El Pacto de Emma (libro 1)

Capítulo 17

Parpadeo. Una. Otra vez.

 Palabras en un idioma totalmente irreconocible forman frases ocupando todas las páginas del libro. No lo entiendo, ¿Porque habría de llamarme la atención y ocasionar este tipo de reacción un libro que ni siquiera puedo leer? Frunzo el ceño. "Porque estas perdiendo la cabeza, Emma" Me cubro el rostro con las manos ¿Qué demonios me pasa?. Bufo y me tiro en la cama mirando al techo. Tal vez...solo necesito descansar. Tengo miedo de que los cambios que estoy sufriendo puedan, de alguna manera, volverme loca y que el poder que reside en mi comience a llevarse lo que tengo de cordura. 

   -¿Estas ahi? - dirigo mi vista al guante que llevo puesto. Hago una mueca y suspiro.

 Los minutos pasan y siento como mi palma comienza a calentarse. La inconfundible voz de Orion llega a través de la tinta

   - Por su bien espero que te estén tratando correctamente -suelta un gruñido que sube por mi brazo como un hormigueo placentero. Sonrio

   - No te preocupes, no es nada con lo que no pueda lidiar. -"Dejando de lado a la vieja gruñona, claro" - Tengo un muy frio y arrogante maestro - entorno los ojos - me hace acordar a alguien.

 Orion suelta una carcajada y cierro los ojos, disfrutando de ese sonido. Visualizo su rostro, esos ojos rojos y brillantes, esos labios llenos y apetecibles, sus facciones y la forma que tiene de mirarme.

   - No te confundas cariño - su voz se vuelve un ronroneo sexy - No hay otro como yo.

 Una ola de calor recorre mi cuerpo y suelto un jadeo. Tanto por sus palabras como su doble sentido. Calmo mi corazón, lo cual resulta inútil porque ya sé que él pudo sentirlo. Me aclaro la garganta.

   - Tratare de no olvidarlo - me siento derecha en el colchón - ¿Como andan las cosas por alla?

 Orion tarda unos segundos en contestarme

   - Lento -suelta un suspiro agotador -A ningún demonio se le es permitido salir por el momento - silencio -Están cazando a Lucifer, lo tienen en la mira y no pararán hasta encontrarlo.

 Se me corta el aliento

   - Y tu eres... - dudo buscando la palabra correcta - su socio. ¿Irán por ti también?

   -Ellos desconocen mi vinculo con Lucifer -casi puedo imaginarmelo entrecerrando los ojos -Si llegaran a saberlo podría estar en aprietos

 Trago saliva. Aliado de la persona incorrecta. Por culpa de Lucifer podrían ir por Orion. "Maldición. Sobre mi cadáver"

   -Puedes quedarte aquí, estarás a salvo - una idea se forma en mi cabeza -Tú mismo dijiste que mi poder es mayor que es de mucho de tus demonio. Dejame entrenar y aprender a utilizarlo. Te protegeré.

 Tiene que haber una forma de poder...

   -Emma -gruñe sacándome de mis pensamientos - No te involucraras más de lo que ya estás involucrada. No lo permitiré. - aprieto los dientes -  El mejor plan es permanecer aquí, por ahora, para que no se levanten sospechas. O hasta que encuentren a Lucifer. - Algo en su tono me dice que es algo que, muy probablemente, no pasara

   - Bien. Pero prometeme que en cuanto las cosas se vuelvan peligrosas...vendrás a mí - mi voz sale en un tembloroso suspiro. El pensar en Orion dañado....Sacudo la cabeza. "No pienses en eso, Emma"

 Siento el fantasma de sus dedos tocando mi rostro, la cercanía de sus labios y su aliento cálido.

   - Siempre volveré a ti, Emma - sus palabras están cargadas de emoción -Pero si el mantenerme alejado implica tu seguridad, no dudes en cual serán mis acciones

   -Lo sé. - No tengo más remedio que aceptarlo. Decido cambiar de tema - ¿Crees que podría volver a mi vida normal pronto?

   - Pronto. Pero no hoy. Ni mañana 

 Asiento con la cabeza como si él pudiera verme. Eso pensaba. Y una parte de mi sabe que luego de esto, la vida <normal> como yo conozco, se acabó. Diablos, tengo ganas de llorar. Este se supone que debía ser un nuevo comienzo, para Jeff y para mi.

   - Jeff -mi voz sale en un susurro -¿Como está?

   - No te preocupes por él. La esta pasando mejor que cualquiera de nosotros, eso te lo prometo.

 Siento alivio de saber que se encuentra bien. Se lo merece, después de todo.

   - Con respecto al Pacto...

 Siento que la piel de mi mano se enfría de repente y vuelve a calentarse

   - Lo siento, Emma. Debo irme.

 Y tan rápido como vino, así se fue. Me quedo mirando la palma de mi mano algo petrificada

   - ¿Demonio? - nada - ¿Orión?

 Silencio es lo que recibo después de casi veinte minutos llamándolo. Con un gruñido, me rindo y para distraerme arrastro los libros, que prometí leer, a la cama.

                          ~°~



S. Luque

#15564 en Fantasía
#2254 en Paranormal

Editado: 17.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar