Dulce Disposicion

15: Un viaje un tanto complicado para solo dos personas

Un viaje un tanto complicado para solo dos personas

 

Es difícil entender por qué algunas cosas se dan como se van dando, y estoy seguro de que todos los personajes de mi historia podrán comprobártelo. En primer lugar, Kelsey, Coraline y yo teníamos un plan. Uno simple que, en pocas palabras, consistía en ir hasta Gunnhild ese mismo viernes por la noche para buscar a Fletcher Joel Elmer. Sacamos los pasajes esa misma tarde en casa de Kelsey, horas antes de que Coraline supiera siquiera que no podría acompañarnos.

Kelsey se contactó con él, diciéndole que era amiga de Mae y que necesitábamos encontrarnos con urgencia. Para nuestra suerte, el muchacho resultó ser bastante receptivo y aceptó la propuesta, no sin antes rogarnos por una video llamada para comprobar así que de verdad éramos nosotros.

Supimos entonces que no tenía idea de nada.

Sonaba muy preocupado o asustado, y nos preguntó si Mae estaba bien porque llevaba muchísimo tiempo sin responderle a sus llamados. Kelsey entró en pánico, por lo cual fue mi turno de tomar la llamada y decirle al pobre muchacho que era eso sobre lo que queríamos ir a hablarle. Pareció asustarse más, así que fue mi turno de entrar en pánico y el de Coraline de tranquilizarlo, diciéndole que no era nada tan grave y ya nos veríamos ese viernes.

Claro está que luego pasaron cosas y Coraline tuvo que avisarnos tanto a Kelsey como a mí que no podría acompañarnos a Gunnhild. Fue, para mí, una gran tranquilidad. Me sentía más seguro y en confianza con alguien que ya conocía, como Kelsey, que entre personas de las cuales no tenía idea. Sin embargo, a mi amiga pareció desilusionarle el hecho de que la rubia no viajara con nosotros.

De hecho, incluso se preocupó.

Kelsey y Coraline no compartían clases, pero durante el último receso fueron a la sala de Química, otra vez, a encerrarse para charlar. Tomaron asiento en lugares continuos y se miraron, frente a frente.

—No podré ir con ustedes a Gunnhild—le avisó Coraline, con la menor intensión de asustar a Kelsey—. No pasa nada malo, es que...

Se mordió el labio, intentando hacerse tiempo para poder pensarlo. Sabía que no podía mentirle a Kelsey, menos ahora que se suponía que tenían un pacto, pero tampoco quería preocuparla. El hecho de que la policía la investigara iba en contra del trato que hicieron. Se suponía que no compartirían nada de lo que sabían, pero Coraline no quería tener que mentirle a nadie, mucho menos si esto significaba levantar sospechas innecesarias.

Tomó aire. Tenía que decírselo.

—Ayer vino a visitarme el detective Jefferson—soltó sin más—. Quieren interrogarme. El viernes.

La expresión de Kelsey se transformó por completo. Pasó de la total calma, a una severa preocupación que fue creciendo a la par que sus preguntas.

—¿Qué? ¿Por qué? ¿Encontraron algo? ¿Es por la carta, o por algo más? ¿Piensan que le hiciste daño a Mae?

Al instante, Coraline comenzó a acariciarle la mano a Kelsey con el pulgar, en busca de mantener la calma.

—No, tranquila, nada de eso—le aseguró, sonando más segura de lo que realmente se sentía—. Jefferson me aseguró que es puro protocolo, nada más. Mae y yo fuimos amigas desde la infancia, así que tiene sentido.

—¿Y qué vas a decirles?

Cora levantó ambos hombros y los dejó caer, en señal de que no tenía ni idea.

—Responderé a lo que me pregunten y ya está. No tengo nada que ocultar.

Durante unos segundos, ambas hicieron silencio. La cabeza de Kelsey maquinaba mil cosas por segundo.

—¿Y qué vas a decirles si te preguntan sobre nuestra pelea?—cuestionó entonces—. ¿Y si quieren hacerlo ver como que tenías una razón para hacerle algo a Mae?

—Bueno, no sería la única en Gahnder tampoco, ¿no?—se defendió Coraline—. Son solo dos detectives que buscan a nuestra amiga, Kelsey, no están en nuestra contra. Colaborar con ellos es lo que deberíamos hacer. ¿No estás de acuerdo?

—Sí, Coraline, pero me llama la atención el hecho de que quieran interrogarte y no entrevistarte—se quejó Kelsey, bajando un poco la voz—. Se interroga a los sospechosos, y se entrevista a los testigos. ¿Qué tienes tú de sospechosa?

—Si yo fuese sospechosa, ¿no crees que ya me habrían detenido?

—Quizás no tienen pruebas suficientes para eso, y es lo que quieren lograr con un interrogatorio. ¿Es que no lo pensaste?

De un momento a otro, ambas estaban un poco alteradas. Es raro, pero en el fondo Cora aún permanecía tranquila. Estaba completamente segura de que no había hecho nada. Ella era inocente, por más que pudiera lucir lo contrario.

—Mira, déjalo, seguro solo estoy paranoica y en realidad no es nada—dijo finalmente Kelsey, acomodándose el cabello detrás de la oreja—. ¿No quieres que te acompañe? Seguro que Gunner no tiene problema en...

—No—la interrumpió. Justo cuando la hija de puta quería abandonarme—. Ve con él, Wren me acompañará. Y estaremos bien. Te mantendré informada, ¿de acuerdo?

—Iré a tu casa ni bien lleguemos a Gunnhild, Coraline, no quiero enterarme de nada por mensajes de mierda—dispuso Kelsey, antes de que ambas dieran por finalizada la conversación tras oír el timbre que señalaba el final del receso.



#6428 en Joven Adulto
#7274 en Thriller
#4172 en Misterio

En el texto hay: secuestro, romance, desaparición

Editado: 18.07.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.