El Sello: La Rebelion De Los Caidos

Capítulo 8: La Despedida

Año 2582 N.E.

Habían pasado cinco años desde que los hermanos llegaron al maestro Sagga y era evidente el avance que habían tenido luego de que el Maestro decidiera acogerlos como sus pupilos. Alcorth era más veloz y ágil, sus ataques solo eran superados por los de Mizarth, su hermano era casi insuperable en velocidad y tenía una particular facilidad para ocultarse; Sagga había visto las cualidades y destrezas de los hermanos y este decidió entrenarlos para que fueran expertos en sus áreas específicas.

Alcorth se convirtió en un experto en armas blancas, podía emplear cualquier arma con completa técnica y movimiento, e incluso había logrado dominar una técnica que pocos dominaban que consistía en usar la espada montante como escudo, una técnica difícil de dominar ya que debía de saber cómo ubicar la espada de manera que no le lastimaran sus dedos ya que en ocasiones tomaba la espada por el filo de la misma.

Mizarth por otro lado se había convertido en un guerrero sombra, este tipo de guerrero era experto en no ser detectado, aparte que su traje también contribuía a mantenerlo oculto refractando la luz, redirigiendo su respiración y ocultando su rastro térmico haciéndolo casi indetectable, esto entre otras características que poseía el traje; había podido dominar satisfactoriamente las técnicas ANIMAURI y el OBSIDEO IMPETUS. Con el maestro Sagga había estado perfeccionando una técnica que le había salido por error en uno de los entrenamientos, donde usaba una combinación de ambas técnicas, logrando así debilitar lo suficiente al oponente hasta el punto de ocasionar lesiones permanentes o irreversibles.

Un día Mizarth y Alcorth se encontraban en la parte de atrás de la casa practicando como el Maestro los había inculcado religiosamente, hacía dos semanas el maestro les había dicho que practicasen entre ellos.

— Vamos hermanito, sé que puedes hacer más que eso — Dijo Alcorth con un tono burlón y retando a su hermano.

— ¿Podrás resistir a eso? — Respondió Mizarth también con tono burlón.

Mizarth arremetió contra Alcorth a toda velocidad; sacó uno de sus Tambo, pero lo tenía agarrado por encima del mango, lanzó el golpe abanicando, Alcorth detuvo el golpe con una de sus espadas; para este momento usaba ambas espadas en su lado izquierdo ya que usaba una de forma invertida; Mizarth sacó la daga que tenía el Tambo a toda velocidad, Alcorth se había percatado de como tenia agarrado el Tambo y logró esquivarlo apenas siendo alcanzado por la daga. Inmediatamente sacó la Montante de detrás de su espalda y propinó un golpe desde arriba el cual Mizarth esquivó y se alejó, Alcorth dejó la Montante clavada en el piso y la brincó con ambas espadas en las manos, en ese momento Mizarth había guardado la daga, pero hizo una de sus combinaciones y ambos Tambo tenían las dagas hacia afuera formando una especie de L, luego se lanzaban golpes entre ellos, algunos incluso pasaban solo a centímetros de ellos.

— Estos muchachos ya son expertos en sus técnicas, solo es cuestión de tiempo para que tengan la prueba final — Decía Sagga para sí mismo mientras observaba el combate entre ellos.

Sagga entró al combate atacando a ambos hermanos a la vez, Mizarth esquivó el ataque mientras Alcorth con una rápida acción por su parte lo detuvo.

— Eso es traición — Dijo Alcorth con una sonrisa en el rostro, mientras ejecutaba un ataque contra su maestro.

Ambos hermanos tomaron posición de pelea para iniciar el ataque a su maestro, pero los ataques eran parados por él casi sin problema; Alcorth trató de atacar con su montante, tan fuerte fue el ataque que del maestro tuvo que usar su espada y el tambo para pararlo, más sin embargo lo detuvo, de repente notó que Mizarth ya no estaba, Alcorth decidió separarse a unos cuantos metros y salió corriendo contra su maestro. Al estar a casi un metro de Sagga, apareció Mizarth de la nada propinando un ataque al Maestro, los hermanos intentaban hacer lo mismo que habían hecho con Thangort y su padre en una primera oportunidad, más sin embargo el reto era mayor porque era a su Maestro a quien combatían y del cual, sabían los movimientos a cabalidad, más les costaba a ellos a pesar de su entrenamiento.

Sagga paró el ataque de Mizarth y lo brincó dando un giro atacó de inmediato a Alcorth, comenzaba a notar que los muchachos habían desarrollado diversas estrategias de ataque, y que al igual que ellos, el veía a los hermanos como un reto para vencer; este esquivó el ataque de Alcorth dando un giro golpeando la espalda con un codazo; Mizarth ya se había volteado nuevamente para arremeter con sus dagas clavando una de ellas en el hombro, y la otra en el muslo del Maestro. Sagga sin haberse recuperado del todo sintió el filo de una espada en su espalda haciéndolo caer boca abajo, su traje había cambiado a un tono rojo escarlata, sin embargo, Mizarth se colocó en su espalda y levanto su cabeza, colocando una de sus dagas en el cuello de él.



u-vision

Editado: 30.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar