El Pacto de Emma (libro 1)

Capítulo 8

Estoy perdida en mis pensamientos cuando la campana del comienzo de clases suena y mis compañeros comienzan a entrar.

En las pocas horas que pude dormir pesadillas me atormentaron. Pesadillas en las que vuelvo a revivir el momento en el que el cuerpo de Zarek se reduce a cenizas, sus gorilas al ser masacrados por Orión y una vez mas esos sueños inexplicables en los que se encuentra mi madre, esta vez gritando mi nombre. No puedo entender esto ultimo y no creo que alguna vez pueda. La culpa por la muerte de los gorilas me ha estado comiendo por dentro, se que probablemente se lo merecían, especialmente después de haber intentado violarme pero... no puedo quitarme de la cabeza que podría haber habido otra forma de castigo. Y sus gritos...sacudo la cabeza, nunca voy a poder recuperarme de eso.

Siento que me llaman y unos dedos son chasqueados frente a mi. Salto de mi asiento y miro a Agatha Morti que esta ahora cruzada de brazos mirándome fijamente, como si fuese una clase de bicho raro. Le frunzo el ceño "Dios, probablemente sea un bicho raro pero disimula un poco al menos"

- ¿Si? - mi voz sale fuerte y firme, un poco seca tal vez pero si ella vino buscando algún motivo para burlarse va tener que ir a otra parte. Agatha parece salir de su análisis observador y me sonríe. Esa clase de sonrisa que usa cuando quiere algo. Y lo consigue.

- !Emma¡ te ves genial . Toma -estira la mano y me da un papel con una dirección e instrucciones - estaré dando una fiesta el viernes por la noche en mi casa, me encantaría que vinieras

Levanto una ceja y me cruzo de brazos. ¿Me esta tomando el pelo o que?

- No estoy interesada - su sonrisa muere en un instante - en primer lugar, Agatha, después del viernes que te hace pensar que volvería a ser tan tonta para ir a una fiesta suya. En segundo lugar tu NUNCA me habías invitado a alguna fiesta tuya antes de hoy. Así que dime ¿Porque?

Ella se queda con la boca abierta y algunos de los chicos a nuestro alrededor se ríen por lo bajo. "¿Quien eres y que has hecho con Emma Blue?" Tengo ganas de lanzar mi puño al aire por esta pequeña victoria. Cuando dije que nadie me trataría mal de nuevo, hablaba en serio. Esta soy yo siendo una perra y me gusta.

"No te abuses Emma, no eres como ellos. Nunca como ellos"

- Eh... bueno... yo...quería ya sabes... - puedo escuchar la derrota en sus palabras - Quería disculparme - susurra tan bajo que casi no la oigo - No estuvo bien nada de lo que hicimos. A Will se le ocurrió que invitarte seria la mejor manera de, ya sabes, empezar de nuevo - me da una sonrisa torcida. Se nota que lo suyo no son las disculpas precisamente. Con que Manson tuvo una idea, casi quiero reír y gritarle que son todos unos jodidos idiotas y por su culpa estoy metida en este maldito trato. Esta cosa dentro mio reacciona ante mi enojo y algo que nuca había pasado, sucede. Las luces de habitación parpadean bruscamente y los bancos a mi alrededor tiemblan. Agatha y los otros chillan aterrados mientras se detiene abruptamente. Mi boca esta abierta.

- ¿Has sentido eso? - Agatha esta estupefacta y me doy cuenta de que me habla a mi. Fuerzo una expresión semejante a la suya

- Si. Ha sido muy raro - mi mente da vueltas y se que fue mi culpa. Lo se porque en el momento que ocurrió sentí un poco de esa energía escapar de mi, la sentí en el aire. Todos se calman y comienzan a dar sus posibles teorías. Queriendo quitarme a Agatha de encima digo:

- Agatha - me mira- con respecto a la fiesta, lo pensare. Gracias por la invitación. - ella asiente preocupada y camina hacia su banco. Una vez sola me doy la oportunidad de dar rienda suelta a mis pensamientos. "Sea lo que sea esto, no puede ser algo bueno, ni siquiera se controlarlo o que demonios es". Lo único que si puedo decir es que reacciona a mis emociones mas negativas. La próxima vez que vea a Orión se lo diré, le exigiré una explicación.

La directora entra cinco minutos después y nos informa que el mismo temblor (porque eso creen que lo ocasiono) se sintió en toda la escuela. "Mierda, es peor de lo que pensé"

Media hora después el ambiente vuelve a la normalidad y las clases siguen sin ninguna interrupción. No logro concentrarme en todas las horas siguientes.

Cuando es la hora de partir siento mi tatuaje calentarse y a través de los guantes puedo vislumbrar un pequeño brillo

- No creo que haga falta preguntar si has sido tu la del temblor - siento la voz de Orión en mi cabeza y sus palabras me congelan. A penas me muevo, apenas respiro. ¿Que demonios acaba de decir?

- ¿Co...como lo sabes? - mis manos tiemblan cuando comienzo a guardar mis cosas, lo mas lento que puedo, mientras la habitación se va quedando vacía

- Digamos que después de cinco horas sigo sin poder tranquilizar a mis demonios

- ¿Tu también lo sentiste? - me quedo sin aliento. Orión da una risa seca.

Todo el maldito infierno se estremeció. Los demonios están convocando una reunión para localizar la fuente e ir tras ella - su voz convirtiéndose en un gruñido - No dejare que te toquen - me estremezco ante su tono y el pensamiento de miles de demonios tras de mi. Mi estomago comienza a apretarse

- ¿Saben quien soy? - comienzo a mirar hacia las ventanas del salón como si en algún momento demonios alados fueras a cruzar por allí. Orión resopla



S. Luque

#1508 en Fantasía
#185 en Paranormal

Editado: 17.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar