El precio de mi destino_ Saga Lazos Malditos

Capítulo 8. Suplícame (Terminado)

Desde que he estado atrapado aquí una voz contaste no ha parado de decir que use su poder. Se sentía cada vez más como un molestó sentimiento que en el fondo de mi subconsciente que lo único que hacía era hacerme ver lo pequeño e insignificante que era como ser humano. Mis otros sentidos quedaron delegados ante su grandeza o sería más bien ante su abrumador instinto de supervivencia que sin miedo alguno, se atrevía amenazar en todas las direcciones al cuerpo de su huésped para tomarlo, así fuera en precarias condiciones.

Por alguna extraña razón, sentí que debía seguir esa orden. Así que cuando llegara el momento, pensé que eventualmente tomaría prestado su poder, sin medir las consecuencias. El hecho de creerlo y considéralo además hizo que mi corazón comenzara a hundirse en lo más profundo de mi pecho.

Deterenium nervioso por los próximos eventos, teniendo en cuenta la sorpresiva aparición del Light King produjo más fatiga en el cuerpo de Jack. De los pocos poderes que podía activar dada su condición. Aun así, decidió hacerlo de una vez por todas. Se cansó de esperar, ya llegó la hora de actuar. Sin embargo, todo este tiempo mantuvo el nivel de interferencia al minino a la espera que la oportunidad le fuese presentada en bandeja de plata. En resumen,

—Si supieras Jack que pronto, ni te atreverás a enfrentarme.

Incluso ahora esa mirada asesina se podía claramente ver en el reflejo del pequeño espejo pequeño que estaba a un costado de la humilde habitación. Mi sombra puso de inmediato mi piel de gallina.

—¿Estas ocultando algo?

Ese sentimiento terrible sacudió rápidamente su cuerpo. Jack podía sentir como la mirada de Deterenium traspasaba fronteras al tiempo que su energía oscura emergía de las profundidades hacia el exterior. Anteriormente, no había sido capaz de sentir tal poder de manera consciente, este monstruo se apresuró en tomar ventaja antes que fuese incapaz de salir. El sello se estaba debilitando y él quien estaba preocupado por un rato, ahora sonrió.

—Entonces, vamos hacerlo.

—Mantengo mis promesas y he venido por ti. Lamento haberte hecho esperar mi vessel

Perdido en sus pensamientos, le dejó abierta la posibilidad de surgir. Una leve sonrisa cayó en los labios de Jack mientras que su rostro se cubrió de dolorosas lágrimas.

A pesar de que continuaron temblando ante esta increíble escena, las débiles brasas de esperanza comenzaron a aparecer en los corazones de los Cazadores.

            De ahora en adelante, se podrán este mundo interesante. «Vengan a mí, hijos de la oscuridad. Su señor ha despertado».

            Las esquinas de la boca de Jack se llenaron de satisfacción. Después de haberlo intentado en varias ocasiones, su cuerpo ya era suyo.

Como Deterenium terminó pasando más tiempo del necesario a la espera, no tenía la intención de quedarse de brazos cruzados en la residencia Foresh mientras sus enemigos alienaban filas para acabar con él. Él cuerpo con el que podía moverse libremente en la tierra, todavía se negaba a obedecerlo por completo, sumado a lo anterior, sus movimientos también eran bruscos debido a la falta de un cuerpo físico.

            No había tiempo que perder y con el poco poder mágico que podía utilizar. Dibujo rápidamente un círculo mágico en medio del piso, esperando que lo transportara al lugar donde sus subordinados estarían esperando su llegada.

No podemos enviar a los clanes de la luz hasta que tengamos clara la situación.

            La mirada fría se clavó profundamente en su subconsciente, con la intención de destruir el rastro de humanidad que quedaba dentro de él.

            —Si hay una batalla. Me encargaré por ti. No tienes que preocuparte por nada Jack.

            Haberlo aceptado desde la primera vez que uso su poder. Se convirtió en el mayor de sus castigos. Ahora atrapado en las profundidades de las sombras y siendo devorado lentamente, vio cómo su energía vital era drenada sin oportunidad. Jack deseo perder la consciencia para soportar el inmenso dolor que tal escenario causaba.

            Los altos mandos de la Culto de las sombras se reunieron para un importante anuncio. El aire dentro del pequeño salón de reuniones era inexplicable. La felicidad en el rostro suyo, solo podía significar una cosa y al abrir la boca lentamente su máximo líder hasta ese momento cayó de rodillas ante su descomunal presencia.



Santiago Ríos

Editado: 02.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar