El Puente Carmesí

Capítulo 3: El ojo

Capítulo 3: El ojo

Allí estaba perdido a medio puente. El frío y la niebla fantasmal su única compañía. Luchó contra sí mismo por no enloquecer, mientras recordaba a Scarlett. Temía por unirse a los desaparecidos, y temía por nunca más escuchar su voz, aunque ya lo no se amaran, ni se vieran, temía por no verla jamás. El sonido filtrado de entre los calavericos árboles, producía la melodía de un piano furioso y embrujado. En un pestañeo la vida se le cruzaba por los ojos. Aquellos momentos hermosos, aquellos que dolieron. Y lágrimas recorrieron sus mejillas como el agua debajo se hacía mil caminos en pequeños arrollos y ríos. Los jóvenes sollozos eran tragados por el silencio. 

El aire crujió y una voz hizo eco. 

-“Ven aca”

La voz imponente y profunda. Hizo eco entre el vacío. La noche misma se hubiera sentido frágil, como él se sentía ahora. El clima era maldito y la niebla era mayoritaria. Quién sea que producirá aquel sonido, no era visible. 

Sea lo que sea que se pudiera hacer en una situación así, él se limitó a quedarse quieto. Paralizado por el miedo, o resignado a morir. 

-¿Donde?...- con voz temblorosa. 

-Acá. Se oyó. 

La voz venía de fuera del puente, hacia el fondo del bosque. ¿Era posible ir allá? Solo Dios sabía lo profundo que estaba allí, y confiarse por una voz, no era garantía. Hasta Dios mismo era tramposo en algunos pasajes de la biblia Félix recordaba. No había leído jamás la biblia, pero conocía ciertos relatos, como todos. Puso ambas manos sobre el barandal y quiso llegar con la mirada más allá de la neblina. Solo el borroso blanco estaba allí. Se necesitaba más que una invitación por muy formal que fuera para saltar. En las historias de terror, uno moría al hacer cosas estúpidas. Menos en las películas de superhéroes como Los Vengadores, ahí ya iban dos películas y aún nadie moria.Quizá en la tan esperada tercera, alguien se iría. Pero en ese momento estaba en el mundo real, al menos eso creia.

“Uno siempre puede ver el horizonte y saber lo que le depara” solía decir ella. El problema era que allí no había horizonte. «¡Oh Scarlett, te pierdes la emoción!» había pensado. 

Un largo silencio hizo aparición. Esperaba una respuesta, de la voz. Y se quedó ahí a esperar. 

-¿Vendrás o no?- le cuestionó la voz. 

Hizo otra pausa, y se pensó en ella. Quizá eso es lo que ella hubiera querido si estuvieran ambos ahí. Pero se encontraba solo. Debía tomar esa decisión, y tomarla por si mismo. 

El viento hizo un soplo expectante. Y saltó. El aire le recorría el cuerpo mientras caía, y las lágrimas se deslizaban por su rostro que contemplaba como la niebla se disipaba a cada segundo de la caída hasta que se volvía un prado verde y vivo. Choco contra el suelo y las plantas se movieron. Habían absorbido bien la caída. El contraste era sublime, allí abajo era un paraíso. La vegetación era suave y las flores crecían sin miedo. Los caminos del lago eran manantiales, y producían un suave sonido. Las tortugas se paseaban y uno podía decir con toda seguridad que el huésped era el humano. 

El mundo oculto de que escondía Paso De Tortuga estaba por revelarse a sus ojos, un mundo oculto que el el decidio perseguir. Un sueño de atravesar junto a Scarlett el puente, y ahora le correspondía a él terminar. Solo que, esto estaba por comenzar. 

- Buena caída - la voz hizo otra aparición. 

Volteo enseguida y se paralizó ante lo que vio.

-¿Qué eres? 

- Tu destino. 

Nuevamente un silencio cubrió el aura... Cómo el silencio que él le daba a ella. Ahora sentía lo asfixiante que era. Aquello frente a él era irreal. ¿Podía existir algo así? Soñaba con descubrir los secretos del mundo, pero eso iba más allá, era algo monstruoso, digno de ser ocultado a la vista de cualquier ser vivo. Si eso era su destino, no era uno muy bueno. 

-¿De-Destino? - dijo con tartamudeo.

-Si.

Ahí estaba el gran ojo, hipnótico y difuminado, como el humo del cigarrillo, con su único y hostil gesto. 

-Mi destino es.. un ojo- sonaba ridículo. 

- Tu destino como el de todos los que decidieron atravesar el puente, es elegir cambiar tu destino. 

- Todos aquellos desaparecidos..



Mago Feliks

Editado: 22.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar