Detrás de Cámaras

Capítulo 38. Promesas. Final.

Taehyung.

Hace un tiempo, que no me sentía tan tranquilo. Han sucedido demasiadas cosas estos últimos meses, tantas, que creí que no volveríamos a sentir esta tranquilidad, pero gracias a Dios, me he equivocado. Siento que ahora puedo respirar más profundo, que mis hombros están más ligeros y mis noches de sueño más tranquilas.

Es cierto, a mí no me pasaron directamente todas las situaciones a las que se enfrentó mi Princesa, pero se sintieron como propios, y ahora. experimento la misma sensación de paz que ella. Me sentí muy orgulloso cuando aceptó el cargo de CEO de la compañía de sus padres, porque sé que está lo suficientemente preparada para asumir este reto.

Ahora es cuando me pongo a reflexionar, tanto en los cambios que ha tenido Mery como yo. Gracias a ella, fui descubriendo facetas de mi personalidad que no sabía que había ocultado, no sé si por miedo o duda, pero que ahora se expresan con más seguridad que antes, o eso es lo que me han dicho los chicos, cuando vamos entrando a los camerinos, luego de la presentación que hemos hecho.

–Nunca voy a superar la manera en la que miraste a la cámara, Tae, fue totalmente épico –me halagó Hobi, palmeando mi espalda con emoción.

–Es verdad, te veías demasiado genial. Pobres de las ARMY´s que van a verlo, le dará un ataque al corazón –aseguró Jimin, haciéndome reír.

–Quería probar algo nuevo –contesté, limpiando el sudor que se concentraba en mi frente con una toalla.

–Sigue así, vas por buen camino –felicitó Namjoon.

–Hablando de caminos. Jin Hyung, ¿cómo vas con tus planes? –le preguntó JungKook con interés.

–Mis planes siguen ahí, esperando a ser aplicados. ¿Y los tuyos? –cuestionó, arqueando ligeramente una de sus cejas.

–Problemas técnicos, espero que en unos días se arreglen.

–Eso puede interpretarse como una mala señal… –se burló Yoongi, bebiendo agua de una botella.

–No te voy a hacer caso, yo sé que tendré éxito.

–Anya ya te pegó sus malas mañas de no creer en la suerte –señalé, mientras me cambiaba de ropa.

–No son malas mañas, son consejos –se defendió.

–Por favor, no discutan, mejor respóndanme algo. ¿Ya han revisado las ideas que mandé para el siguiente álbum? –preguntó Namjoon, cambiando de tema.

–Yo si las revise –respondió Jimin –. Te felicito, cada vez te superas más. ¿Cómo se te ocurrió todo eso?

–Me llegó la idea cuando estaba viendo una película, creí que el concepto sería genial y reforzaría todo lo que hemos abarcado estos últimos seis años.

–Lo bueno es que tendremos tiempo para detallarlo y trabajar en ello, porque va a ser una tarea algo pesada, debemos de dar lo mejor de lo mejor en este álbum –insinuó Yoongi, algo perdido en su celular.

–Estoy seguro de que lo lograremos, si trabajamos duro –predijo JungKook con seguridad.

–¡Esa es la actitud que necesitamos! –exclamó Hobi, chocando su puño con él.

–¿Cuánto tiempo tenemos para hacerlo? Debemos asegurarnos de no chocar con otros proyectos, para no terminar todos estresados –sugerí, tomando un poco de agua con una botella.

–Más bien, tu tendrás que arreglar tus horarios con Meredith, por aquello de su nuevo trabajo y ustedes no soportando más de un día sin verse –se burló Jin, quitándose la camisa para cambiarse.

–No soy el único preocupado por ello, ¿o sí? Hasta donde sabía, tú también estas buscando tiempos –me defendí.

–Voy a ignorar que dijiste eso –murmuró, desviando la mirada, para seguir cambiándose.

–No lo fastidies mucho, esta algo nervioso –susurró JungKook en mi oído.

–¿Por qué? No es como si lo echará a perder o algo así.

–Es cierto, pero tú no has pasado por una situación similar, donde pierdes el tiempo pensando todos los escenarios posibles en los que podría terminar.

–Uhm… supongo que aún me queda tiempo para averiguarlo –JungKook me guiñó un ojo, yéndose a cambiar de ropa.

Mi vista fue hacia Jin, que parece susurrar en voz baja, mover su pierna izquierda de manera constante y jugar con sus dedos, manteniendo la vista en el suelo. Sí, se encuentra bastante nervioso, pero confió en que terminará en un escenario donde todos saldrán beneficiados. Caminó hacia mi celular, para mandarle un mensaje a Mery y vernos, porque desde hace dos días que sólo nos comunicamos por llamadas y mensajes.

Extrañó a mi Princesa y quiero verla, además, tenemos mucho con lo que ponernos al día.

♦♦♦♦♦

–¿De verdad Jin lo va a hacer? –me preguntó mi Princesa con emoción, luego de contarle aquello que mantenía tan nervioso a Jin.

–Claro, está bastante decidido.

–Lo felicito de corazón, ambos lo merecen y ya lo estaba esperando con ansia –expresó, entrecerrando un poco sus ojos –. ¿Crees que la discusión que tuvieron lo hizo reflexionar?

–Yo creo que sí, parecía bastante pensativo estos días –compartí, golpeando mi barbilla con mi dedo índice.



Danna M Muñoz

Editado: 22.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar