El diario de una asesina serial

Capitulo VIII

Querido diario: Cuando mami llego a casa grito muy fuerte y lloro al ver el cuerpo de mi nana con espuma en su boca, tirada en el suelo. Me tomo en brazos y me acariciaba diciendo que tal vez todo eso fue muy fuerte para mi pequeña e inocente mente.

Al tiempo llegaron unos señores uniformados a llevarse el cuerpo de la nana, y me hicieron muchas preguntas, me preguntaban que estaba haciendo yo en ese momento y que hice cuando la vi.

Para que no me preguntaran más, empecé a llorar y funciono ya que con una cara de ternura me ofrecieron consuelo y unas galletas de chocolate.

la verdad que con un pucherito no supieron que yo había hecho que mi nana fuera al cielo...

Hasta mañana querido diario.



Gene_2424

Editado: 18.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar