Crueldad Oscura

Capítulo 09

El juego de esta noche prt.2

 

Estábamos sentados los tres viendo el juego, las porristas animaban a los jugadores, todos gritaban cada vez que anotaban, sino fuera por esta situación en la que me encuentro estaría disfrutando el juego.

Miro de nuevo hacia los lados, recorro a cada persona que está sentada, pero fallo, no lo encuentro.

Ese mensaje que me envió aún sigue retumbando en mi cabeza.

Te gusta desobedecerme

Que carajos con su mensaje, solo porque no quise ir al lugar donde me dijo ¿piensa que lo iba a seguir como una estúpida sumisa? Que se vaya a la mier....

—Oye bonita, ¿estás bien? Te vez un poco pálida.

La voz de Will hace que vuelva a todos mis sentidos, pestañe un par de veces y lo miro.

—Sí, estoy bien —El me mira con preocupación, pero yo le sonrió para que comprobara que estoy bien. Aunque sea mentira.

—Deberías disfrutar del juego, normalmente siempre ganan, son muy buenos —Dice metiéndose una palomita de maíz para después guiñarme un ojo.

Dios

—Oye perra, dame palomitas— Dice Tom que está del otro lado mío —Oh, espera, me inclinare más conejita, no alcanzo — estira su brazo para alcanzar las palomitas que tiene Will, pero como es idiota de nacimiento, derrama su bebida que tenía en su otra mano en mi vestido.

—Mierda Tommy —Me levanto rápido del lugar, ahora tendré que pasar de nuevo por el campo e ir a tratar de quitarme la mancha del vestido.

—¿Quieres ayuda Bonita? —Me dice tratando de no reírse, idiota.

—No —Musito

Bajo por las gradas, pero doy un último vistazo hacia los jugadores, a lo lejos veo a un chico que me es conocido.

Damián, el chico de mis clases y el que me pregunto si vendría al juego, se ve muy bien con ese uniforme y puedo admirarlo mucho mejor ya que no tiene esa sudadera negra con capucha que le tapa todo el rostro, se ve atractivo con el cabello corto.

 

Bien, le doy una última mirada y me encamino hacia el campo de práctica, temerosa de encontrarme al loco de mi vecino.

Apresurada, salgo del campo y entro a la escuela, camino por los pasillos dirigiéndome al baño.

Noto que esta oscuro, pero no tanto como para tropezarme, es comprensible ya que todos están disfrutando del juego y no hay absolutamente nadie aquí.

Entro al baño y acto seguido me miro al espejo.

—Maldito Tom —Murmuro bajo

 

****

 

Genial, ya han pasado casi quince minutos y es inútil quitar esta mancha de refresco, tendré que lavar el vestido en casa como se debe.

Me pongo de nuevo mi suéter y ante de salir miro la hora en mi celular.

10:45 pm

Ya es tarde, veo las notificaciones y tengo varios mensajes.

 

Mensaje de papa:

Cariño, sé que están en el juego, pero quiero decirte que no vayas a llegar tan tarde, yo sigo en la estación, no regreso hasta mañana por la tarde, te deje de cenar, recuerda cerrar todo y activar la alarma de seguridad. Descansa, te amo.

 

Genial, quedare sola de nuevo, leo el siguiente mensaje.

Desconocido

¿Disfrutando del juego? No me gusta que estés cerca de William y Tommy

Mi respiración se acelera, él estaba observándome y sé que no es mi vecino porque debajo de este mensaje sigue el de él.

Desconocido E

Me gusta tu vestido, debería darle las gracias a tu amigo de derramar su bebida en ti, se te ve mejor con esa mancha.

 

Me miro al espejo y veo que ve mi brasier y un poco mi abdomen, mierda.

Maldito enfermo

Suspiro, realmente me estoy cansando, salgo del baño, pero choco con alguien, como era de esperarse, veo quien está frente a mi obstruyendo mi paso.

 

—¿Que carajos? —Se ve completamente diferente con ese atuendo.

 



Vivian Baez

#519 en Thriller
#189 en Suspenso
#3841 en Novela romántica

En el texto hay: obsesion, romance, muerte

Editado: 05.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar