Emma, la caída de un ángel

0.5

Daide

En el tribunal, Milton me miraba con acusación y una sonrisa grande llena de arrogancia.

— Querida, Daide. —  me dijo antes de que empezara mi juicio. — ¿Dónde están tus hijos?

Lo miré con odio.

— Te juro. —  dije entrecortadamente. —  que si les pones una mano encima, te mataré.

Me dio una enorme sonrisa.

— ¿Sabes? —  dijo caminando a mi alrededor. —  Yo creo que Emma va a ser un lindísimo ángel cuando sea mayor... ¿quién sabe?, tal vez hasta la convierta en mi esposa.

— No te atrevas a tocarla. —  dije gritando.

— Cierra la boca, Daide. —  me dijo Milton.

Él subió a su gran silla y llevó a cabo el juicio.

Terminando, de que todos aquellos que conocía de toda la vida me apuñalaran por la espalda y dieran sus votos, me declararon culpable.

— Daide Trok, se te declara totalmente culpable de mostrarle el cielo a un mortal y de infidelidad. —  acusó Milton.

— ¿Infidelidad? —  pregunté.

— Su castigo será despojarle de sus alas y arrojarla por la fosa al mundo mortal. —  dijo por último.

¿Mis alas?

Los vengadores me tomaron por los brazos y dos más tomaron mis alas.

Milton les dio una señal y los vengadores jalaron con fuerza una parte de mi cuerpo.

Grité horriblemente de dolor y unas lágrimas se escaparon.

Los vengadores tiraron con más fuerza y separaron completamente las divinas alas de mi cuerpo.

Grité por último por las marcas que quemaban detrás de mi espalda.

Mi cuerpo cayó en el duro y frío suelo del tribunal.

Pero los vengadores sin tenerme piedad tomaron mi débil cuerpo como si fuera un juguete y me arrojaron a la fosa que conducía al mundo mortal.

Mi cuerpo iba de frente en el aire y aullaba de dolor por el aire que se colaba en mis recientes heridas.

Mi cuerpo golpeó un árbol y mi cuerpo dio un giro siguiendo su caída.

Mi espalda cayó en dos troncos puntiagudos y afilados.

Lancé un grito más fuerte ésta vez, y la última visión, fue una silueta que corría a mi cuerpo.



Berenice Belmonte

#13549 en Fantasía
#8184 en Thriller
#3455 en Suspenso

En el texto hay: angelescaidos, angeles y demonios, mortales

Editado: 04.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar