Dual Génesis

[Capitulo 2]. "Festival de emociones".

Una semana después de los eventos en Yggdrasil, la familia de Klarth volvió a irse del lugar y empezaron a viajar, esta vez el viaje fue mucho más largo, durando un total de 2 meses casi sin descansos, la ruta era bastante dura de recorrer, como era lo usual, en lo que respecta a Klarth, no existían caminos.

Iban siempre por rutas peculiares que no poseían alguna señal de que fuera recorrido antes por alguien más, después de todo, Klarth no sabía de la existencia de las otras personas a parte de su familia.

Su nueva casa era mucho más grande comparada con la pequeña cabaña de antes. Estaba en la punta de una gran montaña que sobrepasaba el nivel de las nubes, era un paisaje parecido al que pudieron ver en la cima de Yggdrasil.

La montaña era tan grande que Klarth pensó que quizás no iba a poder explorarla completamente, ya que no veía ningún lugar donde pudiera descansar y de hecho, estando en la punta de la montaña, le pareció extraño, pues no era capaz de ver ninguna estructura que explorar, eso le pareció bastante... decepcionante.

Los días pasaron y los constantes intentos de Klarth por explorar la montaña eran frustrados por el infernal frio que había. Aunque a diferencia de él, su padre y madre no parecían molestarles en lo absoluto, de hecho se le hizo extraño, no entendía como no podían disminuir sus actividades a causa del frio, pero aún más extraño era que al llegar a su nueva casa, Klarth vio cómo su madre empezaba a desempacar y los siguientes días el ver a su mama hacer las cosas cotidianas, también era muy extraño y le emocionaba de solo verlo.

Esto era debido a que su madre hacia levitar los objetos y los atraía hacia ella o los movía libremente por la habitación, era tan fantástico que para Klarth, que había visto un sin fin de cosas espectaculares, no podía aceptarlo fácilmente "¡Mi mama, la mujer con la que he vivido durante mi vida entera es capaz de hacer algo como eso!" era un pensamiento que fue recurrente en Klarth durante un tiempo.

Por otra parte, el papa de Klarth tampoco se quedaba atrás, a diferencia de su madre, no había mostrado algún poder mágico especial, en su lugar, mostro unas herramientas muy interesantes para Klarth, una de ellas eran unas pequeñas cajas con esquinas un poco redondeadas las cuales generaban calor en la habitación en la que estaba ubicada, así fue con muchas otras cosas maravillosas, sin embargo, Klarth por mucho que preguntó a su mamá y papá por todo, ellos no les respondieron claramente, evadían el tema con preguntas o risas.

Con el tiempo Klarth se terminó acostumbrando a todo y decidió centrarse, como siempre, en su exploración, pero debido al frio solo recorrió los pequeños bosques que había en los alrededores, junto a su hermana.

Otra cosa que empezó a hacer con frecuencia, fue acompañar a su padre a cazar, tarea que era un poco más difícil que antes, ya que la mayoría de animales que cazaban eran pequeños, en su mayoría conejos.

Unos extraños conejos, grandes para ser "conejos" que tenían una forma un poco humanoide permitiéndoles tener mucha más agilidad y fuerza, podían saltar largas distancias y parecían ser muy juguetones, no eran tan agresivos.

En uno de los días de caza, Klarth se burló de su padre, porque él, intentando atrapar un conejo, terminó cayendo y quedando cubierto de nieve. Aunque era una tontería, como de costumbre, su padre se molestó con Klarth y como castigo, le dijo que ya no comería más, al menos que él cace sus propios conejos.

Pasaron 2 semanas pero Klarth no había logrado cazar ni un solo conejo, eran muy rápido y raramente listos. No caían en las trampas, no entendía como su padre podía atraparlos tan rápido. La única razón por la que Klarth era capaz de sobrevivir, era por su pequeña hermana, Tami, quien le daba ensaladas un poco amargas que había preparado su mama, pero se las daba a escondidas ya que era difícil escabullirse a la cocina y tomarla sin que la mama o su padre se dieran cuenta.

GGRRR

- Aaaaah ¡Que hambre tengo! ¡Esto es imposible! ¿Cómo me puede poner a hacer algo así? ¡No he comido nada en 2 días! Y... tampoco he comido nada decente... ¡Ya, hasta aquí, me largo!... por hoy...-

El estómago de Klarth rugió y empezó a quejarse mientras que un grupo de conejos parados en dos patas saltaban alrededor de el sin parar, como si se burlaran de él, por lo que decidió rendirse.

- ¡Tami!... ¿¡Donde estas!?-

Llamó para buscar a Tami mientras ignoraba a los conejos de su alrededor. Quizás era por motivos de la naturaleza y camuflarse, pero todos los conejos eran completamente blancos y se camuflaban muy bien entre la nieve.



Saki_Gife²⁵⁷

#8720 en Fantasía
#11745 en Otros
#1699 en Aventura

En el texto hay: tragedia, romance, magia

Editado: 22.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar