Del odio al amor.

Capítulo 4 No soporto esta rutina.

Narra Skyler

A la mañana siguiente cuando bajamos a desayunar nos encontramos con mis padres.

—Tenemos que hablar con ustedes—  dijo mi madre.

—Ok, está bien—  respondí mire a Chloe y ella ya estaba nerviosa.

—Lo que hicieron ayer es inaceptable… —  después de eso deje de escuchar solo asentía algunas veces hasta que —… están castigadas las 2 por lo que queda de escuela—  eso si lo escuche.

— ¡No pueden!—  grite como loca.

—No le grites a tu madre Skyler—  hablo papá y me volví a sentar con los brazos cruzados en el pecho, después de unos 15 minutos más hablando sobre la vida con mi mama, por fin llegó el momento de que se fueran a la oficina.

—Oh y Chloe tendrás que venir a vivir aquí mientras tus padres regresan en un mes y medio sino es más tiempo—  dijo mama antes de ir a su oficina, Chloe y yo nos miramos y nos abrazamos estábamos muy felices con este castigo, desayunamos por fin y luego fuimos a mi habitación a hablar toda la tarde o eso creíamos nosotras hasta que mi mama nos llamó de la parte de debajo de la casa a nosotras nos extrañó pero igual salimos, al llegar veo a mi mama con unos materiales de limpieza.

— ¿Para qué es eso?—  pregunte al estar frente de ella.

—Ustedes tienen una casa que limpiar—

— ¿No podemos contratar a alguien que la limpie?—  dijo Chloe.

—No, esto es parte de su castigo—  sonrió—  y para que no hagan trampas irán con Jeremy—  y este entro —oh, qué bueno, justo a tiempo ya las chicas no pueden esperar por limpiar—  rio un poco, sé que lo está disfrutando.

—Oh que bueno chicas, entonces vámonos— dijo el idiota de Jeremy, él es el hijo de la ama de llaves tiene 5 años más que yo y siempre lo eh odiado y como se lo hago saber él disfruta de estos momentos. Sí, no es la primera vez que estoy en una situación como esta. Las dos agarramos las cosas y fuimos a la camioneta de Jeremy quien nos llevó a la casa de Chloe, cuando llegamos tuvimos que ponernos a limpiar todo, la casa estaba hecha un asco. Después de varias horas de trabajo duro por fin terminamos de limpiar, la casa quedo como un espejo.

— ¿Listo?—  preguntó Jeremy al vernos tiradas en el suelo de la sala.

—Sí—  respondí cortante sin siquiera verlo.

—Bueno debemos irnos tu madre las necesita allá—  se dio la vuelta.

— ¿Qué nos va a hacer?—  pregunto Chloe parándose y yo la imite y caminamos detrás del idiota que ni siquiera le respondió a Chloe.

Al llegar a la casa mi mamá nos quitó los teléfonos, computadoras, televisión y todo tipo de aparatos… creo que se está excediendo pues fue solo una fiesta, que termino mal, no es para tanto la verdad. Las veces anteriores solo me castigaban por una semana si acaso sin salir pero esta vez me quito de todo por lo menos no se metió con los libros, ella sabe eso no se toca… el resto de día transcurrió más normal, es decir, Chloe y yo estuvimos hablando toda la tarde y después ella se durmió temprano y yo me quede leyendo hasta que me quede dormida no se en que momento.

>Ring Ring<

Me desperté como loca mirando para todos lados y vi a Chloe can la cabeza afuera de la cama roncando, apague la alarma, tome una almohada que estaba cerca de mí y le pegue en la cara haciéndola sobresaltar me miro mal mientras yo reía como loca, luego fuimos a realizar nuestro aseo personal, nos vestimos yo me vestí con unas converse vino tinto, un pantalón negro, un suéter azul marino grande y una gorra plana hacia atrás, deje mi cabello lizo suelto por los costados de la gorra. Tomamos lo necesario para el colegio y bajamos a desayunar ahí nos encontramos a mis padres ya listos para irse a la oficina, como estoy molestos con ellos por quitarme mi teléfono ni los salude solo me senté a esperar mi desayuno pero Chloe si dio los buenos días mis padres me miraron mal y solo les sonreí hipócritamente, una de las chicas de la cocina nos sirvió el desayunos y se fue, solo me dispuse a tragar lo que estaba delante de mí y Salí con Chloe para ir a buscar mi auto pero mi papá me detuvo.

— Sky, entiende que lo que hacemos es por tu bien—  dijo cuando todavía mi mamá estaba cerca y ella bufó pues mi papá siempre me consentía en lo que yo quería y a él era más fácil de convencer que mamá.

—Siempre es la misma excusa—  

— es verdad lo único que queremos es que seas una niña buena… como antes—  susurró lo último él sabía que me molestaba que habláramos del pasado.



Willbelys Lombano

#4244 en Novela romántica
#1083 en Joven Adulto

En el texto hay: odioamor, mejoresamigos

Editado: 22.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar