El Hombre Pulga

Exposición

El Salón de Eventos en dónde se llevó a cabo la feria era inmenso. Jay estaba vestido muy elegantemente con un smoking al igual que su padre, mientras que su madre llevaba puesto un vestido largo, color dorado y brillante. Los tres, esperando el turno del Dr. Hopkins para presentar su experimento, estaban muy emocionados sentados en tercera fila. En la tarima, estaba uno de los científicos mas prestigiosos del país, el Profesor Norman Weber, el cual después de haber dado las palabras de apertura, llamó al Dr. Hopkins al escenario.

-Ahora, una de las exposiciones más grandes de esta feria será llevada a cabo por el Doctor Leonard Hopkins, quien ha hecho un gran descubrimiento. Pase adelante Doc.

Los aplausos y el bullicio llenaron el salón mientras que un orgulloso científico, padre y esposo se levantaba a cumplir su sueño. Una vez en el escenario, habló.

-Primero que todo buenas noches a todos, damas y caballeros. Esta noche, les mostraré por lo que estuve trabajando un tiempo. Al principio fue un accidente, pero luego se convirtió en el descubrimiento más grande que pude haber hecho. Les presentó... el "Suero Alterador" -dijo al levantar el contenedor con el líquido verde. -Con este suero, existe la posibilidad de alterar el código genético de cualquier ser vivo, destruirlo, reordenarlo y organizarlo mediante los procesos necesarios para lograr esto. Lo bueno de mi Suero es que da mucha más facilidad a la hora de hacer este tipo de trabajos, y para demostrarlo, experimente con sifonápteros vivos, dejándolos mutar, sin ningún tipo de control. En este envase de vidrio que les traje, pueden ver a las pulgas. No mi gente, no son tarantulas ni cangrejos, ¡son pulgas!

La gente maravillada aplaudia y felicitaba al Dr. Hopkins, pues no esperaban ver pulgas mutadas de ese tamaño.

-Estas pulgas tienen características mejoradas con respecto a unas pulgas normales. Y todo se logró gracias al Suero. Pensando en posibilidades, con este Suero, luego de experimentar con él, podrías descubrir como quitar genes de enfermedades en los seres humanos, de tal manera que ninguna enfermedad pueda ser transmitida de forma hereditaria. También podremos curar ciertos síndromes, como el síndrome de Down, y entre otros. Podremos acabar con todas las enfermedades simplemente haciéndolas débiles ante nosotros. También podremos alterar a las plantas fácilmente, de forma que podamos acabar con el hambre en el mundo. Todo esto se puede lograr con el "Suero Alterador".

Los aplausos reaundaron para el Dr. Hopkins, mientras que Jay y Gisel estaban felices al verlo triunfar. Sin embargo, a Jay en es momento, le dió un ataque de ansiedad, seguido de malestar, por lo que se disculpó con su madre y fue al baño. Una vez en el baño, vomitó la comida del mediodía y sintió un fuerte dolor de cabeza. Empezó a sentir ira, rabia, por lo que golpeaba las paredes con fuerza, tratando de quemar su dolor y de liberar las emociones que tenía dentro de él. Entonces ahí fue cuando el terror comenzó; Jay empezó a convulsionar.

Al haber pasado un rato y al haber terminado la ronda de preguntas en el salón de eventos, el Dr. Hopkins daba las conclusiones finales. Pero al cabo de unos minutos, la luz fue cortada. Todo el salón quedó a oscuras; y de repente, se oyeron disparos en la entrada. La gente se conmocionó, pues como si fuera mentira, un ataque terrorista había comenzado en el lugar. Sin duda, de manera increíble y absurda, una asociación terrorista se había enterado de la feria de ciencias y del descubrimiento del Dr. Hopkins; y se habían enterado de esto gracias al supuesto amigo del Dr. Hopkins, quién quería mérito por este descubrimiento y pensó que sería mejor para él ser el dueño del suero. Así es, este ataque estaba siendo financiado por ese hombre, un golpe astuto y traicionero para robar el producto que te enviaría a la fama. Pero nadie sabía esto. Mientras el caos iniciaba y la gente gritaba y corría ante los hombres armados, la policía llegaba al lugar, enfrentándose contra los terroristas quienes portaban armas pesadas. En los baños del lugar, estaba el moribundo Jay, que apenas y soportaba lo que estaba sucediéndo y empezó a escuchar la catástrofe. Abrumado por saber como estaban sus padres y preocupado por lo que le pudiera pasar, empezó a llorar en un rincón del baño mientras se rasgaba la ropa. Pero en ese momento, un destello de determinación brotó de sus ojos y entendió que su momento había llegado.



Victor Tablero

#2441 en Ciencia ficción
#13310 en Otros
#4835 en Relatos cortos

En el texto hay: ciencia, experimento, poderes

Editado: 08.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar