El Demonio entre las páginas

Capítulo 8

Capítulo 8

Ayuda

Lo había resuelto, no sabía porque había tardado tanto en darme cuenta, cuando decían mi fantasía lo decían en serio, yo traje esto a la vida, alguien quiere volver al hombre de negro algo real, alguien quiere volver mis historias reales, claro no podía ser otra cosa, por eso era tan familiar; Ernest murió por el tajante corte de mi pluma, ahora que eso estaba claro, porque en mis libros alguien murió de la misma manera y de hecho dicho personaje también era un conserje, era peor de lo que imaginaba, otra pregunta torturaba mis pensamientos, ¿Quién sería el siguiente?, ¿seguiría el orden de mis libros?, no, esta muerte corresponde al tercero o cuarto ahora no lo recuerdo con exactitud

-Maldita sea, ¿Por qué no puedo recordar mi propia obra?- dije desesperado en el bar- Mierda, mierda, mierda

En mi desesperación un halo de luz paso por mi mente, había alguien que sabía tanto como yo, sobre todo, Chambers, el hombre de negro todo; solo Jurgen podía ayudarme

Llegue a mi casa, apestando a alcohol y cargando mis propias culpas, cuando llego estaban en el televisor de la sala Johan y Elie. Ella lloraba desconsolada en el regazo de su hermano y él le acariciaba el cabello con cara de fastidiado

-¿Qué paso?-digo interesado

-Papá, es una tragedia, una tragedia horrible- dice ella

-¿pero qué paso?

-Kurt Cobain ha muerto- dice rompiendo en lagrimas

-¿Quién mierda es Kurt Cobain?

-su ídolo adolescente

-era la voz de una generación, uno en un millón- yo no tenía ni idea de quien era ese que Elie decía, pero imagino que debió ser importante, el noticiero lo anunciaba como algo serio. No había visto una recepción así desde que Lennon murió, de pronto entró Eva secándose las manos

-¿Qué está pasando aquí?

-pero que tenemos aquí- la besa apenas termino esa frase, fue un beso pasional, un tanto largo , en el proceso aprieto sus nalga, ella suelta una risita y en ese segundo le beso el cuello lenta y suavemente ella sigue riendo y me dice

-Rob, Rob, no frente a los niños- dice apenada

-ya tienen edad para saber esto- la tomo de la mano y sin dar muchas explicaciones la llevo a la habitación, y hacemos el amor, lo hicimos por muchas horas , fue pasional, espiritual , intimo, como si fuésemos dos adolescentes haciéndolo a escondidas

Luego de eso estamos ambos en la cama yo boca arriba y ella sobre mi pecho

-eso fue maravilloso Rob

-como cuando éramos jóvenes

-jóvenes y tontos

-y llenos de ambición

-¿te pasa algo?, suenas melancólico

-no nada, sinceramente quiero hacerlo otro rato- ella se ríe y se da la vuelta-hey, ¿qué pasa?-digo riendo también

-puedo que nos sintiéramos jóvenes, pero ya no lo somos, mejor vayamos a dormir, que seguro...- no pude oír más me quede dormido al instante

Tuve un sueño extraño, soñé que corría por los techos, brincando de uno a otro , hasta que llego al último , hay una espesa niebla alrededor de todo , en el medio del tejado hay un libro, este se abre de pronto, las paginas comienzan a pasarse rápidamente y entre ellas sale una mano, es completamente blanca con palabras por todas parte, la mano se vuelve brazo y poco a poco la silueta de una persona compuesta de palabras aparece, ambos nos vemos frente a frente, se me acerca como si fuese a atacarme

Me despierto aterrorizado, trate de no hacer ruido, Eva sigue dormida, son las tres de la mañana, me asomo por el corredor todo está apagado, aprovecho y me meto en mi santuario, llamo por el teléfono. Es muy tarde espero que atienda, los nervios me hacen enrollar del teléfono el cable entre mis dedos, finalmente su voz sale del teléfono

-¿sí?- se oye muerto de sueño

-Jurgen,- comienzo a hablar muy rápido- gracias por atender, escucha es una emergencia necesito que vengas de inmediato y…

-espera, ¿Qué pasa?

-mira, necesito que vengas, por favor- digo más calmado- si lo digo por aquí simplemente no me vas a creer, solo ven te lo pido-dejo salir un suspiro largo y enojado

-está bien, iré en una hora- cuelga, no pude evitar sonreír – Sin que Adolf se diera cuenta robe una de las fotos del cadáver de Ernest, esta estaba de frente y se veía claramente el cuerpo atado con eso Jurgen no creerá que me volví loco

Lo espere viéndolo por el hoyo de la puerta y antes de que tocara le abrí

-¿pero qué pasa?- dice lo más bajo que puede

-son las tres mi familia no puede saber que viniste- los colores se le suben al cuello

-pero, ¿Qué pasa?

-entra te lo explicare

Al llegar a mi santuario lo único que ve es la foto de Ernest

-Dios, ¿Qué es eso?- dice aterrado

-te parece familiar- le digo muy serio

-¿Cómo podría?, nunca había visto algo así

-no lo has visto pero tienes una imagen en tu mente de esto

-¿pero qué dices?- tartamudea un poco- me llamas a esta hora, me haces ver algo así de horrible, por, por qué estoy aquí

-escucha sé que sonara como una locura, pero alguien está cometiendo los crímenes desquiciados



Vic Vicious

#454 en Thriller
#238 en Misterio

En el texto hay: misterio suspense

Editado: 01.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar