Cruzada de sangre - Linajes

Capítulo 14

Maximiliano contempló ambas cartas en silencio. Con Cristóbal no pronunciamos palabra alguna, de verdad nos impresionó cuando Rosa recordó que cerca de la fecha de la invitación del supuesto asesino estuviera cercana la boda de la familia Aberasturi, pero más aún cuando no solo estaban cercanas, sino que al certificar las fechas nos dimos cuenta de que se trataba del mismo día, mismo lugar y misma hora. Esto no puede ser una coincidencia.

 

—Es claro que el asesino sabía de esta otra celebración —señaló Maximiliano dejando los documentos sobre la mesa.

 

—¿Por qué nos invita a un lugar en donde ya estamos invitados y obviamente estaremos presente? —pregunté arrugando el ceño intrigada.

 

—Porque esto más que una invitación es una amenaza, algo va a pasar en aquella boda y está invitándolos a entrar a su juego —habló en tono preocupado y pensativo.

 

—¿Qué quieres decir con eso? —lo contemplé preocupada por el tono fatídico con que habla.

 

—Es probable que este individuo solo quiere ver si son capaces de detenerlo antes de que aquella fiesta acabe —tensó su rostro—. Hay muchas posibilidades que alguien muera aquella noche.

 

Cristóbal entrecerró los ojos pensando.

—Sabemos que la única forma de matar a un vampiro es cortándole la cabeza así que no utilizará un ataque masivo a menos claro que pueda contar con muchos espadachines perfectos y rápidos.

 

—No, es un ataque que debe saber que los líderes pueden detenerlo antes de que lograse su cometido. —Añadió Maximiliano dándonos la espalda.

 

—No entiendo la relación de la boda con estos asesinos —Cristóbal colocó sus manos en las cartas que están sobre la mesa—. ¿Será una trampa?

 

—No hay dudas sobre eso —respondió el vampiro detective volteando a mirarlo—. Los Aberasturi no están en la lista de ex-esclavistas que consiguieron hace unos días, no hay relación de ellos con esas familias, salvo un solo punto, compradores, aunque según los informes solo compraron a un vampiro. El cual murió luego de sufrir de innumerables torturas.

 

Decir estas palabras le dolió y lo notamos por su semblante. Cristóbal me miró de reojo preocupado.

 

—Sea como sea hay que asegurarse de que no se infiltren extraños a esa boda, además de poder contar con la lista de empleados y sirvientes —agregué inquieta.

 

—Puedo encargarme de eso, pero necesito un permiso especial suyo —Maximiliano se dirigió a mí—. Mi familia quedo tan manchada en su honor que los otros clanes no me permitirán obtener los datos que necesito, pero con un poder otorgado por el clan Vis Erinys podré moverme sin problemas.

 

—Claro, te lo daré enseguida, solo ten cuidado con Ellen, con poder mío o no, ella no será muy amable

 

—No se preocupe conozco a esa mujer se cómo defenderme de ella —respondió con voz seca.

 

Y dichas estas palabras se despidió con cortesía saliendo de la casa. Suspiré entrecerrando los ojos y recostando la cabeza hacia atrás sobre el sofá en el que acabo de sentarme. Siento que este asunto se va complicando cada vez más. Si ahora se involucran los compradores la madeja de enredos crece más de lo que quisiéramos.

 

—Vamos Catalina —señaló Cristóbal levantándose—. Nosotros por nuestra parte tenemos que reunirnos nuevamente con la policía.

 

—¿Como sigue eso? ¿Aun aparecen humanos asesinados? —pregunté enderezándome en el asiento.

 

—Han aumentado —y al decir esto su rostro se endureció.

 

Apreté los dientes ¿Será las muertes de humanos perpetrados por el mismo asesinado de vampiros? Fijé mi mirada en Cristóbal cuando una idea cruzó en mi cabeza, me observó intrigado.

 

—Sí me miras de esa forma haces que piense que te me estas insinuando, no se te olvide pequeña Cat que estas casadas con mi hijo, y es el único hombre al que le debo tanto que no tocaría lo que es suyo —sonrió con malicia.

 

—No es broma, Cristóbal —respondí de inmediato—. Recuerdo que una vez me dijiste que hay un registro de cada vampiro existente, y que estos vampiros reciben sangre humana del ministerio de salud, en pro del tratado entre vampiro y gobierno para no matar humanos. ¿Qué pasaría si un vampiro no está recibiendo esta sangre?

 

—Tendría que beber sangre de humanos —respondió pensativamente. — Sabemos que los vampiros no podemos beber sangre de animales, solo de humanos, ni siquiera de hadas o demonios, ya que tanto los vampiros y humanos tenemos un mismo origen y por eso son de la única especia de la cual podemos alimentarnos.

 

—Exacto —agregué—. Estos vampiros o no han ido a retirar sangre de las autoridades encargadas o peor aún, ni siquiera están en el registro de vampiros... ¿Eso último podría ser posible?

 

—Sería extraño a menos que hubieran sido declarados muertos o algo así —fijo su mirada en la mía—. Pediré un informe de todos los vampiros registrados y sus dosis de sangre del clan nuestro, para el resto de la información requeriremos la ayuda de los líderes de los otros clanes, no se no está permitido acceder a la información de cuanta sangre consumen los miembros de aquellos clanes.

 

—Bien, conseguir la de Alejandro no será problema, pero conseguir la de Ellen —arrugué el ceño.

 

—Te ayudará —agregó Cristóbal—. Esa mujer esta tan interesada como tú de encontrar al criminal y detener esto.

 

—Eso espero.

 

Salimos apresuradamente para nuestro encuentro con la policía, antes de subir al auto noté la expresión silenciosa y seria de Cristóbal. Tampoco mi estado de ánimo es el mejor. Quisiera tanto que todo esto se solucionara con rapidez, que al fin pudiéramos respirar calma. Saber a qué nos enfrentamos ¿A una venganza, a un juego o un desquiciado que solo busca "jugar" contra nosotros?



A.L. Méndez

#325 en Fantasía
#252 en Personajes sobrenaturales
#381 en Otros
#22 en Aventura

En el texto hay: vampiros, cazadores, cruzada de sangre

Editado: 21.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar