El Círculo De Marsias

Capítulo 9

Era la tercera bandeja que dejaba caer Lilian en la noche.

La frustración llegó a su cabeza, seguido por un resoplido; pudo ver que Josh le sonreía con malicia <<Ese imbécil se está burlando de mí>> a continuación recogió la bandeja y la colocó en la barra.

—Billy sírveme otras copas —le dijo

—no es lo tuyo ¿cierto querida? —le dijo el viejo mientras le cambiaba las copas rotas

—Honestamente Billy, prefiero que me cojan por detrás-y bien sabe Dios que lo odio-a estar llevando tragos de aquí para allá

Billy le sirvió el trago en ambas copas —Tienes que aceptar que la idea de Erling ha sido estupenda ¡este lugar está a reventar!

Lilian resopló. Lo cierto era que Billy tenía razón, si el Becky's se llenaba de esa forma todos los días, sus sueldos iban a mejorar de sobre manera.

— ¿Tu confías en él, Billy? Recuerda que Becky lo encontró en un pueblo cerca de Bristol con la herida de una bala ¿acaso nadie se ha puesto a pensar que quizás pueda ser un rufián?

—Erling no recuerda nada de lo que era Lilian, y si fuese así como lo estás planteando, es evidente que eso hace parte de su pasado, porque ahora mismo es una buena persona

—Tiene a Becky comiendo de su mano

—Es evidente que a Becky le gusta, pero créeme, el sentimiento es mutuo

Lilian resopló y su mirada se trasladó a la entrada. Un hombre alto y rubio entró al Becky's, acompañado de otro bien robusto y moreno. Lilian concentró toda su mirada en el rubio. Su mirada tenía un brillo travieso, habían muy pocos rubios con ojos negros como aquel, bajo esas finas ropas se escondía un cuerpo saludable y lleno de musculosos a su parecer.

— ¡Billy! —Exclamó esta —acaba de entrar un hombre guapísimo al Becky's, Joder... ¡Es más guapo que Erling! Cuídame la bandeja, lo recibiré.

Lilian se compuso sus faldas y se dirigió a ellos. Al llegar, el moreno le tiró una mirada lasciva a su escote y el rubio la miró a los ojos con un brillo peculiar.

—Buenas noches dulzura —le dijo el moreno

—Buenas noches señores —le respondió esta-¿puedo guiarlos hacia una mesa? Tengo sólo una disponible del lado de allá, síganme por favor.

Lilian avanzó con paso firme mientras sonreía para sí. Si tenía suerte podía persuadir al rubio para que la llevara atrás y conseguir un buen botín.

—Esta es su mesa, señores —les dijo esta y ambos se sentaron-¿Qué desean tomar?

—A ti —le dijo el moreno y esta le sonrió con descaro

—Tráenos dos copas de whisky —le dijo el rubio mientras le sonreía

—Enseguida señor —Lilian literalmente corrió hacia la barra. Minutos antes de abrir, Becky les había dicho a todas las meseras que a todos los clientes se les tratará de "Señor" y que no podían utilizar palabras cariñosas para dirigírseles a ellos; también había dicho que si alguna de las meseras tenía un encuentro amoroso con algún cliente, esta tenía que dar la mitad de lo que ganó como sanción. A Lilian le había parecido injusto.

—Quiero que la casa de juego sea un sitio respetable —había dicho Becky

Lilian se acercó a la barra — ¡Billy apresúrate! Dame dos whiskeys dobles

—Un momento Lilian —le dijo este

— ¡Apresúrate! —Exclamó esta- no puedo hacer esperar a esos caballeros. Creo que el rubio es aristócrata, tiene una dicción increíble

—Recuerda que Becky nos dice que tratemos por igual a todos los clientes, aquí no hay distinción de clases —le dijo este mientras le servía las dos copas

—Sí, si claro —le dijo Lilian mientras tomaba la bandeja y la llevaba con muchísimo cuidado a la mesa. Ambos sostenían una conversación.

—No sé cómo voy a decirle a mi familia que Marsias está muerto, Gervase —le dijo el rubio al moreno

— ¿Ya perdió las esperanzas, milord? —le preguntó este

<<"Milord"... ¡lo sabía! Es aristócrata>> pensó Lilian mientras colocaba las copas en la mesa.

—Después del testimonio del viejo herrero que lo vio cuando la mujer le disparó, sí. Pero no descansaré hasta dar con ella y me encargaré de colgarla en Bow Street

— ¿Entonces qué hago con estos volantes? Sólo quedaron tres

— ¿Se les ofrece algo más? —le preguntó Lilian

El rubio la miró —Sabes que sí ¿podrías decirle a tú patrón que si no es mucha molestia que colocáramos estos tres volantes aquí?

Lilian los recibió —Estoy segura que no será mucha moles... —se interrumpió al ver el retrato de la persona que estaban buscando. <<Erling...>>

Lilian lo miró — ¿Q-Quién es? —se atrevió a preguntar



Rosmery AH

#743 en Novela romántica
#236 en Otros
#63 en Novela histórica

En el texto hay: amor puro, nobleza, prostitutas

Editado: 07.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar