El Reino De Los Cinco Elementos

CAPÍTULO 35

Los rayos aún se desprendían causando grietas en el suelo, la señora Eva, Lina y May estaban preocupadas pensando que Ren había sido derrotando tan rápido. Los rayos comenzaron ceder dejando ver una barrera de rayo cubriendo a Ren. Aun así, había recibido algunos impactos sus vestiduras estaban rasgadas.

–No te será fácil acabar conmigo –aterrizo deshaciendo la barrera.

–Lo supuse. Pero aquí termina todo.

Ambos contrincantes se lanzaron al frente cruzando espadas la destreza y habilidad al manejarlas era impresionante, ninguno parecía agotado moviéndose a gran velocidad.

–Lobos de rayo…

–Esferas de rayo…

Las técnicas iban con ellos nuevamente chocaron espadas al igual que sus técnicas colisionaban a su alrededor. Con los rayos destruyendo el suelo.

La Princesa y los demás solo estaba de espectadores sorprendidos por el combate que se desarrollaba. Los subordinados del tipo de la máscara solo estaban concentrados en detenerlos.

–Acaba con él Ren –grito May.

–Estoy segura que acabara con él –opino la señora Eva –Ren… es muy fuerte. Lina asintió con la cabeza afirmando las palabras de la señora Eva.

La Princesa y John no emitieron ningún comentario solo se centraron en el combate el choque de espadas y técnicas todo parecía una igualdad en estos dos aspectos, pero algo no andaba bien y lo presentían.

–Realmente eres fuerte Ren. Te has vuelto muy fuerte –sus palabras tenían orgullo hacia él como de alguien cercano se tratará –ahora entiendo porque el Escuadrón Dragón tiene problemas contigo. Hump… pero eso es porque no se toman las cosas en serio.

–Me volví fuerte, para librar de este mundo a gente como ustedes. Que se jactan de su poder y creen poder pisotear a todos –apretó el mango de su espada –por eso voy a acabar contigo. Aquí y ahora. Lobos de rayo

Se lanzó hacia el con varios lobos siguiéndolo, todos saltaron sobre él directamente.

–No será suficiente –deshizo el ataque con tan solo levantar su espada, todo a su alrededor estaba despejado.

–Increíble se deshizo del ataque como si nada –dijo la señora Eva muy sorprendida su cuerpo comenzaba a temblar.

Ren apareció inclinado a los pies del sujeto de la máscara –por supuesto que no, pero esto si –le dio una patada en toda la caja torácica usando una mano como apoyo lo arrojo por los aires. –Manada de lobos.

La técnica de Ren impactaba con aquel hombre, que comenzaba a defenderse deshaciendo varios, ataques de Ren

–No he terminado. Cascada de rayos –el cielo se cubrió de rayos cayo todos sobre su oponente.

El hombre exhalo, John y la Princesa notaron su cambio de ánimo.

–Dios de los rayos –dijo aquel hombre y gran rayo se disparó de todo su cuerpo deshaciendo instantáneamente las técnicas de Ren y dirigió su técnica hacia la mansión y nuevamente John la bloqueo con u técnica de Huracán. –Realmente eres asombroso General John.

Ren apareció frente a él con la espada –pagaras por eso. –movió su mano atacando, pero el hombre logro esquivarlo, aun así, el ataque de Ren le desprendió la máscara del rostro rompiéndose al caer al suelo. Ren se levantó y fue al ataque.

El hombre se volteó lentamente haciendo que Ren se detuviera estaba sorprendido, feliz, triste, angustiado todo pasaba por su mente. No podía creer que el hombre con quien luchaba era.

–Ren. ¿Qué pasa? –pregunto la señora Eva.

Todos estaban del mismo modo ¿Por qué se detuvo repentinamente? ¿Por qué no ataca? Estaba estático con los ojos bien abiertos, dejo de empuñar fuerte la espada dejándola caer al suelo –Pa… papá, eres tú.

Los presentes impactados ante esas palabras no podían dar crédito aquellas palabras el hombre con quien estaba pelean hace tan solo unos segundos, a quien dijo que iba a eliminarlo no era otro que su padre.

–Papá, eres tu –lo dijo melancólicamente.

–No bajes la guardia –su padre apareció frente él calmadamente atravesándolo con la espada en el abdomen.

–Pa… –escupió sangre –¿Por qué?

–Quería que eligieras gobernar. Al igual que tu madre, pero resultaste ser con ella –empujo aún más su espada –en este mundo el que tiene el poder hace lo que quiere. Tu pudiste hacer lo que quieras con tan solo unirte a mí, pero eras tan ingenuo y la ingenuidad es garantía de muerte –saco la espada rápidamente un grito ahogado surgió de la boca de Ren le encesto toda la suela de su bota en el abdomen causando que escupiera más sangre –duerme para siempre hijo. Dios del rayo –su técnica iba a golpearlo directamente.

–REN… –gritaron la señora Eva, Lina y May.

La Princesa se interpuso entre el ataque y Ren desvainando la espada –Fusión elemental –con tan solo mover su mano elimino el ataque. Ren cayó al suelo con la sangre brotando de su cuerpo.

–Pagaran por eso –May desvaino su espada envolviéndola con su elemento de fuego del mismo modo lo hicieron la señora Eva y Lina estaban lista para el combate al igual que los subordinados del padre de Ren.



Jairo Lema

#1046 en Fantasía
#1242 en Otros
#100 en Aventura

En el texto hay: poderes sobrenaturales batallas, dragones, redención

Editado: 18.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar