada para otra parte.

–Doctora, tiene mucho que contarnos, perdón Majestad –dijo Jarg Visnú con voz nerviosa.

Maya sonríe, y les dice:

–Ya tranquilos, díganme doctora, cuando estemos con Kaled, olviden las formalidades, solo díganme doctora, entraremos con él en privado y con el Doctor Yohanan.

Al llegar el protocolo de seguridad se activa, el hospital era pequeño pero totalmente equipado, al ser dependiente de la Corona, no faltaría la atención médica prioritaria y los recursos abundaban para la atención exclusiva en caso que un miembro de la Corona llegase a necesitar atención médica aunque no se diferenciaban del resto de los centros de salud de todo el reino, que dependiese o no de la corona con excepción de algunos que dependían de ciertos condados.

Yohanan recibe al séquito y le dice a Maya:

–Alteza, el paciente acaba de despertar y está desayunando, está preguntando constantemente cuando y cómo llegó, le dijimos que fue rescatado de alta mar y que presentó un cuadro de amnesia, él solo tiene recuerdos breves de su estadía con unos contrabandistas, recobró el recuerdo de su accidente y pregunta constantemente por una tal Maya Groi como le dije en el mensaje que le dejé.

–¿Qué sugiere doctor?, ¿qué le diga todo?

–Hable con él, responda sus preguntas, físicamente le puedo dar de alta ahora mismo, ya que hice una evaluación física previa y está bien, sin embargo quisiera que se estuviese chequeando a menudo pero necesita salir de este hospital.

–Doctor Yohanan, ellos son unos compañeros de trabajo de Kaled en Fronda, llegaron como refugiados, les daremos asilo político en Aleshia, y habilitaré una casa en Sakina con Kaled y podrán trabajar juntos para mí.

–Excelente idea Alteza, el paciente necesita ver caras conocidas.

Pero Maya también ve una posibilidad para ayudar mejor a Kaled y a sus amigos.

–Alina, ¿tú no recuerdas a los dos detenidos que estaban con Kaled?

–Los recuerdo, están en detención preventiva haciendo servicio comunitario ¿Qué se te ocurre?

–Tengo una idea, ahora veamos al paciente. Entrará el doctor para hacerle una rutina, y después yo entraré con los chicos, hablaré con él, el resto del séquito quédense afuera, él no sabe por lo visto quien soy ahora –explicó Maya.

Los guardaespaldas de Maya, Moel, y Shoshana obedecen quedándose con Alina en la sala de espera, Moel le entrega un bolso a la reina que había ordenado previamente.

–Majestad, esta es el nuevo uniforme tejnik que usted pidió.

Maya lo toma y el doctor entra a la habitación como habían acordado. Mientras el doctor conversa con Kaled que lucía tranquilo sentado en la cama le pregunta:

–Doctor, que bueno verle, pero necesito salir de aquí, necesito que me respondan unas preguntas, de cómo llegué aquí, yo piloteaba una nave que fue derribada, llevaba a mi jefa que la pude eyectar antes de caer, no sé si sobrevivió o no, y yo todavía no sé como sobreviví, si ella está viva necesito buscarla.

–Señor Vashir, todas las preguntas que usted hace serán contestadas, no soy yo quien debo responderlas, alguien de elevada autoridad está afuera para hablar con usted, usted se irá con esa persona ya que le daré el alta médica condicionada. Ahora abra bien los ojos que necesito ver sus pupilas.



srosuna

#1962 en Ciencia ficción
#11798 en Otros
#1707 en Aventura

En el texto hay: cienciaficcion, ficcion, aventura espacial

Editado: 31.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar