El misterio de Helena Surchs

Capítulo 8

Colin fue quien nos dio el aviso, al parecer había recibido la llamada de un agente de policía. Unos civiles habían encontrado el regalo, sí, un regalo. El Ángel solía guardar en cajas los miembros que dejaba y luego los envolvía en papel de regalo. Junto con el paquete dejaba el dibujo y una nota, la cual siempre decía algo diferente, lo único que siempre era igual era lo primero: “Para el FBI”, por lo que al ver esto las personas llamaban inmediatamente a la policía y ellos recurrían a nosotros.

—El lugar no está muy lejos, vayamos en dos coches y tomemos direcciones diferentes, hay bastante tráfico hoy, así iremos más rápido. —Colin tenía razón.

—Bien, Colin, tú conduces, iré contigo y Seth vendrá con nosotros. Que Paul y Davina vayan en otro coche. —Cogí mis cosas mientras decía eso y me dirigí a la puerta.

—Yo iré con Paul entonces, así seremos tres en cada coche. —Kristian, el abogaducho,  se apuntaba de nuevo, parecía ser que él creía que era una excursión o algo por el estilo.

—No, tú te quedas, los civiles no se permiten, a demás no tiene nada que ver con el caso en el que estás metido, métete en tus asuntos, creo que tu cliente tiene problemas. —Davina fue quien habló en mi lugar.

—No te ofendas, pero no eres tú quien da las órdenes aquí. Yelina es la que me tiene que decir eso, no tú. —El abogado se cruzó de brazos y tras darle una terrible mirada a Davina me miró a mí en busca de apoyo.

—El caso de Liam y Helena no tiene nada que ver con el Ángel por más que la prensa quiera hacerlo ver así, por lo que no tienes nada que ver en esto, ocúpate de Liam o haz algo útil, pero no interfieras en esta investigación. —Tras decir esas palabras salí de la comisaría rápidamente. Cuando se trataba del Ángel el tiempo era oro, quizás estuviera cerca del lugar y podríamos atraparlo, no era momento de estar perdiendo el tiempo en tonterias.

Colin iba en cabeza, abrió su coche y subió en el lado del conductor, yo me senté en el lado del copiloto y Seth detrás.

—¿Se puede saber de dónde salió ese intento fallido de detective? —Colin se puso el cinturón y arrancó el motor, luego metió primera y salió disparado a la carretera.

—Es el abogado de Liam, no sé más que eso.

—No deberías dejarlo participar en todo esto, no pintaba nada en la casa. —Seth se acercó a nuestros asientos para hablarnos más de cerca.

—Lo sé, él me siguió, a demás, sé que ha trabajado antes en casos con la policía y tiene contactos en el FBI, era mejor dejarlo estar o acabaría llamando a nuestro superior.

—¿A Morris? Mejor dejarlo ir de paseo con nosotros que tener a ese hombre cerca. — Morris era mi superior y no era un hombre muy agradable. —Si ha trabajado antes con la policía puede que sí sirva de algo, pero no me gusta.

—Tampoco a mí, Colin, pero será solo en el caso de Helena. No dejaré que meta sus narices en un caso con el que no tiene nada que ver, ni siquiera Morris puede hacer algo con eso.

—¿Entonces descartamos a Liam como el Ángel? —La pregunta de Seth hizo que mi dolor de cabeza regresara.

—No lo sé. Liam salió con la primera víctima, en su momento se investigó y fue descartado, pero ahora sucede esto…  ¿Y si él es el Ángel y secuestró a Helena? Créeme que no quiero pensar en ello, pero en nuestro trabajo hay que trabajar en todas las teorías posibles y ponerse en toda situación.

—Tranquila, encontraremos a Helena, seguro que el Ángel no tiene nada que ver con ella. —Seth puso una mano en mi hombro, nunca me había gustado mucho el contacto físico, pero en eso momentos agradecía ese gesto de apoyo.

—Pero tienes que confiar en nosotros, somos un equipo y estamos juntos en esto. Necesitamos información sobre Helena, algo me dice que no es solo la linda chica con notas excelentes que todos nos quieren hacer creer. —Colin tenía razón, pero no quería divulgar los secretos de Helena, aunque éramos un equipo y sabía que lo que se dijera ahí nadie lo sabría, por lo que Helena no se enteraría y no me odiaría por contarles a extraños sus asuntos personales.

—Tienes razón Colin, luego hablaremos todos de algunas cosas que pueden servir para el caso, pero ahora debemos centrarnos en ese regalo. ¿Queda mucho? —Colin miró el GPS de su coche y negó con la cabeza, mientras tanto Seth revisaba su teléfono y yo observé por la ventana a los habitantes de la ciudad, ellos iban tranquilamente a seguir con su día a día sin preocuparse de atrapar a un loco y de encontrar a su mejor amiga desaparecida. Después de atrapar al Ángel me iba a tomar unas merecidas vacaciones.

—Jack nos ha mandado un mensaje, dice que los padres de Jared le dan permiso para revisar las cámaras de seguridad, por lo que eso nos facilita las cosas al no necesitar una orden. —Nos anunció Seth con una sonrisa. Al menos una buena noticia.



Sybil Reed

#96 en Thriller
#39 en Misterio
#62 en Detective
#12 en Novela policíaca

En el texto hay: policial, misterios y crimen, psicologia

Editado: 08.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar