El príncipe Desmont : Legados de Sangre l

CAPÍTULO 14: "La verdad oculta"

El corazón me palpitó con fuerza por lo cerca que me encontraba, no pude bajar la mirada de aquellos ojos negros que ahora mismo me hipnotizaban, pude ver como él bajó la mirada a mis labios y sentí miedo, tenía miedo de lo que podría hacer, no obstante, estaba estancada en el mismo lugar esperando no sé qué ¿Por qué no solo podía ser más fuerte y retirarme de allí? Desmont se acercó un poco más y antes de tocar sus labios lo sentí dudoso, soltó un suspiro y se alejó de mí dejándome helada y lastimada.

—Lo siento— se disculpó luego de recuperar la cordura.

Lo que acababa de hacer, no se le hacía a nadie, ningún corazón merecía aquello, ni el más malo de este mundo. Sin embargo, traté de esconder la punzada que sentía en el pecho y le sonreí forzada.

—No te disculpes, no hiciste nada— caminé a pasos lentos y me senté sobre el césped.

Él se quedó observándome desde su lugar con suspicacia.

— ¿Te has enamorado alguna vez de alguien Katrina?— preguntó curioso.

—No.

La verdad era esa, yo nunca había conocido el amor a mis cortos diecisiete años, tan solo la ilusión y la atracción hacia otra persona.

— ¿Nunca te atrajo nadie?— frunció el ceño, no era capaz de venir hacia mí, tan solo se mantenía en el mismo lugar.

—En estos tiempos uno ya no se enamora a simple vista, tan solo te atrae una persona y ya, para enamorarse debes conocer más al chico o chica— recordé a mi compañero— a mi tan solo me atraía Hunter, un chico de la escuela.

— ¿Cómo es él?

—En realidad no lo sé, solo le hablé dos veces y uno fue en tercer año de secundaria cuando le pedí que me prestara un bolígrafo y la segunda creo que en el avión cuando le pedí que dejara de molestar a Patt, mi mejor amigo.

Realmente era una perdedora, no servía para estas cosas de amor.

— ¿Es el tiempo?— preguntó mientras tomaba asiento a mi lado— yo… siento que amo a Vasilisa pero tú me cautivas de una manera extraña.

Lo miré sorprendida de sus palabras ¿Estaba diciendo todo esto en serio? ¿Realmente habían salido esas palabras de su boca? ¿El tiempo? ¿Y si era el tiempo? Yo no me había puesto a pensar en eso, ¿Qué tal si de verdad era el tiempo? Esta época maldita en la que hacer clic con una persona ya no es tan especial como en el pasado, ohh ¿Podría realmente sentirse atraída hacia mi persona de la manera en la que yo deseaba o solo como una amistad? Tanto pensar perdí ilación.

— ¿Eso es bueno o malo?— pregunté atemorizada por lo que diría.

—En realidad no lo sé— frunció el ceño, parecía confundido— debemos regresar.

Me levanté con suavidad en cuanto le oí decir lo último, sacudí un poco aquel vestido que traía puesto y nuevamente me puse la capucha de la capa, el sol se había ocultado y recién me daba cuenta.

—Déjalo libre— Desmont me miró mientras yo me quedaba embrollada— tu cabello, es hermoso, sea de día o de noche.

Le sonreí sonrojada, era la primera vez que alguien me hacía un cumplido acerca de mi cabello rojizo además de mis padres, no supe que hacer, si hacer lo que me pedía o dejarlo tal cual ya estaba, no obstante, mis manos actuaron más rápido que mi cerebro e hice lo que menos pensé, hacerle caso a un muchacho.

Desmont me tendió la mano esperando a que la cogiera lo cual hice para nuevamente subir en el lomo de Valiente. Estábamos regresando ya al Castillo cuando de repente se me ocurrió preguntar algo que anteriormente ya me había puesto a pensar:

— ¿Sabes porque tu Castillo está perdido para los humanos? ¿Es por el bosque encantado?

El príncipe me echó una mirada rápida.

—Sí y no— soltó un suspiro agotado— este Castillo fue encantado por mi hermana Báthory quién al encontrar a mi madre muerta, luego de mi muerte abandonó este Castillo, pero antes lo encantó para que nadie más pudiese hallarlo, el reino Montecasth cayó luego de que el Rey Magnus perdiera la cabeza y se clavara la daga de mi madre días más tarde. Halló su propia muerte en el objeto que le arrebató a su esposa.

—Suena trágico—tragué saliva apenada.

—Sí, todo es causa de Magnus, su alma está condenada a estar eternamente en el inframundo.



Steffi.Bvorón

#8 en Paranormal
#2 en Mística
#206 en Fantasía
#22 en Magia

En el texto hay: fantasmas, amor eterno, misterios y leyendas

Editado: 10.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar